Connect with us

Opinión

“La justicia no se agradece”

Publicado

on

reconversión punitiva - acn
Compartir
  • 2
    Shares

“La justicia no se agradece”, dice Jackeline Sandoval de Guevara: Por José Luis Centeno Salas.- El terrorismo judicial, traducido en irrespeto al debido proceso, retardo procesal, cumplimiento de pena sin condena, montajes judiciales, torturas, es una realidad, inseparable de infortunios, advertida por Jackeline Sandoval de Guevara, por casi tres quinquenios, como el fruto de “la justicia roja” aplicada a la disidencia, tan repugnante como “el hedor nauseabundo de la muerte” encontrado al entrar a una cárcel.

Como esposa de un preso político, Rolando Guevara, Jackeline Sandoval, hace ver que el olvido, la memoria corta, agrava la situación “de los venezolanos que han sido privados de su libertad injustamente”, “ilícitamente”, “sin pruebas” y “lo más rápido posible” por ser considerados enemigos.

En sus artículos “¿Memoria corta o los olvidados?” y “No olvidar” describe “cómo es abandonado un ser humano por el sólo hecho de estar privado de libertad”, olvidado por su entorno y las autoridades.

Abogada en ejercicio y Activista de Derechos Humanos de reconocida trayectoria, como corolario de su experiencia profesional y personal, funda en el 2006 FUNDEPRO, cuya labor y seriedad resaltó el abogado y profesor universitario Carlos Nieto Palma:

“Siempre he pensado que una de las organizaciones más respetables en el trabajo de defensa de la situación de los presos políticos venezolanos es la Fundación para el Debido Proceso (Fundepro); conozco su trabajo desde hace varios años y me consta la seriedad del mismo”.

Desde una perspectiva humana, a partir del “desasosiego y ninguna esperanza de salir en libertad” que invade a todo preso político y sus familiares, Jackeline Sandoval, como esposa y profesional del Derecho, supo interpretar la desesperación y angustia de presos políticos y comunes, para denunciar vicios y graves errores del Sistema Judicial Venezolano, también la indolencia ante esta cruenta realidad, resumida en la expresión “Eso no es problema mío”.

“Retardo Procesal y Desesperación”, bajo ese título publicó las conclusiones a las que llegó en conversaciones con privados de libertad, resaltando los efectos de la desesperación:

“Cuando analizamos las fallas en nuestro proceso penal y desencadena además consecuencias mortales en el sistema penitenciario, solo nos queda lamentar que tanta gente inocente o culpable decida su destino así, prefiriendo una confesión no real, solo con la esperanza de ser libres nuevamente y escapar de tanta deshumanización, dejando pasar atropellos, violaciones a sus derechos humanos e incompetencias tanto de jueces como de fiscales y solo ser una estadística más, que pareciera solo ratifica la pretensión del ius puniendi del Estado, pero ante esa sola esperanza de ser libres otra vez, ¿quién piensa en el derecho y mucho menos en que se haga justicia?”

Mucho antes que se hablara de dictadura o tiranía, la Dra. Sandoval sostuvo: “No hemos visto respeto del gobierno a los derechos humanos, más bien hemos visto intolerancia.” Llamando las cosas por su nombre, recién aseguró: “Estamos ante un régimen que ha usado el terrorismo judicial”. Apreciaciones unidas por una convicción inalterable en el tiempo: “Estar preso en Venezuela hoy en día significa arriesgar la vida y es peor cuando se está preso injustamente”. Esbozando un escenario largamente extendido.

“Tenemos que recordar que la persecución contra la disidencia no comenzó en el 2017, ni en el 2014, sino que incluso tenemos presos políticos desde el año 2000. Estamos ante un régimen que ha usado el terrorismo judicial para encerrar a cientos de hombres y mujeres. En 18 años hemos tenido más de 10.000 presos políticos, de los cuales permanecen tras las rejas 382 personas en una dinámica en la que salen dos personas y entran diez”.

Su mayor preocupación son las “violaciones al Debido Proceso en los casos de Presos Políticos”, que en términos procedimentales implica “presos políticos que han carecido del derecho a un debido proceso”, Rolando Guevara es un claro ejemplo, “Como su esposa me pega el ver cómo se puede violar día a día el debido proceso”, y como abogada, confiesa: “La parte legal es lo que más me ha pegado”, dejando claro el por qué:

“El caso del Fiscal Danilo Anderson donde se han observado las violaciones al debido proceso más atroces que pudiéramos invocar y a pesar de ello Rolando, Otoniel y Juan Guevara, todos ex funcionarios policiales tienen 13 años y 10 meses detenidos, siendo otras víctimas más del aparato de justicia del país pagando por un delito que no cometieron, y no conforme el Ministerio Público de haberlos “sembrado” con testigos falsos, estos mismos testigos, sumándoseles un Fiscal del Ministerio Público, denunciaron al país que todo era un montaje a cambio de una suma de dólares ofrecida por sus testimonios y que luego Isaías Rodríguez no canceló en su totalidad.”

No cesa de insistir, “nosotros estamos pidiendo el cumplimiento de la Ley”, bajo ese criterio arguye, “La justicia no se agradece porque es un derecho para el que la recibe y un deber para quien la otorga o impone”.

“Lo más sagrado que pide un preso es un juicio justo y la visita de sus familiares”, lo sostuvo en el Sebin el 10 de julio de este año y en diciembre de 2011, cuando la Ministra Iris Varela, tras reconocer las pésimas condiciones de reclusión allí existentes, sembró zozobra y desánimo entre los internos al señalar: “no debe haber privados de libertad en el Sebin”.

“Eso sigue siendo una tortura de parte de este gobierno Ministra”, esa fue su respuesta, sabiendo que “Todos los poderes se lavan las manos y los presos siguen siendo hijos de nadie”, algo notorio particularmente luego de exigir “un gesto de buena voluntad al gobierno”, medidas humanitarias para presos políticos gravemente enfermos o de haber demostrado la no culpabilidad de encausados en juicio.

La determinación, constancia y capacidad que siempre han caracterizado a Jackeline Sandoval, especialmente desde el año 2004, después de la detención de los hermanos Guevara, además de ejemplo en el campo de la defensa de los derechos humanos y del ejercicio profesional del Derecho, es de gran significación para los presos políticos y sus familiares.

jolcesal@hotmail.com – Twitter @jolcesal – (@jolcesal)

No deje de leer: “Leopoldo López habla y el gobierno se estremece” dice New York Times

Comentarios de Facebook

Opinión

“Talía”

Publicado

on

Talía - acn
Compartir
  • 2
    Shares

“Talía”: Por Josue D. Fernández A.- Resultaría muy cuesta arriba, a veces de hasta 100 años, el regresar a la realidad después de un hechizo ocasionado con pinchazo del dedo, mediante un huso, según relato del 1634; o por maleficios de ocultismos quizás menos antiguos con perforaciones de alfileres a muñecos; o por sugestiones, encantos y rezos de santeros, de paleros, o de otros rituales esotéricos, atribuidos estos últimos a supuestas causas del dominio castro-comunista en Cuba por seis décadas, y en Venezuela que ya va por dos.  Por ahí ronda la vieja sospecha, según la cual la magia negra contra venezolanos fue sembrada con invocación a las llamadas “tres potencias”, impresas en el papel moneda aprovechando las tramas de los en-conos monetarios de bolívares “fuertes” y “soberanos”.

Por una y otra causa, el panorama es de cuentos casi interminables, y habrá que volver a Talía para explicar que su nombre corresponde aquí al del personaje principal de la narración de  “La bella durmiente del bosque” tal se le conoce ahora, escrita por Giambattista Basile, incluida en la recopilación titulada “Pentamerón”; pero la condena a 100 años de sueño constituiría un aporte distinto de la versión para todo público de Charles Perrault, dentro de la colección de  “Cuentos de mamá oca, o gansa”, de 1697.  La intranquilidad −actual−, por esos 100 años que pasaría dormida Talía, es que también el reino entero le acompañaría en su mala suerte, y esa posibilidad contada en la ficción  se haría como advertencia para no causar sorpresas en el mundo real,aunque ha resultado lamentablemente sorda para desprevenidos.

Es imposible imaginar cómo resistir un siglo de letargo, a no ser en presencia de algo adicional como una musiquita de fondo por ejemplo, que extienda ese sopor. Así se entendería la gastada oferta del comunismo/socialismo s. XXI (Fidel Castro Agosto 8 ‘10), para dar la impresión de abundancia cuando están agotados los sitios para la campante escasez, pero repitiendo hasta el cansancio que son “cosas maravillosas”, a la espera de efectos prolongados y masivos del alelamiento. “Tú me acostumbraste” del cubano Frank Domínguez, relata una aproximación a esa enfermedad, cantada por Tania Libertad, nacida en Perú con nacionalidad mexicana, y  a 4 días de celebrar sus 66 años.

La resaca de “Tú me acostumbraste”, al final de un sueño idílico, cuando sale la verdad de los hechos que no duran para siempre, es lo que más trastorna hoy al recorrer cualquier calle de Venezuela. Las vías públicas se riegan en su mayoría de desechos de hogares, tiendas, bares, restaurantes e industrias, en contenedores rotos a la fuerza −agravada la situación por ausencias y retrasos de unidades recolectoras−, en los que se disputan un malogrado botín las aves carroñeras, las ratas, los perros, y también niños, adultos y ancianos en situación de extrema pobreza, en busca de sustentos. En ese escenario, dos recién nacidos han sido abandonados en la primera quincena de octubre, por madres desesperadas.

Una catástrofe se aproximaría, con la salud en peligro, en la cercanía de epidemias, carente la población de medicinas, hospitales y médicos para atender incluso percances cotidianos, y a costos fuera del alcance por hiperinflación y devaluación. En el mismo marco, la alimentación de quienes poseen mermadas condiciones para entrar a mercados y abastos, dependiendo de forma aleatoria de la llegada racionada de víveres de bajo precio, y de un inventario que satisfaga a la fila de personas reunidas desde la madrugada,  esperando bajo el sol y la lluvia.

Talía, la del cuento de “La bella durmiente del bosque” despertó a los cien años como si nada hubiera pasado, tras el beso de su príncipe salvador. Las probabilidades de que se repita esa fantasía son totalmente inadmisibles, empeoradas con la decadencia de la salud y la alimentación de los venezolanos que sufren una creciente amenaza sobre las nuevas generaciones; y para colmo, sus padres aún creerían en príncipes o mesías. Todavía se puede gritar al país completo “No lo dejes morir”, como en el canto “Al Norte del Sur” de Franco de Vita. ¡Volveremos!

Ensayo audiovisual para público de pregrado, disponible en la voz del autor, en colección de Josué D. Fernández, con temas musicales editados, más cortos, al pinchar en:

El artículo adosado forma parte de “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata, entrevista y  gotas de humor.  Por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por canal personal de YouTube, o aquí en  www.comunicadorcorporativo.blogspot.com

No deje de leer: ¡Atroz! Al periodista saudí desaparecido lo decapitaron vivo

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído