Connect with us

Opinión

Libres, pero aún faltan

Publicado

on

educación en crisis - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Libres, pero aún faltan: Por Alejandro Feo La Cruz.- Vimos con mucha esperanza como dirigentes políticos de distintas tendencias que habían sido víctimas de la represión y privados de libertad sin justa causa, por fin después de varios años de cautiverio pudieron regresar a sus hogares. Líderes que por el solo hecho de pensar distinto o por defender un futuro mejor para nuestras familias fueron castigados vilmente, la mayoría de ellos de nuestro partido Voluntad Popular como son los casos emblemáticos de nuestros hermanos el alcalde Daniel Ceballos y el diputado Gilber Caro, entre tantos otros que el espacio de esta columna no me permite nombrar.

Una libertad que aunque condicionada trae consuelo a decenas de familias que han pasado por el trago amargo de ser separados por la crueldad del régimen y ahora de nuevo pueden reunirse. Muchos se preguntan cómo pudieron darse estas medidas, que fue lo que hizo que se lograran? No faltan los pájaros de mal agüero levantando acusaciones ligeramente.

La respuesta no la tengo, presión internacional, debilidad, mediación, desviar atención de los graves problemas del país, dar impresión de magnanimidad o todas las anteriores, no lo sé, pero nos mantendremos vigilantes observando los próximos acontecimientos, no hagamos falsas conjeturas que nos debilitan y que enlodan hechos positivos que nos levantan el ánimo y por esta vez y aunque sea por un momento solo alegrémonos por la felicidad que sentirán esas familias al reencontrarse. Vamos a enviarles un gran abrazo solidario a todos ellos, pedirle a Dios que ninguna familia venezolana sea separada por la fuerza nuevamente y que nos permita vivir en libertad una vida llena de prosperidad en nuestra tierra Venezuela. Nos unimos al júbilo de todas las familias de nuestros presos políticos, jamás debieron ser castigados y todos deberían estar en libertad plena. Sin embargo, aún faltan, hay un preso político que ha tenido una mayor resonancia internacional por su liderazgo y por la descarada manipulación que sufriò su caso en los tribunales, por eso toda Venezuela pregunta, y Leopoldo para cuándo?

Alejandro Feo La Cruz, responsable Voluntad Popular Carabobo

No deje de leer: Calles sin luz afectan a 467 familias del barrio Miguel Aché Gubaira

Comentarios de Facebook

Opinión

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas

Publicado

on

Las turbas nicaraguenses - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas: Por Luis Velázquez Alvaray.- El dirigente político en la resistencia, Antonio Ledezma, ha señalado la necesidad de acentuar la lucha contra la dictadura no solo de Venezuela, sino también de Nicaragua, tiranos que mantienen azotados a sus pueblos, con la misma fórmula, cumpliendo directrices impartidas desde la Habana, isla colonizadora del siglo XXI. Hoy Ledezma resume esta catástrofe: “Los métodos para asesinar son los mismos en Venezuela y en Nicaragua. Son dos dictaduras tuteladas por Castristas. Matan a placer, sin recato, ni contemplación. Su fin es el mismo: controlar el poder por el poder mismo, sin reparar la tragedia en que hunden a sus pueblos”.

Temidos. Turbas y colectivos, Nicaragua y Venezuela. Motos de alta cilindrada, hechas en China, llenas de sangre inocente, conductores asaltantes, entrenados para matar. Regreso a la edad media: violencia e ignorancia. Así describen en los medios del mundo a estos asesinos que arrastran con todo: la vida, los celulares, las carteras de sus víctimas, sus computadoras personales.

Los ejércitos de ambos países los protegen. Mejor, son un solo cuerpo armado, que cometen las mismas fechorías: asesinan a mansalva.

Avanzan a plena luz del día. Son protegidos por las fuerzas gubernamentales. Es un bandidaje que dispara a sus anchas.

Las turbas y los colectivos andan encapuchados, con cascos. No piensan para agredir. Gritan vulgaridades, drogados, su límite es la muerte.

En toda protesta pública permanecen al acecho. Los uniformados los cuidan y les señalan cuando actuar.

Son pandillas más fuertes que las conocidas de algunos países, ya que cuentan con el apoyo del Estado: dinero, impunidad, dueños de la “patria”.

Rodilla en tierra, fusil en mano. Pánico a su llegada. Viven entre Caracas y Managua, según las necesidades. Un cubano dirige a los encapuchados de las tres nacionalidades. También se les llama milicia nacional, Bolivariana o Sandinista

Maduro y Ortega, en sus alocuciones públicas, les hablan con códigos e interpretaciones que solo ellos manejan: “candelita que se prenda, candelita que hay que apagar”. Lenguaje delincuencial. Los Presidentes son dos colectivos más, dos integrantes de las turbas.

El alto mando está en la isla. Tienen un jefe inmediato: en Nicaragua se llama Pedro Orozco. En Venezuela Freddy Bernal. Andan camuflados, rodeados, en oportunidades se desprenden de su indumentaria para que la gente sepa que mandan, que dan ordenes, como aquella en el Táchira contra un conocido ganadero: “denle un tiro en la frente, yo voy camino al 23 de enero”.

No deje de leer: “El cuento chino es que China no es un imperio” dice José Pulido

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído