Connect with us

Sucesos

A golpes matan un preso en los calabozos del Cicpc Propatria

Publicado

on

A golpes matan un preso - acn
Los otros privados lo agredieron tras conocer el motivo de su detención. (Foto: Redes)
Compartir
  • 2
    Shares

A golpes matan un preso en los calabozos del Cicpc Propatria.  A la víctima la identificaron como Víctor Gil, de 54 años. Lo detuvieron por presunta agresión sexual a menores.

Los otros presos se enteraron del motivo de su detención y lo asesinaron a golpes. El homicidio ocurrió en un calabozo de la Subdelegación de la policía científica del Oeste, en Propatria.

Gil, de profesión Contador, estaba en situación de calle desde hacía aproximadamente ocho años. Lo ingresaron a esa dependencia el sábado de la semana pasada.

Al día siguiente, el domingo, los otros privados lo agredieron brutalmente tras conocer el motivo de su detención, sostuvo la fuente policial.

Los funcionarios de guardia se percataron de lo ocurrido y se acercaron a las celdas. Lo llevaron al Hospital de Los Magallanes de Catia, donde murió. La autopsia reveló que uno de los golpes que recibió en el pecho le ocasionó la muerte.

Familiares de Víctor Gil se enteraron que el cadáver estaba en la morgue y lo fueron a retirar.

Trascendió, que cuando el contador llegó a la Subdelegación estaba golpeado por otras personas, debido a que lo señalaron de violencia sexual contra niños.

Cuando los funcionarios lo dejaron en el calabozo, los demás presos lo atacaron por la presunta agresión sexual a menores.

No obstante, las pesquisas de los detectives determinaron que Víctor Gil  no estuvo involucrado en ninguna agresión sexual a niños.

Extraoficialmente se conoció, que los calabozos que sirven para detención preventiva del Cicpc Subdelegación Propatria rebosó su capacidad; para el momento cuenta con 24 privados de libertad.

Los parientes de Gil desconocen los motivos por los cuales él cayó en situación de calle. Estuvo casado y se separó de su esposa. También era reservista de la Infantería de Marina Bolivariana y era padre de una hija.

ACN/El Nacional

Comentarios de Facebook

Sucesos

Raspachines: El trabajo de moda de los venezolanos en Colombia

Publicado

on

Raspachines acn
Compartir
  • 9
    Shares

La migración de desesperados venezolanos que llegan a Colombia permite a los narcotraficantes contratarlos para laborar como raspachines en los sembradíos de coca.

En los cultivos ilícitos del Catatumbo, Norte de Santander, emplean a los venezolanos. Profesores, oficinistas, amas de casa e incluso menores de edad desplazaron a los raspa coca o raspachines (recolectores de hoja de coca).

Según las autoridades colombianas documentaron que en los últimos tres años el fenómeno se incrementó. Los venezolanos se ofrecen a trabajar en lo que sea y por lo que sea. Una vez que llegan a Cúcuta se desplazan a los sembradíos situados en los municipios Tibú, Sardinata y Hacarí.

Los clásicos raspa coca colombianos muestran su rechazo, pues se sienten desplazados por los hambrientos venezolanos. Aseguran que trabajan por la mitad del salario. En los últimos días agencias internacionales de noticias entrevistaron a los migrantes que muestran sus manos llenas de ampollas.

La crisis humanitaria de Venezuela convirtió a insospechados migrantes en raspa coca.  Los entrevistados admiten que jamás se imaginaron trabajar como “raspachines” en los campos del narcotráfico. Laborar para los narcotraficantes les permite llevar el sustento a sus hogares.

Raspachines como arroz

La mayor parte del dinero que ganan lo transfieren a sus familiares que sobreviven a duras penas en Venezuela. En Tibú, el alcalde Jesús Alberto Escalante admitió que la mano de obra colombiana es desplazada por estos venezolanos. En los sembradíos de coca obtienen, techo, comida y un salario menor al que perciben los colombianos.

En la actualidad cada día llega un promedio de mil migrantes a tierras del Norte de Santander. Según la Administración para el Control de Drogas (DEA), el 92% de la cocaína incautada en Estados Unidos proviene de Colombia. A muchos venezolanos les avergüenza desempeñarse en esos campos. Por ello prefieren mantener el anonimato. Lamentan que un régimen haya destruido la economía de su país y las esperanzas de los jóvenes.

Para el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) de las Naciones Unidas, en el Norte de Santander se cultivan 24.831 hectáreas de coca. Allí los venezolanos encontraron su chamba de moda.

También te puede interesar:

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído