Connect with us

Sucesos

Indígenas enfurecidos decapitaron y castraron a 5 hombres en una finca

Publicado

on

Indigenas acn
Compartir
  • 4
    Shares

Un grupo de indígenas decapitó, desmembró y cortó los genitales a cinco trabajadores de una finca en Apure.

La masacre tuvo lugar tras una sucesión de hechos ocurridos en hato Tierra Grata, ubicado en el sector Capanaparo de la entidad apureña. La matanza culminó luego de enfrentamientos que sostuvieron los indígenas con los trabajadores del predio agrícola.

Las versiones policiales señalan que las refriegas ocurrieron el pasado viernes. Al parecer en esa ocasión cerca de veinte indígenas ingresaron a la finca con la intención de matar algunas reses y apoderarse de la carne.

Sin embargo, los trabajadores del hato sorprendieron a los incursores, miembros de la etnia guajibos. A tiros los dispersaron, pero los proyectiles acabaron con la vida de algunos indígenas mientras que otros resultaron heridos.

Indígenas en fuga

Horas después una veintena de guajibos regresó para ejecutar su venganza. Provistos con machetes, cerbatanas envenenadas y armas de fuego se enfrentaron a los empleados de la finca.

Funcionarios policiales sostienen que los indígenas sometieron a los empleados de la unidad de producción. Algunos lograron correr para ponerse a salvo, pero cinco de ellos no contaron con la misma suerte. Testigos señalan que los indígenas torturaron a sus víctimas.

Antes de partir a sus reservas decapitaron y castraron a cinco hombres. Las autoridades localizaron cabezas, extremidades y genitales esparcidos por el lugar. Los homicidas se llevaron los cadáveres de los fallecidos para proveerles los funerales que establecen sus costumbres.

Funcionarios de la policía científica acudieron con temor al lugar donde se ejecutó la carnicería. Realizaron una inspección en el sitio y ordenaron levantar los cadáveres. Los investigadores desconocen el paradero de los indígenas. Estiman que deben haberse internado en la espesa selva apureña.

Los robos de reses se han hecho habituales en la zona. La mayor dificultad para esclarecer la masacre reside en que los autores carecen de cédula de identidad. Habitan esas tierras desde tiempos ancestrales.

No dejes de leer: Preso alcalde chavista por asesinato a golpes de un joven

Comentarios de Facebook

Sucesos

Policía colombiana apresó falso fraile por explotación sexual a 7 venezolanos

Publicado

on

Fraile - acn
Foto: @arangosport/aldía.co
Compartir
  • 2
    Shares

Un falso fraile que explotaba sexualmente a siete venezolanos en Colombia lo atrapó la justicia. La denuncia de un joven abusado fue clave para que las autoridades colombianas detuvieran  al sujeto.

Al explotador lo identificaron como como José Luis Aduen Uribe, oriundo de Sincelejo, Colombia. Lo apresaron en una vivienda del barrio Los Andes, Barranquilla.

Una de las víctimas acudió hace unos días al Comando de Acción Inmediata (CAI) de la Policía de Colombia, luego de escapar de una casa en la que, según él, Aduen Uribe lo mantenía junto con otros compatriotas para que trabajaran en el negocio del sexo por webcam.

Según la denuncia, a las siete venezolanos que compartían piso con el supuesto fraile, de 46 años, les habían ofrecido un tentador contrato para mostrarse desnudos frente a una cámara,y además, teniendo relaciones sexuales. Sin embargo, el pago convenido con Aduen Uribe no se habría efectuado.

Una víctima denunció al fraile

Por esa razón, el joven decidió escapar de la vivienda en la que, según él, el supuesto fraile franciscano lo tenía “encerrado”.

“Este señor nos pagaba el 50 % de lo que produjéramos. Es decir de los $70 mil diarios que hacíamos, la mitad para él y la otra para nosotros”, relató una de las víctimas.

El supuesto fraile les cobraba además $4 mil diarios de arriendo, para dormir en el mismo lugar. Eso sumado a $3 mil de desayuno, $5 mil de almuerzo y $5 mil de comida, es decir $17 mil diarios de los $35 mil pactados por el trabajo virtual.

Al falso religioso lo presentaron en  Fiscalía ante un juez de control de garantías por el delito de constreñimiento a la prostitución.

En las diligencias preliminares, el ente investigador entregó detalles sobre cómo José Luis Aduen Uribe y otras cuatro personas más manejaban el negocio del sexo por webcam que les dejaba al menos 50 millones de pesos mensuales.

En las audiencias también trascendieron testimonios relacionados con las víctimas. Una de estas, según lo expuesto por la autoridad, dijo que el supuesto fraile lo obligaba a estimularse los órganos genitales “ocho veces al día frente a una cámara”.

ACN/El Heraldo

También puedes leer: Un policía vengador anónimo acabó con seis choros en un rancho

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído