Connect with us

Opinión

La depresión en los presos políticos

Publicado

on

La depresión - acn
Compartir
  • 5
    Shares

La depresión en los presos políticos: Por Nasbly Kalinina.- “No hay peor castigo para un preso político que el olvido” (Gonzalo Himiob) Son las 3 de la mañana, me he despertado con muchas ganas de llorar sin razón aparente, la soledad en estás cuatro paredes se hace más profunda cuando me siento enferma y el deseo de ver a mi familia me envuelve. Escucho unas gotas de lluvia a través de la ventana y el olor a tierra mojada penetra mi cuerpo como recordándome que soy libre a pesar de la distancia y de que desde hace cuatro años no he podido volver a casa. “Soy libre”, repito en mi mente, mientras mi corazón se siente preso al no poder estar con los seres que más amo.

Hace algunos años sufrí una depresión severa producto de un estrés emocional. En aquel entonces me explicaron los diferentes tipos de depresiones existentes y al parecer la mía se debía a un desequilibrio en los químicos cerebrales y necesitaría tomar una pequeña dosis de antidepresivos para dejar de sentirme triste, lo cual no sonaba del todo mal hasta que me dijeron que sería de por vida.

No podía creerlo, luego de todo lo que había estudiado y de las veces que me había ido de casa cómo era posible que me dijeran que algo estaba mal en mi cerebro. Tenía que ser un error, un gigantesco y macabro error. Para mí, la doctora era una paranoica a quien debía de complacer para la tranquilidad de mi mamá, así que por un tiempo me tomé mi pastilla diaria hasta que me sentí mejor y las dejé. Desafortunadamente, las ganas de llorar volvieron una y otra vez que trataba de abandonarlas, por lo que terminé resignándome a no poder vivir sin ellas.

En el 2014 me vi obligada a emigrar a los Estados Unidos y en los primeros años me tocó vivir varios eventos traumáticos que me hicieron desear la muerte un par de veces al sentir que era la única forma de salir de aquella pesadilla. Por suerte y con la bendición de Dios logré recibir la ayuda médica necesaria y cuando me sentí emocional y psicológicamente estable comencé a estudiar todo lo referente a la depresión hasta dar con una fórmula para dejar los antidepresivos para siempre.

Para la fecha, llevo casi un año sin ellos, aunque no niego que en varias oportunidades me he sentido tentada por el estrés de estar lejos de mi familia y sola en un país donde cada quien vive su vida sin importarle lo que pase con el otro. Me he juramentado como Defensora Activa de los Derechos Humanos de la mano del Foro Penal y desde entonces me he ido involucrando con diferentes presos y familiares de ellos quienes han tocado mi corazón como nadie.

El ayudar a mis semejantes ha estado en mí, creo que desde que nací, y aunque siempre he estado envuelta directa o indirectamente en diferentes organizaciones no gubernamentales ninguna otra me había llenado tanto como el de abogar por los presos políticos. Cuando escuché que Boris Quiñones, un joven médico intentó quitarse la vida, sentí como si una lanza cruzaba mi alma y en un acto de total desesperación al identificarme con el dolor de aquel hermano encabecé una campaña mediática por su liberación con la ayuda del Foro Penal y todo su equipo partiendo desde mis compañeros aquí en Miami hasta Caracas con el apoyo de su director presidente Alfredo Romero quien al apiadarse de mis ruegos aprobó nuestra iniciativa, omitiendo todo el protocolo preliminar, dada la emergencia de aquel muchacho.

Desde aquello han pasado varios meses y con gran gratitud hacia el Foro Penal, sus directores y a todas las personas que se abocaron en este caso celebro que Boris hoy esté excarcelado. Sin embargo, al reflexionar sobre la depresión y los presos políticos, vienen a mi mente personas como Lorent Saleh, Kamel Salame, Luis Alejandro Mogollón, José Alberto Marulanda, Conrado Cifuentes, Ruperto Sánchez, Raúl Baduel, Williams Aguado, Antonio Garbi, Juan David Poletti, Rosa González y el resto de los inocentes que permanecen secuestrados por el régimen únicamente por pensar diferente.

Sueños para protegerlos de la depresión

En la soledad de mi habitación y el frío de la noche mi corazón vuela hacia ellos, se posa en sus camas y cuida sus sueños para protegerlos de la depresión que llega a atacarlos sorpresivamente como una fiera salvaje para robarles toda esperanza al sentirse olvidados. A ellos mi mensaje de amor y por ellos revelo mi historia para que entiendan que aun estando libres podemos ser presa de aquella alimaña.

No hay nada de qué avergonzarnos, somos hijos de Dios, frágiles y sensibles quienes en su momento hemos vivido diferentes grados de sufrimiento que nos han quebrado pero que no nos han vencido, ni lo harán mientras que estemos atentos y listos para defendernos.

En nuestra sociedad la depresión es un tabú y aún en países tan desarrollados como en el que vivo existe un nivel muy alto de personas que luchan día a día contra ella sin decirlo por miedo al desprecio público y así es cuando se ven casos de famosos como Robín Williams y Anthony Bourdain quienes a pesar de tener fama, dinero y amigos en un momento de desolación optaron por el suicidio.

Ni ustedes en esas rejas, ni nadie quien esté haciendo atacado por la depresión, están totalmente solos. Dios siempre está con nosotros y basta con que creamos de verdad para que nos mande un ángel a salvarnos, bien sea a través de la forma de un amigo, un ser querido o hasta un desconocido. Dios nos cuida pero es nuestra decisión aferrarnos a él, mientras los Defensores Activos seguimos unidos y apoyando a sus abogados hasta verlos en libertad, pues como dice el doctor Romero: “No  hay que hacer justicia con propia mano, pero está en nuestras manos que se haga justicia”

#LiberenATODOSlosPresosPolíticos –  @nasbly

No deje de leer: Veppex pidió a Pence protección humanitaria para venezolanos

Comentarios de Facebook

Opinión

Debemos aprender a confiar

Publicado

on

Debemos aprender a confiar - acn
Compartir
  • 1
    Share

Debemos aprender a confiar: Por Lesby Figueredo.- Por lo general debemos aprender confiar en nosotros mismos;  a pesar de las circunstancias que estemos pasando, no debemos ser conformitas;  debemos aprender a luchar con fe y tenacidad para lograr lo que queremos obtener en la vida…

Sabemos que todo no es fácil y eso en muchas ocasiones nos hace perder la confianza  en lo que estamos realizando o vamos a realizar, pero tenemos que ser consciente que  existe una energía del mas allá que siempre nos acompaña y que esa energía nos ayuda a caminar por esta vida con seguridad, solo hay que creer en ella, ya que Todo lo que nos ocurre tiene una razón de ser, todo pasa por algo y somos nosotros los arquitectos de nuestra vida. Debemos aprender a valorar cada cosa que hacemos, y realizarlo con mucha confianza y saber que todo va salir bien. No es fácil pelear con ese enemigo que llevamos dentro de nuestro ser que se llama desconfianza, tenemos que tener fortaleza en nosotros mismo y lograremos vencer  la desconfianza, Si confiamos en lo que vivimos, nuestra actitud estará cargada de fortaleza, de seguridad y de ánimo.

Sin embargo tenemos que ser consciente que no somos perfectos, y que venimos a este mundo  a prender y de la desconfianza también se aprender, aprendemos a creer en nosotros mismo, a ser capaces de llenarnos de energía positivas, desechando los malos pensamientos, solo así tendremos la fortaleza de vencer todos los obstáculos que se nos presenta en la vida. Seamos dignos de confiar en esa energía  que nos abriga a cada segundo de nuestra vida, que solo lleva por nombre Fe.

EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO. Lesby Figueredo, Miembro del Club de Escritores Fuentetaja en España. Autora del Libro: ALAS DE LIBETAD. lesvimariela@gmail.com – @lesvimariela

No deje de leer: El Papá de Guaidó: De piloto comercial a taxista por la pelazón

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído