Connect with us

Opinión

Holodomor: de Ucrania a Venezuela

Publicado

on

Las turbas nicaraguenses - acn
Compartir
  • 8
    Shares

Holodomor: de Ucrania a Venezuela: Por Luis Velázquez Alvaray.- El “holodomor”, tragedia ordenada por Stalin. Consistió en matar de hambre a millones de Ucranianos. Fue en el año 1932, cuando las autoridades soviéticas tomaron medidas para impedir la producción, requisar lo que se sembraba. La tarea se encomendaba a grupos idénticos a los paramilitares Chavistas, que registraban los hogares, robaban las haciendas, destruían lo que conseguían a su paso, con la deliberada intención que la gente no tuviera nada que comer y solo podían hacerlo los que se plegaban al comunismo

El objetivo de Stalín era tomar las propiedades, generalmente pequeñas granjas, expropiarlas y entregarlas al burocratismo estatal.

Esa colectivización del tirano soviético, fue realizada a la par de un proceso de represión, que arrestaba, ejecutaba a miles de personas, sin que mediara compasión alguna. Mucho menos respeto a la ley y la Constitución, a pesar de estructurarse a su medida. Para los dictadores no hay norma que los satisfaga.

Los tiempos históricos terminan pareciéndose. Nuestro Stalín tropical ha conformado un nuevo “holodomor”, es decir, políticas para “matar de hambre” a la población, que mayoritariamente le repudia.

La virulencia con la que el déspota del siglo XXI actúa, son calcadas de aquella masacre contra el pueblo Ucraniano. El carnet de la patria para poder satisfacer necesidades básicas, es el mismo de la hoz y el martillo. Los fusiles de fabricación Rusa, son los que empuñaban los colectivos soviéticos, bajo los procedimientos de guerra contra el pueblo. Hoy se practica en Venezuela, Nicaragua y obviamente Cuba, cuya nomenclatura ordena como si se tratara del viejo Kremlin,

El miedo y el odio de la tiranía, ha generado persecuciones masivas, torturas, y el éxodo, última esperanza para salir del “holodomor” Venezolano.

Se repiten escenas Dantescas. Familias que no tienen ni donde enterrar a sus muertos. Un país agonizando de inanición, soportando tan gigantesca farsa, que tiene el cinismo de ir a guasearse a la ONU, a chasquear mentiras, a cachifollar en la cara una audiencia planetaria. A reírse del mundo y anunciarle que caminó 46 cuadras por las calles de Nueva York, cuando antes proclamaba que el imperio lo esperaba para matarle. Sería bueno que caminara esas 46 cuadras por cualquier ciudad de Venezuela.

Las requisas del régimen, son las mismas que el comunismo Soviético practicaba bajo la denominada “ley de las espigas”, decretada en 1932, sin ninguna legitimidad, como las que aplica la falsa constituyente para subyugar a los Venezolanos.

En Ucrania se llamaban destacamentos de la dirección política del Estado, en Venezuela se denominan comités locales de abastecimiento y producción, GPU allá, CLAP Aquí. Son incontables los niños y ancianos con desnutrición severa. El Stalin de allá lo negaba, el de aquí también. Cantidades de personas escarban en los basureros buscando que comer. 1932 allá, 2018 aquí. Allá y aquí, la idea es que la gente no tenga fuerzas ni ganas. Dominación por la subsistencia.

No hay comida, ni medicamentos: es el holocausto. No hay donde trabajar. En 2016 se calcula murieron 12 mil niños, aunque las cifras son un enigma. En Ucrania todavía no se sabe cuántos fallecieron en aquel genocidio. En Venezuela nunca se sabrá tampoco. Los cuerpos élites se encargan de tapar todo este “holodomor”. Se suman las epidemias sin control, el bandidaje rojo asesinando a mansalva.

Los métodos para la tortura vienen de esa inhumana escuela: inocentes en celdas, desnudos, golpeados y drogados, como el reciente caso del Diputado Requesens. Militares desaparecidos porque se sospecha de ellos. Secuestros de familiares para atormentar a los presos. Inhabilitación y exilio al que no repita el catecismo del rudimentario déspota.

Ese horror del siglo XX, se repite. Ojala la Corte Penal Internacional acelere el proceso, para que estos salvajes autócratas terminen pagando tanta muerte y desolación.

No deje de leer: La Constitución y Requesens

Comentarios de Facebook

Opinión

Presos políticos y la usurpación

Publicado

on

Presos políticos -acn
Compartir
  • 1
    Share

Presos políticos y la usurpación:  Por José Luis Centeno S.-  Si alguien sabe de usurpación son los presos políticos. El fraude procesal, hurtar la presunción de inocencia, robar años y perspectivas de vida o quitar la vida misma, en suma, escamotear derechos y garantías, son vulgares modalidades de usurpación que sufren a diario los procesados o condenados por motivaciones políticas.

Con la usurpación, la tendencia es a contar los presos políticos por miles, incluidos niños y niñas, existiendo el riesgo de muertes viles entre ellos, resultado de la profundización de la persecución sistemática en Venezuela, esta vez, simplemente por ejercer el derecho legítimo de manifestar. Nunca antes habíamos llegado a estos extremos. Por tanto, es lógico preocuparse, los presos políticos no escapan al instinto homicida manifiesto impidiendo el ingreso de ayuda humanitaria.

Muchos dicen que con el cese de la usurpación, con el gobierno de transición, viene por añadidura la libertad de los presos políticos, mientras eso ocurre siguen sufriendo atropellos, y por cada día que pasa un preso político en una cárcel venezolana, va teniendo traumas físicos y psicológicos de los cuales jamás va a poder recuperarse, ni porque tenga al mejor terapeuta del mundo. Lo que sufren es terrible, especialmente los militares, de los que poco se habla porque los familiares temen graves desenlaces si lo hacen.

No sólo sufren o padecen torturas psicológicas los presos políticos, también sus familiares, calculando que cada preso político tenga un núcleo familiar mínimo de cinco personas, sin contar tíos, hermanos, primos, amigos, gente igualmente perseguida, son aproximadamente seis mil venezolanos que están siendo torturados psicológicamente a diario con la aprehensión y encarcelamiento por causas políticas.

Bajo usurpación todos los alegatos a favor de los presos políticos, víctimas de la saña revolucionaria, serán válidos en razón de un sistema penal acusatorio convertido en sistema inquisitivo, con el agravante de la corrupción, la negligencia y la metástasis de la inobservancia del Derecho acotada acertadamente por el Dr. Jesús González. Parafraseando a Enrique Aristeguieta, el régimen nunca ha tratado a los presos políticos como adversarios, “sino como enemigos despreciables”.

He podido constatar las torturas y otras calamidades que pasan nuestros presos políticos, con los usurpadores no solo se repiten, van en aumento, cada vez más perversas, satánicas, sería lo apropiado, “el nivel de inventiva de estos demonios es bárbaro… existiendo evidencias de torturas a militares, niños, jóvenes, mujeres y adultos mayores… torturados como en tiempos medievales…”

De la misma forma, soy testigo de cómo los presos políticos con su fortaleza y entereza logran contrarrestar los efectos que buscan producir esas aberraciones en la sociedad venezolana. Es por todo ello que considero imprescindible incluir en la Agenda del Presidente Interino Juan Guaidó la liberación inmediata de todos los encarcelados por sus pensamientos políticos.

Estoy consciente, lo primero es salir del usurpador, a la par, impedir que siga matando o dejando morir a los presos políticos, en el contexto de un genocidio contendido poniendo el énfasis en el ingreso de la ayuda humanitaria, toda vez que la vida de cada uno de ellos y la de sus familiares es tan importante como la de quienes están en riesgo de morir por falta de alimentos o medicinas.

jolcesal@hotmail.com – @jolcesal – jocens@gmail.com -@jolcesal

No deje de leer: Tuberculosis en penal de Tocuyito lleva 10 muertos

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído