#EspecialACN ¿Qué efecto tiene la crisis en las madres y jóvenes venezolanos?

#EspecialACN ¿Qué efecto tiene la crisis en las madres y jóvenes venezolanos?

Un hecho tan divinamente humano como el ser madre se ha convertido en una verdadera tarea titánica para las mujeres venezolanas, quienes ante el difíc...

Solicitarán nulidad al TSJ sobre el nuevo currículo educativo
“Nivel del Guri subió 17 centímetros”
Álvarez: Estado de Excepción da facultades al Presidente para aprobar presupuesto

Un hecho tan divinamente humano como el ser madre se ha convertido en una verdadera tarea titánica para las mujeres venezolanas, quienes ante el difícil panorama económico, político y social del país deben realizar proezas para garantizar la alimentación de sus hijos.

Caminar por las calles de las ciudades del interior de Venezuela parece funcionar como una suerte de radiografía para darse cuenta del impacto de la actual coyuntura en la sociedad criolla. Por años, la belleza y el temple de la fémina criolla ha sido reconocido en el exterior, hoy colocan a prueba su valentía ante el desafío que resulta mantener a un hogar en funcionamiento.

Este es el caso de Carolina Padrón (Nombre ficticio), un ama de casa de 28 años que reside en Valencia, la tercera ciudad más importante del país ubicada al centro norte del territorio. Tiene dos hijos, una de seis años y otro de ocho, ambos asisten a una institución de educación pública.

A finales del mes de octubre de 2016, fue despedida de una tienda de ropa íntima tras el cierre de la misma por sus bajas ventas, esta se ubicaba en el casco central de la ciudad, el boulevard de la Constitución que en otrora funcionase como punto neurálgico para las compras.

Su salida se sumó a otros tres mil 300 casos similares, según datos manejados por la Cámara de Comercio local para finales del año pasado.

El salario que esta madre soltera devengaba apenas le alcanzaba para mantener “con lo básico” a su nevera durante una quincena. Por ello, recurría a otras fuentes para aumentar sus ingresos como asistente de limpieza en un restaurante ubicado en cercanías a su vivienda.

Estadísticas de Cecodap sostienen que los ingresos familiares no son suficientes para cubrir el costo de los alimentos

Su rutina por esos días iniciaba bien temprano, cuando todavía los rayos del alba no han salido hace magia en la cocina para preparar la lonchera de sus dos hijos. Confiesa que se ha inclinado por sustituir ingredientes en sus comidas y aumentar el consumo de frutas y granos.

Antes de las seis y treinta, los tres ya se encuentran de salida. La primera parada será dejar a los niños en la escuela, ubicada a cinco calles de su vivienda en la populosa parroquia de Miguel Peña. Recuerda que desde hace un par de semanas no cuentan con el Programa de Alimentación Escolar (PAE) en el plantel dependiente de la gobernación del estado Carabobo.

De allí parte a su sitio de trabajo, donde alternaba su función de cajera y asesora de ventas con sus compañeras quienes estaban pendientes de los productos que llegaban al Súper PDVAL  (Cadena de supermercados manejados por el Gobierno) para realizar la fila mientras atendían el negocio de lencería íntima.

En Venezuela, las filas por alimentos básicos con precios regulados se ha convertido en postal cotidiana de las ciudades donde sus habitantes madrugan desde temprano para realizar una cola, sin tener certeza de cuál será el producto a vender.

La suerte por conseguir harina de maíz para preparar las arepas o aceite vegetal en muchos casos no suele estar de su lado. Cuando eso sucede la mente de Carolina empieza a imaginar que cocinará al llegar nuevamente a su casa para recibir a sus dos hijos.

Cecodap en su estudio advierte que en los hogares con niños se observa el decrecimiento de la ingesta de alimentos con un aporte elevado de vitaminas y minerales

Un día tras sólo encontrar una cubeta de hielo y dos vasos de agua en su nevera pensó en prostituirse tras contar con poco efectivo para adquirir algo de arroz y mantequilla a los revendedores quienes triplican el precio de los productos.

Una de las conclusiones del informe de Cecodap:

Las dificultades para la adquisición de alimentos es una problemática que realmente está teniendo consecuencias y generando preocupación en el 66.7% de los hogares pues no disponen de suficiente comida para todos sus miembros y para todos los días.

 

*Nombre de la protagonista fue modificado por petición de la entrevistada.

*Cifras y datos correspondientes al estudio realizado por el Centro de Investigación Social (Cisor) de Cecodap publicado durante el mes de noviembre de 2016.

 

Redacción y grafismo: Jorge Escobar Banderas 

ACN

 

Guardar

Guardar

COMMENTS