Connect with us

Opinión

Los escenarios venezolanos

Publicado

on

Compartir
  • 1
    Share

Los escenarios venezolanos: Por Luis Vicente León.- Para construir escenarios es relevante definir dos cosas: los predeterminados y las incertidumbres críticas. Los predeterminados son eventos que podemos proyectar linealmente;  mientras las incertidumbres son las variables que pueden tomar valores muy distintos y cambiar el rumbo de las cosas.

Nuestros predeterminados pueden resultar polémicos, especialmente en un país polarizado, pero como saben, nuestro trabajo consiste en ser objetivos, sea popular o no.

Empecemos por decir que no estamos al borde de una invasión militar ni un cambio abrupto de gobierno, más allá de la imaginación de algunos grupos particulares de la sociedad. Lo que sí enfrentaremos son los impactos de las sanciones generales, de las que debe quedar clara la responsabilidad absoluta del gobierno por autoritario y hostil, pero también la baja potencia de esta estrategia externa para producir cambios.

Esas sanciones pueden producir un deterioro adicional al existente, pero es poco probable que produzcan la salida del gobierno y menos ante la pulverización evidente de la oposición institucional interna. La economía estará marcada durante el 2019 por la hiperinflación, pues el programa de ajuste planteado tiene problemas críticos de implementación. Finalmente no creemos que la oposición institucional, ni afuera ni adentro, represente una amenaza creíble para el gobierno.

Por su parte, tenemos dos incertidumbres críticas.

1) ¿Quién gobernará a corto y mediano plazo? ¿Maduro o el líder resultante de una implosión chavista? Esto indica que no compramos la tesis de que Maduro es insostenible o invulnerable, pero tampoco que en caso de sustitución sería con un opositor clásico el que lo haga.

2) ¿Vamos camino a la radicalización mayor de la economía, con un perfil comunista que suprima la participación privada o a una flexibilización económica, aunque imperfecta?  En esta incertidumbre tampoco está contemplada la apertura total, aunque no se descarte la posibilidad de supervivencia del sector privado.

Con estas dos incertidumbres críticas se construyen cuatro escenarios. Sin orden de jerarquía; el primero es la permanencia de Maduro, pese a las presiones y aislamiento;  que en su mejor versión nos lleva al escenario de dualización económica y apertura parcial para enfrentar la hiperinflación;  y en su peor versión el escenario de radicalización y cubanización del país en el plano económico y político, sin derechos ni crecimiento ni oportunidades.

El segundo plano de escenarios arranca con un cambio político producido por una implosión dentro del chavismo, que produce la salida de Maduro;  sustituido por un actor de la propia revolución.

Este hecho nos da dos escenarios más. El mejor de ellos es el de transición, pues pese a que el gobierno sigue siendo revolucionario;  aprovecha el cambio para abrirse a negociaciones políticas e internacionales que den apertura al rescate de la democracia electoral;  sobre todo entendiendo que el legado de Chávez, sin Maduro;  podría convertirse en el futuro en el nuevo peronismo;  vivo incluso frente a elecciones futuras transparentes.

Finalmente, no podemos descartar el último escenario, que se refiere al cambio de Maduro por otro chavista pero más radical;  que lejos de abrirse a la negociación se cierra aún más, llevando al país a una situación similar a la cubanización antes descrita;  pero con alta propensión a la guerra, no solo contra la oposición sino también contra sus monstruos internos.

Cuatro escenarios que debemos entender con detalle;  para desarrollar estrategias individuales de reacción frente a cada uno de ellos, todos posibles;  pues como dicen en mi pueblo, guerra avisada no mata soldado… y si lo mata es por descuidado.

Luis Vicente León – Asesor político – Soluciones para Venezuela virtual <spvv@googlegroups.com>

No deje de leer: Salida de Kellogg’s es igual a menos producción y empleo

Comentarios de Facebook

Opinión

Carta al presidente @jguaido

Publicado

on

TSJ en el exilio - acn
Compartir
  • 1
    Share

Carta al Presidente @jguaido: Por José Luis Centeno S.- En tiempos de anormalidad constitucional, me he animado a escribirle esta carta siendo el llamado a inyectarle “aire fresco y determinación a la AN” y ante el hecho de haberse optado por una vía, según la cual los Cabildos Abiertos serían el instrumento para garantizarle que usted asumiera las atribuciones o competencias del Poder Ejecutivo, sin embargo la AN le arrebató la presidencia.

Lo que hizo la AN, siendo usted el Presidente de ese cuerpo colegiado y en quien recae la responsabilidad de asumir la Presidencia de la República, no es lo correcto, y no hacer lo correcto, de acuerdo a lo establecido en la ciencia militar, es además de negligencia, otra forma de colaboración con el enemigo.

En ese contexto contradictorio, el propósito de esta misiva es transmitirle el sentir de gente de a pie deseosa de reconocerlo como el presidente legítimo de Venezuela; en la calle parecen tener mayor conciencia de hacia donde debemos empujar, anhelando de su persona pasos firmes para respaldarlo, tal y como lo ha pedido desde el Cabildo realizado en la sede de la ONU en Caracas.

Una docente me pidió: “en tu artículo debes recordarle a Juan Guaidó, que está al frente de la AN, que de una vez por todas tome el toro por los cachos, si no lo hace, la agonía del pueblo venezolano será mayor”.

“Las expectativas del pueblo están en sus manos -refiriéndose a usted-, la gente se está muriendo, la gente sigue emigrando por millares, los enfermos, ancianos y niños están en una situación crítica, la economía del país está en el piso con un dólar que no espera para pulverizar nuestros exiguos ingresos, ¿por qué seguir esperando hasta el 23?” Se preguntan en la calle.

Para la gran mayoría de los venezolanos ya usted es Presidente de la República, sin entrar en tecnicismos, sin subestimar las interpretaciones de preceptos constitucionales, especialmente del 233 o 138, a propósito de declararse la usurpación de Maduro en la Presidencia, y exigen que usted como Presidente de la AN asuma esa responsabilidad juramentándose, para que canalice las fuerzas latentes en contra del régimen siendo un solo bloque.

Postergar ese acto implica decepción, matrices de opinión desfavorables que usted mismo ha empezado a rechazar, desde ya se dice que tienen un show montado, sobre todo después de las versiones encontradas de su retención a manos de efectivos del Sebin o luego que en una sesión inocua e írrita toda la AN se proclamó como “Presidente Interino”.

Dios lo ilumine y fortalezca para asumir esa responsabilidad con prontitud, el tiempo apremia y hasta la administración Trump espera acelerar los hechos anunciando que considera reconocerlo como Presidente legítimo de Venezuela, la OEA hizo lo propio participando que reconocería sólo a embajadores designados por su gobierno y la UE solidarizándose con usted tras su detención.

Si todo lo que usted ha dicho está ajustado a la norma constitucional, y cualquiera que lo ha escuchado sabe que lo que usted dice es correcto, ¿qué está esperando para asumir las competencias del Poder Ejecutivo? ¿Qué está esperando para juramentarse? ¿Una fecha histórica? Las fechas históricas se construyen y usted está en capacidad de hacerlo con determinación.

Yo en su lugar, bajo el principio democrático y la legalidad, que a mí me caracteriza y por lo cual me conoce la gente, investido de autoridad como está usted según el mandato constitucional, hoy mismo me juramentaría y convocaría a elecciones. ¿Con el mismo CNE? Ahí están los organismos internacionales para ayudar a garantizar unos comicios transparentes.

Ese paso protagónico es el que espera Venezuela y el mundo entero que usted dé, no deje para mañana lo que puede hacer hoy, postergarlo se interpreta en la calle como correr la arruga. El estado de emergencia lo reclama.

“Y veremos qué van a hacer los organismos internacionales una vez que lo haga, porque esto no se está haciendo nada más para que reaccione el pueblo, esto es para que reaccionen los organismos internacionales. Listo, ya me juramenté, ah me van a dejar meter preso, ¿Quiere decir que todos estaban hablando por hablar?”, expresó un joven ingeniero.

¿Qué va a suceder? ¿Se va a desatar el pandemónium? Si usted asume la Presidencia no albergo dudas que las grandes potencias del mundo saldrán a decir “con usted es que nos vamos a entender”, “a este señor no lo toca nadie”, dirán “este es el hombre”, como en efecto creemos que lo es. No pueden permitir atropellos si está investido de autoridad legal y legítimamente, que eso sea un punto a discutir, al igual que el tema de la Amnistía, lo discutimos en una mesa mientras usted convoca a elecciones.

Tienen que juramentarlo en la AN para que se dé el toque técnico que nos coloque realmente en la senda de la recuperación democrática. Pudiesen alegar el desacato, olvídese de eso, nadie puede estar en desacato en contra de una Constitución que lo designó a usted como vocero y representante del pueblo, eso no cabe en la memoria de ninguna democracia.

Ya usted está investido, tiene la autoridad, ahora sea cónsono con sus palabras. Tengo el atrevimiento de emplazarlo a que asuma la Presidencia de la República, como puede hacerlo cualquier otro venezolano dentro o fuera del país, porque con propiedad le puedo decir que el mundo entero espera que se juramente para avalar el apoyo a esa democracia que usted representa.

Para despedirme, tomo prestadas unas palabras de Mariana Picón Flores: “si no se ve cambio, uno mismo es el cambio y si no se ve solución uno es la solución”.

Su servidor y amigo,José Luis Centeno S. – jolcesal@hotmail.com – @jolcesal

No deje de leer: Copei Carabobo: Abstención no responde al llamado de ningún liderazgo político

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído