Connect with us

Opinión

La decisión sobre Rodriguez Zapatero

Publicado

on

Encrucijada económica y política - acn
Compartir
  • 2
    Shares

La decisión sobre Rodríguez Zapatero: Por Leopoldo Puchi.- No ha sido José Luis Rodríguez Zapatero el que ha dividido a la oposición venezolana, sino que la oposición está dividida desde hace ya un tiempo por diferencias sobre la línea política y en particular sobre las vías para acceder al poder. Un sector es partidario de la promoción de un levantamiento militar o de una intervención armada extranjera y otro sector, con distintos matices, se inclina hacia los mecanismos institucionales y la negociación.

Como consecuencia de esas disputas, quienes se oponen a que se exploren acuerdos por medio de conversaciones han escogido como blanco a Rodríguez Zapatero para marcar distancias y fronteras con sus adversarios en el propio campo opositor, de allí las demandas y presiones para que fuese declarado ¨persona no grata¨ y la aprobación reciente en la Asamblea Nacional de una resolución en la que se rechazan sus actividades de facilitación de la negociación en términos que lo descalifican como persona y como político. Por lo demás, habría que señalar que Rodríguez Zapatero no cumplía el papel de arbitro o juez de una disputa, con capacidad de decidir, sino que cumplía la función de poner en contacto a las partes, a las que les correspondía llegar o no acuerdos y conclusiones.

Con la resolución tomada se busca no solo ahondar las fronteras internas y ganar respaldos en las bases más radicalizadas, sino también herir toda posibilidad de que se abran caminos políticos para abordar los problemas de carácter nacional e internacional que están planteados. Se intentaría así evitar que pudiera surgir otra iniciativa de facilitación de encuentros, por lo que la resolución de la mayoría parlamentaria de la oposición tiene un fin disuasivo.

Al mismo tiempo, habría que tomar en consideración el peso que tienen sobre sectores de la oposición los intereses de factores extranjeros que impulsan muchas de sus actuaciones. En este caso, no puede obviarse el duro debate político que tiene lugar en España y el interés partidista de las organizaciones de la derecha española de enfrentar a Rodríguez Zapatero. No es de extrañar que los vasos comunicantes se hayan traducido en solicitudes expresas a la dirigencia de oposición venezolana para que fuese planteada la resolución que se tomó.

Dado el peso interno del sector opositor opuesto a las negociaciones, y teniendo en cuenta las presiones de varios países de la Unión Europea también opuestos a cualquier forma de diálogo, quizás haya que esperar un tiempo para que se concreten las iniciativas del ex senador estadounidense Bob Corker y del ministro de asuntos exteriores de España, Josep Borrell.

Sin embargo, el tiempo apremia y la ampliación de un bloqueo económico traería más penurias  a la población venezolana y alejaría todavía más las posibilidades de un entendimiento político. El sentido común indica entonces que lo más conveniente es retomar las negociaciones y que las partes construyan un esquema de convivencia de mediano y de largo plazo.

No deje de leer: EEUU logra un triunfo parcial en Venezuela tras participación en la OEA

Comentarios de Facebook

Deportes

Turno Final

Publicado

on

Alfonso Saer
Sentidas palabras del "Narrador" don Alfonso Saer.
Compartir
  • 8
    Shares

Me tomé el atrevimiento y sin su permiso, montar este sentido escrito de don Alfonso Saer.  Periodista que conoce las entrañas de Cardenales de Lara, porque lo vio nacer y este viernes desgraciadamente ver de cerca la partida inesperada, asesina y abusiva de Luis Valbuena y José Castillo.

“El Narrador” como se le conoce al insigne periodista deportivo plasmó en este artículo el sentir de la nación deportiva, de sus aficionados larenses, de un país entero que clama a cada segundo por justicia. Su hijo, Alfonso Saer Gómez la colgó vía Twitter:

  TURNO FINAL

Luis y José, jamás voy a olvidar sus dos apariciones de cierre.

La tuya, Castillo, fue de verdad en el epílogo del juego y de la vida. Transmití tu hit en el noveno tramo, cuando sin saberlo, marcabas un adiós a la Caracas que te idolatró. Fue una candente rolata, tan parecida a tu fogoso carácter. El tercer imparable del careo, sexto en dos fechas. Un emergente entró a correr. Te sacaban del juego por estrategia. El destino — creeremos en eso? — te excluiría del mundo terrenal horas más tarde en un suburbio acosado por la delincuencia que reparte odio y destrucción en el país.

Antes, Valbuena, narré la que cerró tu vigorosa estadística en nuestro beisbol. Ocurrió en el segundo inning, como siempre peleando el turno, cuentas elevadas, selección en el plato, dedicación. Leñazo a la derecha y tu celebración habitual en la inicial. Siempre conversaba con mi hijo y le aseveraba: “Si alguien puede llevarnos al campeonato ese es Valbuena”.

Mis piernas temblaron y el pulso se aceleró al bajar del bus y ver dos peloteros de la enseña roja tendidos, inertes, en el asfalto. Ya era madrugada y casi nadie circula por esas carreteras que antes eran de Dios y ahora son pertenencia del espíritu malo. Algunos gritaban los nombres de sus compañeros fallecidos. Todos, sin excepción, sollozaban. Ese instante, Luis y José, tardará en ser erradicado de esta mente que jamás presenció tal escena de incalificable dolor, con gente tan cercana.

Circulan por la memoria de tercera edad ráfagas de bonitos recuerdos, retozos vibrantes. Mi narración del hit 1000 de quien llamaban “el hacha”, y tantos jonrones — siete este año — del zurdo que estremecía los graderíos con sus tablazos ganadores. Cuando escriba el próximo lineup haré una pausa en los turnos del medio y me provocará colocar allí sus nombres, Luis y José. Alguien ocupará esas casillas, ley de vida, pero ustedes nos harán falta, mucha falta.

El alado larense está profundamente herido, pero nunca muerto. Que este dolor severo y agudo se transforme en vigor y decisión en aras de un título que Valbuena pretendió desde la fecha inaugural, y Castillo vino a refrendar con experiencia y aplomo.

Al escribir estas líneas la congoja ahoga mis sentimientos. Imposible evitar una lágrima espesa por cada uno, Luis y José. A ti, Carlos, sobreviviente, ánimo y fuerza. Por algo te protegieron.

Hoy más que nunca quiero que desde el fondo de mi garganta resuene la estremecedora frase “Cardenales campeón”.

Alfonso Saer

ACN/MAS

No deje de leer: ¡Otra que ganó la delincuencia! No fue un accidente fue un vil asesinato

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído