@JacmibelRosas La Mamá Guapa y Apoyada

@JacmibelRosas La Mamá Guapa y Apoyada

Artículo de @mauxi1: Nicolás.. ¿Después de ti.. qué?
Artículo de @Joseluis5571: Bolsillos pegados al espinazo
Artículo de @JaSanchez1145: La violencia es el arma de los que no tienen razón

Saludos queridos amigos. Les doy la bienvenida a esta nueva columna que es un proyecto que tenía entre mis pendientes desde hace un buen tiempo y que había detenido por tantas ocupaciones, pero que el amor me dio la oportunidad de darle forma finalmente y así plasmar en varias líneas esta etapa que ahora disfruto y me hace descubrir una parte de mí que me gusta mucho. ¿Qué me llevó a decidirme? Una situación que viví hace poco que me hizo entender que la vida es una sola.

Soy madre primeriza y en mi trabajo me dicen “La mamá Guapa y apoyada”. Y ustedes se preguntarán ¿Por qué? ¿Acaso estará muy buenota? Pues le cuento que: ¡No tiene nada que ver con eso! A cuatro meses de ese día en el que por fin conocí a mi princesa, todavía me queda un cuerpo con curvas marcadas que dejó la etapa más hermosa de mi vida y aunque no puedo decir que soy de esas mujeres de metabolismo privilegiado que no engordan durante el embarazo fue una etapa que disfruté muchísimo, sin mareos, sin vómitos y pocos antojos, que me deja además de una muñeca hermosa de ojos vivaces, una creatividad excelente a la hora de vestirme y combinar prendas, porque por ahora los jeans no son opción por mis caderas anchas.

Retomando lo del nombre, es un excelente título para contarles como es el día a día de una mujer que trabaja y que es mamá, entre ser una madre todo terreno y continuar con su profesión. Yo, por ejemplo, soy periodista, locutora, con algunas otras ocupaciones y además soy esposa. Si me preguntan cómo combino todo, ni yo misma lo sé, quizás si soy bien “guapa”, por ser una guerrera de la vida ante las circunstancias. Y es que como dicen por allí hoy en día, “la masa no está para bollo” y creo que, en la actualidad, la mayoría de las mamás debemos ser así: Guapas, exitosas y versátiles.

Ser una “mamá guapa y apoyada”, va en contra de ese concepto de la madre con ojeras, va más de la mano con nunca dejar de ser coqueta pese a que la maternidad te robe horas de sueño. Se relaciona con esa empoderada mujer venezolana que puede combinar muchísimas cosas al mismo tiempo, las madres que trabajamos debemos combinar la faceta de ser mujer, madre y profesional, sin fallar en el intento.

Para mí, por ejemplo, ser madre fue algo sorpresivo, pero desde el primer momento me hizo muy feliz. Nunca imaginé que luego disfrutaría tanto mi rol de embarazada, hasta el punto de crear una sección en mi programa de radio dedicada a las madres llamada así “LA MAMÁ GUAPA Y APOYADA”, donde daba tips a la audiencia que a su vez yo memorizaba, para aprender un poco más de ese rol, del cual no estaba segura si haría bien o si estaba preparada.

Así todos los lunes iba aprendiendo, preparándome, disfrutando cada etapa, cada momento y cada emoción, porque sin duda el ser madre requiere de una gran preparación interna, psicológica y física. Hoy por hoy, les digo que aprendí y lo que realmente me hace cada día más fuerte, es verme reflejada en los hermosos ojos de mi hija; desde que me descubrí en su mirada, puedo ser la más invencible del planeta. ¡Qué amor tan grande el que te da un hijo! Son etapas, momentos, instantes, que ya iremos describiendo.

De esta manera me despido hasta el próximo lunes en el que sigamos descubriendo juntas, como ser una “Mamá Guapa y Apoyada”.

¡Y recuerden! La vida será tan fácil como tú la hagas.

Hasta un próximo biberón.

Jacmibel Rosas

Mamá Guapa y Apoyada.

Comentarios