Connect with us

Opinión

Los grandes peligros hoy para la nación venezolana

Publicado

on

La vulnerabilidad - acn
Compartir
  • 5
    Shares

Los grandes peligros hoy para la nación venezolana: Por Luis Fuenmayor Toro.-  En la coyuntura electoral actual, no se dilucida quién será el próximo Presidente de la República, ni cómo se modificará el cuadro opositor venezolano de llegar a ganar el presidente Maduro. Si estuviéramos en condiciones iguales a las existentes hasta diciembre de 2015, esas serían posiblemente las preguntas a resolver con las elecciones de abril próximo. Diríamos que si Falcón gana sería el próximo Presidente de Venezuela y si pierde pasaría a liderizar la oposición al presidente Maduro. Pero no, no es esto lo que está en juego. El peligro es que se deciden situaciones mucho más trascendentes para el país, dadas las contradicciones internas y externas generadas en la sociedad por tres situaciones principales: el enfrentamiento prácticamente a muerte del Gobierno con los sectores más extremistas de la MUD, el caos de todo orden generado por una pésima y perversa gestión gubernamental y la ruta intervencionista extranjera escogida por EEUU y sus seguidores en el país, el continente y el viejo mundo.

Si Maduro gana, existe ya la decisión de varios países, liderados por EEUU, de no reconocer su triunfo, a pesar de lo que haga para demostrar que las elecciones fueron totalmente ajustadas a los preceptos constitucionales. Los grandes peligros estan  en que si las amenazas son en serio, cosa que afirma todo el mundo, significa que Venezuela pasará a ser un Estado sin gobierno, con una población muriéndose de hambre, peor que las hambrunas reales ocurridas en las más pobres y atrasadas naciones africanas, según la matriz de opinión que la gran prensa transnacional ha logrado imponer en el mundo entero. En estas graves circunstancias, la ayuda humanitaria, a través del canal humanitario que no respeta fronteras y menos la de un país sin gobierno, se impondrá con la fuerza militar de la ONU o de un grupo diverso de países. Sería la primera invasión de ese tipo que sufriría Venezuela en toda su historia, con todas las consecuencias nefastas de muertes, heridos, destrucción material, pérdidas territoriales y hasta disgregación o desaparición de la República.

Si la FANB se enfrenta a esta violación de la soberanía, será destruida y desaparecerá del futuro de la nación, tal y como ocurrió con la Guardia Nacional panameña en la invasión para derrocar a Noriega. La milicia no existe sino como propaganda y los colectivos armados como La Piedrita huirán en desbandada o se esconderán debajo de las piedras si fuera preciso. Su preparación hasta ahora sólo ha servido para hostigar a los habitantes de los barrios, bachaquear con los CLAP, los repuestos y las medicinas, agredir manifestaciones pacíficas y traficar con todo lo que deje alguna ganancia, drogas y efectivo incluidos; son realmente bandas de delincuentes bajo la protección del gobierno de las que nada bueno se puede esperar. Este escenario sólo podría ser cambiado por un golpe de Estado previo a la penetración, tal y como lo propuso Tillerson poco antes de salir.

El otro escenario, el del triunfo de Henri Falcón, también constituiría un escollo para los planes intervencionistas y en este sentido sería muy deseable que ocurriera. Sería la salida por las buenas que el mismo Tillerson señaló y permitiría una derrota ordenada y negociada del chavecismo. Éste no sería extinguido como proponen entre otros el economista Hausmann, ni perseguido ferozmente como hizo Pinochet en Chile con los militantes de la Unidad Popular, que apoyaba a Salvador Allende: 20 mil fueron asesinados en los primeros 4 días del golpe. No tengo el don de ser prestidigitador ni cargo encima una bola de cristal en la que veo el futuro. Puedo perfectamente estar equivocado y deseo estarlo. Pero es así como veo el futuro inmediato y será sobre esta base que se debe actuar políticamente y establecer las decisiones.

No deje de leer: El precio de la corrupción

Comentarios de Facebook

Deportes

Turno Final

Publicado

on

Alfonso Saer
Sentidas palabras del "Narrador" don Alfonso Saer.
Compartir
  • 8
    Shares

Me tomé el atrevimiento y sin su permiso, montar este sentido escrito de don Alfonso Saer.  Periodista que conoce las entrañas de Cardenales de Lara, porque lo vio nacer y este viernes desgraciadamente ver de cerca la partida inesperada, asesina y abusiva de Luis Valbuena y José Castillo.

“El Narrador” como se le conoce al insigne periodista deportivo plasmó en este artículo el sentir de la nación deportiva, de sus aficionados larenses, de un país entero que clama a cada segundo por justicia. Su hijo, Alfonso Saer Gómez la colgó vía Twitter:

  TURNO FINAL

Luis y José, jamás voy a olvidar sus dos apariciones de cierre.

La tuya, Castillo, fue de verdad en el epílogo del juego y de la vida. Transmití tu hit en el noveno tramo, cuando sin saberlo, marcabas un adiós a la Caracas que te idolatró. Fue una candente rolata, tan parecida a tu fogoso carácter. El tercer imparable del careo, sexto en dos fechas. Un emergente entró a correr. Te sacaban del juego por estrategia. El destino — creeremos en eso? — te excluiría del mundo terrenal horas más tarde en un suburbio acosado por la delincuencia que reparte odio y destrucción en el país.

Antes, Valbuena, narré la que cerró tu vigorosa estadística en nuestro beisbol. Ocurrió en el segundo inning, como siempre peleando el turno, cuentas elevadas, selección en el plato, dedicación. Leñazo a la derecha y tu celebración habitual en la inicial. Siempre conversaba con mi hijo y le aseveraba: “Si alguien puede llevarnos al campeonato ese es Valbuena”.

Mis piernas temblaron y el pulso se aceleró al bajar del bus y ver dos peloteros de la enseña roja tendidos, inertes, en el asfalto. Ya era madrugada y casi nadie circula por esas carreteras que antes eran de Dios y ahora son pertenencia del espíritu malo. Algunos gritaban los nombres de sus compañeros fallecidos. Todos, sin excepción, sollozaban. Ese instante, Luis y José, tardará en ser erradicado de esta mente que jamás presenció tal escena de incalificable dolor, con gente tan cercana.

Circulan por la memoria de tercera edad ráfagas de bonitos recuerdos, retozos vibrantes. Mi narración del hit 1000 de quien llamaban “el hacha”, y tantos jonrones — siete este año — del zurdo que estremecía los graderíos con sus tablazos ganadores. Cuando escriba el próximo lineup haré una pausa en los turnos del medio y me provocará colocar allí sus nombres, Luis y José. Alguien ocupará esas casillas, ley de vida, pero ustedes nos harán falta, mucha falta.

El alado larense está profundamente herido, pero nunca muerto. Que este dolor severo y agudo se transforme en vigor y decisión en aras de un título que Valbuena pretendió desde la fecha inaugural, y Castillo vino a refrendar con experiencia y aplomo.

Al escribir estas líneas la congoja ahoga mis sentimientos. Imposible evitar una lágrima espesa por cada uno, Luis y José. A ti, Carlos, sobreviviente, ánimo y fuerza. Por algo te protegieron.

Hoy más que nunca quiero que desde el fondo de mi garganta resuene la estremecedora frase “Cardenales campeón”.

Alfonso Saer

ACN/MAS

No deje de leer: ¡Otra que ganó la delincuencia! No fue un accidente fue un vil asesinato

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído