Connect with us

Opinión

Invitado tóxico

Publicado

on

Invitado tóxico - acn
Compartir
  • 3
    Shares

Invitado tóxico: Por Luis Velázquez Alvaray.-  El invitado tóxico que es Maduro, a la toma de posesión del nuevo Presidente Mexicano, lleva consigo una poderosa carga; los crímenes que arrastra tras desastrosa gestión, de lesa humanidad, de Hitleriana actividad y pasmosa sangre fría; es el carnicero inmisericorde de un país.  Ningún demócrata podrá mirarle a los ojos.

El invitado tóxico que es Maduro, ha generado la crisis económica más profunda de América latina. Una hiperinflación que ya es imposible visualizar en las calculadoras  conocidas hasta ahora; un éxodo de tres millones de personas que desesperados huyen de la hambruna y de la miseria,  generada por  este “colectivo”, puesto allí por Cuba, para terminar la tarea colonizadora, forjada por el sátrapa mayor, Hugo Chávez, antes de marcharse a las pailas oscuras. Ningún estadista decente podrá mirarle a los ojos.

El invitado tóxico que es Maduro, acabó con una industria petrolera prospera, que fue endeudada y desmantelada, tanto en su potencial humano, como su valiosa infraestructura, convirtiéndola en un pellejo, arruinando así a la mayoría de la población; Chávez y Maduro no les bastó acabar con PDVSA; avanzaron como rinocerontes en vidriera, quebrando totalmente la estructura productiva, ahuyentando las inversiones, creando desequilibrios sociales nunca vistos, e impulsando la ilegalidad en todos los estamentos del gobierno, hasta convertir aquello en una poderosa estructura del crimen organizado. Ni en México u otro sitio del planeta, nadie que crea en la libertad podrá mirarle a los ojos.

El invitado tóxico que es Maduro, está acusado ante la Corte Penal Internacional por numerosas ejecuciones extrajudiciales , arrestos arbitrarios de civiles y militares, tortura a estos detenidos, hasta el colmo de asesinar a dirigentes políticos, estudiantes. Cuerpos represivos tenebrosos como el Sebin. Estrangulamiento de los partidos democráticos. Prisión a líderes por oponerse al régimen (Leopoldo López, Requesens).  Cárcel, exilio y linchamiento moral (Ledezma) persecución a muerte (Borges). Amenazas y golpizas de paramilitares (María Corina),amenazas públicas (Andrés Velásquez y Américo De Grazia),por denunciar el saqueo del arco minero y llevarse el oro para Turquía; en fin, un largo camino de fechorías, de un hombre sin escrúpulos, caníbal peligroso, formado en la más peligrosa de las escuelas de la bestialidad: la cubana. Ningún estadista que crea en la soberanía popular, podrá mirarle a los ojos.

La decisión de México de invitarle es responsabilidad exclusiva de ese país, pero no es un buen augurio para la democracia mundial. El invitado Tóxico que es Maduro, llegará a Ciudad de México, con una mochila cargada de cadáveres, de destrucción total de un país, de chips terroristas que solo alumbran guerra en el horizonte.

No deje de leer:78,5% de la población quiere que Maduro salga del gobierno

Comentarios de Facebook

Opinión

Un solo equipo por la niñez

Publicado

on

Un solo equipo - acn
Compartir
  • 3
    Shares

Un solo equipo por la niñez: Por Rafael Ramírez Mesec.- Cada 20 de noviembre, cuando se celebra el Día Mundial de los Niños, en UNICEF queremos que suenen las voces de niños, niñas y adolescentes, unidas a las voces de adultos y entidades de todos los sectores, incluidos todos los que integramos esta organización, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. Buscamos formas para llamar la atención sobre los desafíos que enfrenta la niñez más vulnerable, para que sean los propios niños quienes nos cuenten sus opiniones sobre las cosas que les afectan, y para lanzar nuestro llamado a que nos unamos como un solo equipo para avanzar en las soluciones que la niñez y la adolescencia requieren con urgencia.

Los eternos rivales del béisbol venezolano, Navegantes del Magallanes y Leones de Caracas, vieron con claridad que todos podemos dejar de lado nuestras diferencias cuando miramos hacia los niños. Por eso, el partido que los enfrenta mañana estará dedicado a este Día Mundial de los Niños, en un gesto que resume que la niñez es cosa de todos y podemos formar ese equipo único, sin importar nuestros colores, para trabajar por el objetivo común que es el bienestar y el desarrollo de cada niño y cada niña.

No es solo un objetivo universal, de países, comunidades u organizaciones, es también el deseo de ellos, los niños. Para este 20 de noviembre, con nuestros aliados de El Sistema y Fe y Alegría, preguntamos a aproximadamente 150 niños cuáles eran sus deseos. Y nos dijeron. “Deseo que todos los niños tengan un techo donde vivir”, “las autoridades deben protegernos del uso de drogas”, “deseo que los niños de cáncer se curen, que tengan educación, familia y amor”, “nadie puede obligarnos a hacer trabajos que afecten nuestra salud, desarrollo y educación”, “que todos los niños tengan comida”, “deseo que no haya maltrato a ningún niño”. Estos son algunos de los deseos que llevaron hasta nuestra oficina.

En UNICEF sabemos que estos son también deseos en los que el país está poniendo grandes esfuerzos desde todos los sectores, logrando mitigar efectos de la crisis que nos afecta. Y es para UNICEF un privilegio y un deber estar apoyando esos esfuerzos a través de sus aliados en los poderes públicos, la sociedad civil y otros sectores. Sin embargo, todos podemos hacer más. La experiencia de UNICEF, contribuyendo con la niñez en todas las crisis del mundo y de todo tipo desde la Segunda Guerra Mundial, nos ha demostrado que solo trabajando juntos se pueden lograr los mejores resultados.

Es por ello que, en este Día Mundial de los Niños, renovamos nuestro llamado a la coordinación de todos los sectores para formar un solo equipo con su horizonte puesto en cumplir los deseos de los niños. Juntos, podemos ganar cualquier partido para la niñez.

*Artículo escrito por el Representante de UNICEF en Venezuela, Rafael Ramírez Mesec

No deje de leer: Las 10 celebridades que todas las chicas imitan

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído