Síguenos

Opinión

Los grandes peligros hoy para la nación venezolana

publicado

el

Reflexión
Compartir
  • 6
    Shares

Los grandes peligros hoy para la nación venezolana: Por Luis Fuenmayor Toro.-  En la coyuntura electoral actual, no se dilucida quién será el próximo Presidente de la República, ni cómo se modificará el cuadro opositor venezolano de llegar a ganar el presidente Maduro. Si estuviéramos en condiciones iguales a las existentes hasta diciembre de 2015, esas serían posiblemente las preguntas a resolver con las elecciones de abril próximo. Diríamos que si Falcón gana sería el próximo Presidente de Venezuela y si pierde pasaría a liderizar la oposición al presidente Maduro. Pero no, no es esto lo que está en juego. El peligro es que se deciden situaciones mucho más trascendentes para el país, dadas las contradicciones internas y externas generadas en la sociedad por tres situaciones principales: el enfrentamiento prácticamente a muerte del Gobierno con los sectores más extremistas de la MUD, el caos de todo orden generado por una pésima y perversa gestión gubernamental y la ruta intervencionista extranjera escogida por EEUU y sus seguidores en el país, el continente y el viejo mundo.

Si Maduro gana, existe ya la decisión de varios países, liderados por EEUU, de no reconocer su triunfo, a pesar de lo que haga para demostrar que las elecciones fueron totalmente ajustadas a los preceptos constitucionales. Los grandes peligros estan  en que si las amenazas son en serio, cosa que afirma todo el mundo, significa que Venezuela pasará a ser un Estado sin gobierno, con una población muriéndose de hambre, peor que las hambrunas reales ocurridas en las más pobres y atrasadas naciones africanas, según la matriz de opinión que la gran prensa transnacional ha logrado imponer en el mundo entero. En estas graves circunstancias, la ayuda humanitaria, a través del canal humanitario que no respeta fronteras y menos la de un país sin gobierno, se impondrá con la fuerza militar de la ONU o de un grupo diverso de países. Sería la primera invasión de ese tipo que sufriría Venezuela en toda su historia, con todas las consecuencias nefastas de muertes, heridos, destrucción material, pérdidas territoriales y hasta disgregación o desaparición de la República.

Si la FANB se enfrenta a esta violación de la soberanía, será destruida y desaparecerá del futuro de la nación, tal y como ocurrió con la Guardia Nacional panameña en la invasión para derrocar a Noriega. La milicia no existe sino como propaganda y los colectivos armados como La Piedrita huirán en desbandada o se esconderán debajo de las piedras si fuera preciso. Su preparación hasta ahora sólo ha servido para hostigar a los habitantes de los barrios, bachaquear con los CLAP, los repuestos y las medicinas, agredir manifestaciones pacíficas y traficar con todo lo que deje alguna ganancia, drogas y efectivo incluidos; son realmente bandas de delincuentes bajo la protección del gobierno de las que nada bueno se puede esperar. Este escenario sólo podría ser cambiado por un golpe de Estado previo a la penetración, tal y como lo propuso Tillerson poco antes de salir.

El otro escenario, el del triunfo de Henri Falcón, también constituiría un escollo para los planes intervencionistas y en este sentido sería muy deseable que ocurriera. Sería la salida por las buenas que el mismo Tillerson señaló y permitiría una derrota ordenada y negociada del chavecismo. Éste no sería extinguido como proponen entre otros el economista Hausmann, ni perseguido ferozmente como hizo Pinochet en Chile con los militantes de la Unidad Popular, que apoyaba a Salvador Allende: 20 mil fueron asesinados en los primeros 4 días del golpe. No tengo el don de ser prestidigitador ni cargo encima una bola de cristal en la que veo el futuro. Puedo perfectamente estar equivocado y deseo estarlo. Pero es así como veo el futuro inmediato y será sobre esta base que se debe actuar políticamente y establecer las decisiones.

No deje de leer: El precio de la corrupción

Comentarios de Facebook

Opinión

Carta abierta a Henri Falcón

Publicado

el

Carta - acn
Compartir
  • 5
    Shares

Carta abierta a Henri Falcón: Por Luis Fuenmayor Toro.- Estimado candidato,  He decidido hacer públicas estas reflexiones y peticiones, pues pienso que las mismas ayudarán a muchos a decidir, en relación con las elecciones próximas, y en su caso a revisar y hacer óptimo su programa de gobierno.

(1) La decisión tomada por los partidos que lo acompañan, de participar como candidato en los comicios presidenciales de mayo, pese a enfrentar grandes ventajismos y actitudes fraudulentas del gobierno, nos parece una medida política adecuada y además valiente, dada la magnitud de la campaña de la jauría nacional e internacional en función de la abstención. La forma más loable de defender los derechos ciudadanos es su ejercicio indeclinable, en las condiciones que sea. Dejarlos de ejercer significa, aunque no guste, aceptar la derrota y huir o, mucho peor, abogar por una agenda distinta a la paz y la soberanía. Y aquí no vale escudarse en las violaciones de éstas cometidas por el régimen, en relación con la entrega de las riquezas del Orinoco a empresas extranjeras, ni con la de ceder la gestión de servicios vitales para la seguridad del Estado al gobierno cubano. Quienes intentan construir otra Venezuela no pueden basar sus conductas en las actitudes anti nacionales del presente.

(2) La necesidad de participar se hace entonces más imperativa, para yugular lo antes posible cualquier intento que nos quiera colocar en la senda de la agresión militar extranjera, que se presenta arteramente como la apertura del canal humanitario, el cual hemos visto cómo acaba de funcionar en el caso de Siria. Muy lejos hemos estado y estaremos de este tipo de “soluciones”, cuya violencia sólo añadirá más sufrimientos a nuestra gente, más destrucción que enfrentar y dejará a la nación en condiciones más disminuidas que las actuales y con riesgo de desaparecer. Ya con estas dos consideraciones, que hay que reafirmar en el imaginario colectivo, nadie debería tener dudas de la obligación patriótica de participar en las elecciones venideras.

(3) Adicionalmente, su candidatura y  las candidaturas de otros partidos y grupos opositores, están llevando a su fin la hegemonía de la Mesa de la Unidad Democrática, que fue construida en todos estos 19 años de gestión pseudorrevolucionaria en consenso con el gobierno, y que ha impedido que grupos distintos de los polarizados pudieran participar en forma equitativa en las luchas políticas y electorales venezolanas. Sin duda, ha sido una demostración más que evidente del sectarismo excluyente de la MUD y del PSUV. Pluralizar el escenario político es una meta deseable para cualquier sistema verdaderamente democrático. Hemos luchado por el rescate de la representación proporcional electoral, establecida en el artículo 63 y varios otros de la Constitución de la República, y que fue abolida por la Ley Orgánica de Procesos Electorales, para convertirla en el instrumento legal de la polarización. Esperamos que usted haga de este propósito parte importante de su programa de gobierno y de su campaña electoral, lo cual debería ser complementado con el impulso de la no reelección y el financiamiento oficial de las campañas electorales.

(4) Considero a su candidatura como la mejor posicionada de todas las presentadas por la nueva oposición, sin detenerme a analizar ni mucho menos descalificar a ninguna de las inscritas. Ninguna ha caído en el absurdo chantaje de que participar es legitimar al régimen gobernante. Según esta peregrina idea, que los medios nacionales e internacionales han tratado de establecer como matriz de opinión, cuando se defiende a un preso político en tribunales venezolanos, se estaría legitimando a un Poder Judicial ilegal, ignorante, corrompido y al servicio del Ejecutivo, cuyas sentencias ya deberíamos conocer de ante mano, como se dice ya se saben las del CNE en las elecciones venideras. De acuerdo con esta lógica perversa, lo pertinente sería no defender a nadie en los tribunales y permitir que los jueces decidan, contra los injustamente acusados, sin ninguna limitación, y a estos dejarlos pudrir en las mazmorras del SEBIN o morir en cualquier cárcel venezolana.

(5) Siguiendo esta lógica del absurdo y de la manipulación, no deberíamos efectuar denuncias ante la Fiscalía General, ni exigir que la Defensoría del Pueblo cumpla con sus funciones, ni tampoco requerir del indolente y negligente Ministerio de Salud que asuma sus responsabilidades, pues el sólo hecho de dirigirnos a ellos ya nos hace reconocerlos y por lo tanto legitimarlos. Pareciera que las protestas y las quejas no tendremos dónde llevarlas, pues hacerlo ante ministros ilegítimos de un gobierno ilegítimo significaría casi un delito de lesa patria. Tendríamos que abandonar el país, irnos fuera, viajar a la Luna o a Marte, para que nuestra permanencia en aquí no sea tomada como una legitimación del gobierno de Maduro y de la Asamblea Nacional Constituyente. Es abrumador darse cuenta como las ideas y razonamientos más extraños, productos de laboratorios de la manipulación, se hacen presentes y se extienden en las poblaciones, afectando incluso a gente preparada y con cierto nivel intelectual.

(6) Por último, le he leído algunas referencias al rentismo petrolero, razón por la que pienso que su campaña y programa de gobierno deberían incorporar medidas claras, que nos lleven a realmente a superarlo y a no quedarnos en la denuncia, como le ha ocurrido a todos los gobiernos desde 1959. Venezuela debe usar su petróleo para desarrollar su industria petrolera aguas abajo y aguas arriba y de allí al desarrollo industrial total. Iniciar el desarrollo petroquímico y de producción de químicos orgánicos desde el inicio, destinando a esta tarea una proporción creciente del crudo producido, hasta alcanzar índices internacionales, es lo conducente para sustituir el rentismo y no caer en demagogia como hasta ahora ha sido.

No me queda sino agradecer su atención, despedirme cordialmente con esta carta abierta y desearle el mayor éxito posible. Atentamente, Luis Fuenmayor Toro.

No deje de leer: Escasez de medicinas sigue venciendo al Gobierno venezolano

Comentarios de Facebook
Continuar leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído