Connect with us

Opinión

La juez que oculta su identidad

Publicado

on

juez - acn
Compartir
  • 6
    Shares

La juez que oculta su identidad: Por Félix Francisco Bertomolde.- – Es Yris, con Y griega. Me respondió mi amiga, funcionaria del Poder Judicial que pidió mantenerse en el anonimato; escribió ese nombre para que yo viera la diferencia, eso fue después de preguntarle por Iris Araujo Francés. Me explicó que en sus inicios como Juez quedó mal con unos delincuentes que les cuadró un PTJ; en aquel tiempo ocasionó un mal entendido que por poco le cuesta el puesto y desde entonces escribe su nombre con i latina.

– En las sentencias nunca coloca su número de cédula y se identifica con un nombre incorrecto; es algo curioso, no debería hacerlo, pero no le dicen nada porque desde que llegó al palacio; siempre ha estado palanqueada -acotó la funcionaria-.

Hablamos de Yris Jeanette Araujo Francés, de 53 años de edad, oriunda de Villa de Cura, Estado Aragua; tiene un hijo y dos hermanos, Franklin Javier y Marcos José, que es Chef de Cocina y Director del Instituto de Capacitación Gastronómica La New Cuisine, que funciona en la casa materna de ellos. Tiene poco más de 9 años de servicio en el Poder Judicial y habría entrado por padrinazgo político; así fue reseñado en la prensa nacional. Ingresó a la Dirección Ejecutiva de la Magistratura el 18 de agosto de 2009, tenía 45 años de edad, estaba como fuera de lote sin embargo la metieron.

El 2011 la designaron para cubrir faltas temporales de Jueces; y en abril de 2013 la juramentaron como jueza provisoria en el Tribunal Segundo de Juicio con sede en Maracay; donde 17 meses después dio inició al juicio de un caso emblemático de la opresión chavista y condenó a dos jóvenes estudiantes a 8 años de prisión; tan sólo por manifestar, algo que Francis Cabrera su panita de la UPEL nunca ha podido entender; porque uno de esos muchachos era su compañero de estudios. Así fue como se hizo una celebridad nacional, recibiendo calificativos subidos de tono; La verduga, Jurista del Horror, Esbirra, entre otros que forman parte de una impresión; que no se aleja mucho de la generada por ella en delincuentes comunes; pero con otros remoquetes que por respeto a su condición de dama suprimiré.

Juez recusada por vinculación con un policía

– Hace poco -prosigue mi amiga-, un señor de nombre Jimmy Duque la recusó, alegando que estaba vinculada a un funcionario del CICPC; con fama de mal policía, llamado Martín Torrealba, él y el fiscal Manuel Trinidad Gómez; que nunca viene a los tribunales, al parecer le montaron un expediente falso; y esta Juez sabiendo eso le dictó la privativa, pero antes tengo entendido que lo mandó a detener en condiciones irregulares; según Torrealba sacó a Duque de su casa a punta de pistola y sin orden judicial.

El comentario de la amiga se extendió describiéndome un entramado de relaciones dentro y fuera del Palacio de Justicia; el alguacil Juan Carlos Vásquez, Jesús Pineda, Dorita Freites, Nelly Camacho y Jorge Ray o Rey, serían algunos de los funcionarios judiciales encargados de arreglar componendas con detenidos; imputados o acusados, para todos hay una solución. En eso también contaría con la ayuda de abogados tales como Luis Possamai (que también fue juez), Joffre Pereira, Lilian Martínez, Alfredo Batista y un tal Jesús.

Acusada por dos supuestos homicidas

Igualmente me habló del caso donde dos supuestos homicidas; Danny Rodríguez Morales y David Julio Perozo; la acusaron de violación flagrante al derecho a la defensa y al debido proceso; pidiendo la nulidad del Juicio Oral y Público llevado a cabo por su Tribunal. Resulta que los presuntos criminales tenían razón, no exageraron cuando alegaron que ella había tenido una conducta violatoria de sus derechos; porque declararon la nulidad y le ordenaron a esta Juez la celebración de un nuevo juicio oral y público.

Yris Jeanette Araujo Francés ha condenado a muchos en Aragua sabiendo que son inocentes; y ha exculpado a muchos más sabiendo que son culpables; las violaciones de las garantías judiciales por parte de ella y los nexos poco honorables que tendría restan pulcritud a su desempeño como Juez de la República; algo que su amiga de infancia Elba Teneffe dijo que era mentira; es lógica su reacción pues ignora los alcances del proceder incorrecto característico en la mujer que vio labrarse un camino en la vida con un sinfín de privaciones; sólo que con la revolución bonita en el camino se torció y ahora las privaciones las pone o quita ella y de manera indebida.

ACN/@memientanchico

No deje de leer:“Todos lo saben” inaugura Festival de Cannes 2018

Comentarios de Facebook

Opinión

¿Latinos flemáticos?

Publicado

on

latinos flematicos - acn
Compartir
  • 4
    Shares

¿Latinos flemáticos?: Por Josué D. Fernández.- Muy atrás quedó la hora de hombres, y de muchas mujeres, latinoamericanos por excelencia, que sirvieron de patrón para identificar la vorágine a principios del siglo XX, entendida como la “pasión desenfrenada” según la cartilla regidora de la lengua española. Claramente, todo lo opuesto al ser flemático e imperturbable.

La actriz mexicana María Félix encarnaría a una de esas indomables mujeres, hace 75 años, en la película Doña Bárbara.  Testimonios clave de la vorágine también perdurarían en las obras del colombiano José Eustasio Rivera (1889-1928), “La Vorágine” de 1924; Doña Bárbara (1929), del venezolano Rómulo Gallegos (1884-1969), y Don Segundo Sombra (1929), del argentino Ricardo Güiraldes (1886-1927).  De la que sería temeraria y típica estirpe, de los últimos sobrevivientes de ficción se nombrarían a Justo Brito y Juan Tabares, “dos hombres de pelo en pecho como no pare otra madre”, quienes merecerían el repudio de Hugo Chávez acusados de “drogados,  borrachos, de machismo…”. Quizás una, de las últimas frases chavistas, para decir lo opuesto a lo que rondaba su cabeza, y a seis meses de su muerte, tal vez en busca de redención fuera de tiempo.

El tema del “hombre nuevo”, gastado cliché de las revoluciones comunistas,  término del que se desprendieron días atrás en la Constitución Cubana, pero destinada de manera invariable al control social, vendría al caso con la censura a Justo Brito y Juan Tabares, porque revelaría la promoción oficial abierta y descarada de la requerida sumisión del pueblo, forzada condición flemática conveniente al régimen, para imponer la esclavitud Siglo XXI.

Ampliaciones de los lamentables estragos se conocieron esta semana en el  Índice Global de Esclavitud 2018, de la Walk Free Foundation de Australia, donde se define la esclavitud como una “situación de explotación a la que una persona no puede negarse debido a amenazas, violencia, coerción, abuso de poder o engaño”.

En el “Índice Global de Esclavitud 2018 se cuenta que  174.000 personas sufren esa situación en territorio venezolano con una tasa de 5,6 por cada 1.000 habitantes. Proporción similar a la de Haití, donde unas 59.000 personas serían víctimas de dicho flagelo. A las incidencias de esclavitud moderna, también se suman República Dominicana, Cuba y Honduras, a pesar de que sus números no alcanzan las cifras de Venezuela”.

Ahora habría que decirle adiós al mito de  Justo Brito y Juan Tabares, o de Florentino que no se amilanó ni con el propio diablo, aunque ellos cobrarían supuestamente vida temporal con la explosión popular o sacudón conocido con el nombre de “caracazo”, del 27 de febrero al 8 de marzo de 1989. Sin muchos respiros en las condiciones peores de la actualidad, va en son nostálgico el poema de los dos personajes de pelo en pecho, como se le escuchó al “Tricolor de Venezuela”, Víctor Morillo,  fallecido en 2016. De la increíble e inducida “flema latina”, siguen comentarios luego…

Lo cierto es que por selección natural, exterminios de clases, o disuasión a la fuerza desde distintos flancos, por cansancio o vejez, resulta evidente la aniquilación de los seres dispuestos a jugarse la vida por desaires o percibidas ofensas, en el país gobernado por Nicolás Maduro que no solo se destaca por ser la nación con la inflación más alta del mundo y los salarios más bajos de la región, sino igualmente por ser uno de los que mantiene en vigencia la esclavitud.

Parece que una emergente corriente de latinos flemáticos anti natura se habría instalado en el territorio bolivariano, donde se hace visible la tolerancia e imperturbabilidad por la falta continuada de luz, de servicios telefónicos y de conexiones a Internet por robos de cables e incapacidad para detener actos de vandalismo, y a lo que hay que añadir la proliferación de moscas y demás transmisores de enfermedades en las calles que sufren por semanas el abandono de la basura urbana sin recolección, y se agravan epidemias por falta de medicinas y alimentación deficitaria.  Los latinos flemáticos sí tendrían a su cargo a otros gobiernos de la zona, entre ellos Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Uruguay en veremos, y el añadido reciente de México, quienes prefieren lavarse las manos ante la tremenda crisis humanitaria que envuelve a Venezuela.

De década anterior a la del furor de la película Doña Barbara, en Europa se escuchaba “No hay novedad”, en España en respuesta a la señora Baronesa; y en Francia a la “Tout va trés bien Mme. la Marquise”, reproducida de seguida en versión española de la radio orquesta Topolino. Chao.

Audio completo del suplemento “Experiencias Mayores”, en la voz del autor, Josué D. Fernández –  https://youtu.be/_ioTOlf-mVw

El artículo adosado forma parte de “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata, entrevista y  gotas de humor.  Por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por canal personal de YouTube, o aquí en  www.comunicadorcorporativo.blogspot.com

No deje de leer: Lo mataron por intervenir en una pelea entre dos mujeres

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído