Connect with us

Opinión

La Constitución y Requesens

Publicado

on

La Constituci{on y Requesens - acn
Compartir
  • 2
    Shares

La Constitución y Requesens: Por Luís Velázquez Alvaray.- Ya se sabe que dictadura no respeta Constitución y que es solo un adorno, utilizada como trapo de engaño en su ruidoso camino de fechorías.

El caso Requesens, es la suma de un laberintico proceso violatorio, que se usa como fórmula para asesinar, apresar, destituir, inhabilitar y perseguir toda voz que se atreva a manifestar su desacuerdo.

Después de la violación de la inmunidad parlamentaria, se han sucedido una serie de tropelías a la Carta Magna, que desnudan la tiranía y que llegado el momento, alguien tendrá que actuar para castigar esta crueldad del Chavismo.

En revisión rápida de la Carta Fundamental en este caso, lo que se vislumbran son verdaderas patadas al Estado de derecho. Se han violentado preceptos establecidos en el artículo 19 sobre la obligación del Estado de garantizar los derechos humanos. Del articulo 21 sobre la igualdad ante la ley. De la obligación de los tribunales de garantizar la aplicación de los Tratados y Pactos relativos a los derechos humanos. (Artículo 23).

El 25 que declara nulos todos los actos contra la Constitución y la ley y la responsabilidad en que incurren los funcionarios violadores. Ella alcanza no solo lo penal, sino lo civil y administrativo. Similares obligaciones se desprenden del artículo 29 in commento.

El 43 y 44 sobre la inviolabilidad de la libertad, donde destaca el derecho de la persona detenida a comunicarse con sus familiares y abogados, y estos a ser informados sobre las condiciones en que se encuentra el detenido y el estado del proceso. Ya se cumple un mes y el Diputado permanece incomunicado y solo se sabe que fue torturado, tal como lo señaló el psiquiatra y esbirro del régimen. Igualmente el articulo 46 sobre el derecho de las personas a que se respete su integridad física, psíquica y moral.

El artículo 49 sobre el debido proceso: derecho a la defensa, a ser oído, no permitir la confesión bajo tortura. En este sentido El Tribunal Supremo, los jueces del caso y las autoridades serán responsables personalmente de todas estas violaciones.

El artículo 60 que protege el honor y la reputación de las personas. Ya observamos la masacre moral cometida por Rodríguez, quien además ordenó drogar al Diputado, como se demuestra en otro video que circula por la redes, y que deberá revisar en su momento quien imparta justicia, cuando esta sea restituida.

El deber de acatar y cumplir la Constitución establecido en el artículo 131 es pisoteado todos los días. Este caso es solo un ejemplo. Deberían saber los miembros del poder judicial que han violentado los artículos 334 y 335 que establecen su deber de asegurar la integridad de la Constitución.

Ya corresponderá a una nueva organización institucional castigar estos exabruptos y a ello no escapan los autoridades de cualquier rango, los Jueces y los Magistrados, así como todos los miembros, sin excepción, de la falsa constituyente, que sostienen las tropelías y fusilamientos al Estado de derecho, sin precedentes en la historia de la República.

– Opinion del ex Magistrado del TSJ Dr. Luis Velázquez Alvaray

No deje de leer: Petro devaluación, Petro pobreza

Comentarios de Facebook

Opinión

El camino de la relegitimación de poderes

Publicado

on

El camino de la - acn
Compartir
  • 2
    Shares

El camino de la relegitimación de poderes: Por Leopoldo Puchi.- Quienes se muestran partidarios o propician un camino de intervención militar para Venezuela hacen parte en el plano internacional de sectores muy influyentes y se encuentran ubicados en posiciones de mando en las distintas instancias de poder del denominado mundo occidental. Han tomado la decisión de estimular con mucha fuerza una accion armada en Venezuela. Por esta razón, hay motivos ciertos de inquietud, sin ser alarmistas.

Pero al mismo tiempo habría que considerar que existen factores internacionales muy significativos que se muestran partidarios de una evolución de la situación venezolana basada en los mecanismos pacíficos de la alternancia electoral. Y aunque es a los propios venezolanos y a sus distintos grupos dirigentes a quienes corresponde la tarea de construir ese camino, debe considerarse como una valiosa ayuda el soporte que puedan brindar gobiernos amigos y organizaciones especializadas para facilitar el proceso de encuentro entre las partes enfrentadas.

Ahora bien, lo que resulta incomprensible y contradictorio es que los factores internos favorables a esta opción no hayan, luego del proceso comicial de mayo, esbozado propuestas que permitan despejar con realismo esa opción de la vía electoral. Por lo general, se escuchan pronunciamientos indirectos, sin precisión o basados en interrogantes.

No hay una decisión clara sobre la incorporación a un esquema de negociaciones, que ni se rechaza ni se admite. Y, como se sabe, sin negociación no hay camino electoral. Por otra parte, tampoco hay una definición sobre cual es el sendero planteado para la participación en elecciones. Tan solo la formula de elecciones libres,  que tiene fuerza conceptual pero es vaga a la hora de dar pasos concretos.

De manera que habría que pasar de las formulaciones abstractas sobre el camino pacifico, democrático y electoral y sobre elecciones libres a diseños específicos de propuestas con posibilidades verdaderas de materializarse. Quedarse en generalidades conduce a mantener el juego trancado.

En la actualidad, el rumbo que luce con mayores probabilidades de concretarse es el de las elecciones de relegitimación que tendrían lugar luego de aprobada la reforma constitucional que esta en curso en la Asamblea Constituyente. Se elegiría el año entrante un nuevo presidente, un nuevo parlamento y los cargos regionales y municipales. La otra opción, también derivada de los cambios en la Constitución que podrían tener lugar, es la de la reducción del periodo a cuatro años con posibilidad de una sola reelección. En este caso, la próximas presidenciales serian para 2022.

Estas dos opciones son las que se presentan con viabilidad para un cambio de gobierno, distintas a un alzamiento militar o a una intervención extranjera. Si se quiere un camino electoral habría que trabajar en ellas con empeño. Establecer compromisos que las hagan viables y competitivas. Es ineludible, por lo tanto, que se realicen conversaciones y se emprendan negociaciones.

No deje de leer: Caos caraqueño tras falla en uno de los trenes del metro

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído