Connect with us

Opinión

El monstruo de Don Samuel

Publicado

on

El monstruo de Don Samuel - acn
Compartir
  • 6
    Shares

Veraz…/El Monstruo de Don Samuel: Por Robert Alvarado.- “Una de cada 3 mujeres puede sufrir de abuso y violencia durante su vida. Esto es una abominable violación a los Derechos Humanos, pero continúa siendo una de las pandemias más invisibles y poco conocidas de nuestros tiempos.” Nicole Kidman, ex Embajadora de la ONU.

No acostumbro hablar del tema de violación sexual a niños, uno es padre de familia y ve con mucha indignación y repudio esos hechos, pero en Barinas, concretamente en la Urbanización Don Samuel, se sucedieron una serie de abusos sexuales que exigen una acción decidida de los organismos competentes.

Señalan los vecinos como presunto trasgresor al ciudadano José Cristóbal Graterol Torres, cédula de identidad 4.263.407, sus 62 años de edad en nada serían limitantes para la conducta lasciva que exhibiría campantemente. Los barineses tardíamente se enteraron de la aprehensión y encarcelamiento de este presunto violador, motivado a que los diarios locales: De Frente, La Noticia de Barinas y La Prensa de Barinas, dejaron de circular hace varios meses por falta de papel.

En las redes sociales calificaron a José Cristóbal Graterol Torres como el Monstruo de Don Samuel. Trascendió lo ocurrido con una de sus víctimas, una niña de apenas 10 añitos, cuyo nombre en razón de la Lopnna no diré, pero señalaré las vicisitudes narradas por unas de sus tías de nombre Thamara Fernández.

Según Thamara, “mi sobrina estaba pasando las vacaciones escolares en mi casa, luego de terminar las vacaciones ya me toca llevarla hasta su casa de regreso porque ya comenzaba las clases; cuando estamos llegando a la urbanización donde vive ella. Mi sobrina nerviosa me dice tía yo no me quiero quedar aquí yo me quiero ir contigo y empezó a llorar muy nerviosa… me imagine que algo malo había sucedido y le pregunte, ¿a ti te hicieron  algo?”

La niña, de apenas 10 años, lloraba sin pronunciar palabra, su tía Thamara la consoló y logró calmarla atendiendo su clamor, la angustia y el miedo que invadían a la niña. “Luego de tanto que le pregunte la niña dice: si tía te voy a decir algo que pasó: El esposo de la Sra. ONEIDA abuso de mí… Él me tenía amenazada por eso no le he contado a nadie”. El esposo de Oneida es José Graterol, y él haría todas sus barbaridades con la complicidad de su conyugue.

Graterol se habría valido de una actividad infantil para abusar de la niña por primera vez, después bajo amenaza volvió a hacerlo, según el relato de su tía; adicionalmente, existirían testimonios de su conducta disoluta con todo tipo de personas, no sólo niños, niñas, adolescentes y mujeres, sino también hombres. Hoy está tras las rejas, no por ello hay tranquilidad, personas influyentes estarían abogando por él para que sea dejado en libertad, estarían argumentando “Demencia Senil”, cuando en realidad sería un pervertido sexual.

Este caso fue denunciado no sólo por la tía de la niña, Thamara, también fue una iniciativa de vecinos de la Urbanización Don Samuel, revelando además que “la Sra. Oneida, ella misma, enamoraba a todos los niños de la vereda con caramelos y dulces para que los niños fueran a su casa con el fin de llevarle las victimas a su esposo”.

Ante tan graves hechos, hago un llamado a los órganos de investigación para que depongan cualquier actitud que privilegie a este malhechor, José Graterol, como pareciera ser el caso, pues gozaría de atenciones y comodidades en el CICPC-BARINAS, donde lo tienen retenido. Como dicen en el argot delincuencial, lo tienen en VIP.

Creo que el comisario Douglas Rico, Director Nacional del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), debe desconocer este hecho aberrante. Particularmente, insistiré en elevarlo a su conocimiento, ya que él se mueve muy bien en las redes sociales, sobre todo para dar a conocer al público todas las actuaciones policiacas que se hacen en el país, pero aún no se ha pronunciado sobre este caso. La víctima, una niñita de 10 años, y sus familiares sólo claman justicia.

Me permito desde acá pedirle a Dios por esta niña https://www.youtube.com/watch?v=JSLz1_28HSc, y sobre el clamor de justicia traigo a colación la Parábola de la viuda y el juez injusto (Lucas 18 1 al 08): Lucas 18, 1 8 – www.youtube.com

“La fe es la respuesta afirmativa que las personas dan a Dios para que se realice su acción salvífica, liberadora, sus promesas, su voluntad en la tierra y en el cielo. Por esto, la fe es también fidelidad a él. Y esto presupone confianza y certeza, aunque o justamente cuando parece que Dios está ausente de nuestro mundo. La fe a la cual …

También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar.

Diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre.

Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario.

Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre,

Sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia.

Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto.

¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?

Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

Amanecerá y veremos…

robertveraz@hotmail.com  –  robertveraz@gmail.com grsndz628@gmail.com – grsndz629@gmail.com –  0414-071-670 –  www.robertveraz.galeon.com –  http://robertveraz.galeon.com/aficiones2595740.html  – @robertveraz en twitter

¡Hasta la próxima semana, Dios  bendiga a Venezuela!

No deje de leer: Localizan cadáver de niña recién nacida en una bolsa plástica

Comentarios de Facebook

Opinión

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas

Publicado

on

Las turbas nicaraguenses - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas: Por Luis Velázquez Alvaray.- El dirigente político en la resistencia, Antonio Ledezma, ha señalado la necesidad de acentuar la lucha contra la dictadura no solo de Venezuela, sino también de Nicaragua, tiranos que mantienen azotados a sus pueblos, con la misma fórmula, cumpliendo directrices impartidas desde la Habana, isla colonizadora del siglo XXI. Hoy Ledezma resume esta catástrofe: “Los métodos para asesinar son los mismos en Venezuela y en Nicaragua. Son dos dictaduras tuteladas por Castristas. Matan a placer, sin recato, ni contemplación. Su fin es el mismo: controlar el poder por el poder mismo, sin reparar la tragedia en que hunden a sus pueblos”.

Temidos. Turbas y colectivos, Nicaragua y Venezuela. Motos de alta cilindrada, hechas en China, llenas de sangre inocente, conductores asaltantes, entrenados para matar. Regreso a la edad media: violencia e ignorancia. Así describen en los medios del mundo a estos asesinos que arrastran con todo: la vida, los celulares, las carteras de sus víctimas, sus computadoras personales.

Los ejércitos de ambos países los protegen. Mejor, son un solo cuerpo armado, que cometen las mismas fechorías: asesinan a mansalva.

Avanzan a plena luz del día. Son protegidos por las fuerzas gubernamentales. Es un bandidaje que dispara a sus anchas.

Las turbas y los colectivos andan encapuchados, con cascos. No piensan para agredir. Gritan vulgaridades, drogados, su límite es la muerte.

En toda protesta pública permanecen al acecho. Los uniformados los cuidan y les señalan cuando actuar.

Son pandillas más fuertes que las conocidas de algunos países, ya que cuentan con el apoyo del Estado: dinero, impunidad, dueños de la “patria”.

Rodilla en tierra, fusil en mano. Pánico a su llegada. Viven entre Caracas y Managua, según las necesidades. Un cubano dirige a los encapuchados de las tres nacionalidades. También se les llama milicia nacional, Bolivariana o Sandinista

Maduro y Ortega, en sus alocuciones públicas, les hablan con códigos e interpretaciones que solo ellos manejan: “candelita que se prenda, candelita que hay que apagar”. Lenguaje delincuencial. Los Presidentes son dos colectivos más, dos integrantes de las turbas.

El alto mando está en la isla. Tienen un jefe inmediato: en Nicaragua se llama Pedro Orozco. En Venezuela Freddy Bernal. Andan camuflados, rodeados, en oportunidades se desprenden de su indumentaria para que la gente sepa que mandan, que dan ordenes, como aquella en el Táchira contra un conocido ganadero: “denle un tiro en la frente, yo voy camino al 23 de enero”.

No deje de leer: “El cuento chino es que China no es un imperio” dice José Pulido

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído