Connect with us

Opinión

Enérgicas protestas en Venezuela y Nicaragua

Publicado

on

Enérgicas protestas - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Enérgicas protestas en Venezuela y Nicaragua: Por  Cora Páez de Topel.- No cesan las protestas en un país sometido a un régimen que no ofrece garantías de gobernabilidad ni de bienestar social y económico a una población cansada de los malos servicios públicos, del aumento de la inflación, la falta de efectivo, el pésimo sistema de transporte, agua y electricidad, sin medicinas ni seguridad personal ni jurídica.  Continúa el éxodo de los venezolanos hacia otros países que les ofrecen un porvenir más estable, lo que divide a las familias y ensombrece el futuro, sin que el gobierno muestre signos de rectificación.  Similar situación ocurre en el país vecino Nicaragua, en el que las protestas públicas para pedirle al presidente Daniel Ortega que convoque a  nuevas elecciones  han dejado cientos de muertos, heridos y  presos políticos.

En la Valencia que se preciaba de ser la ciudad industrial de Venezuela, desde los comienzos de la revolución socialista del s. XXI  ha  perdido un alto porcentaje de su capacidad instalada,  por lo que los empleados y obreros de  las empresas caucheras, Pirelli, Goodyear y Firestone protestan por mejores salarios, manifestando que esas compañías en el año 2018 están sobreviviendo,  porque  sólo han producido un 7% de su capacidad,  lo que ha hecho  que debido a la baja producción no les pagan lo suficiente.  Los trabajadores de Corpoelec convocan continuamente a paros escalonados del personal por los bajos salarios y la falta de dotación de piezas y repuestos para hacer las reparaciones eléctricas y poder mejorar el servicio.  En otra de las informaciones recogida  en días pasados, trabajadores de Abastos Bicentenario protestaron  en la Plaza Venezuela, Caracas,  por el cierre de 29 sucursales distribuidas en 14 estados en todo el país.  Son 4 mil trabajadores y aproximadamente 20 mil personas que dependen de los abastos.

Ciegos y sordos ante una realidad que está a la vista, cínicos en su obstinación de no  atender  los reclamos de la ciudadanía,  el canciller venezolano Jorge Arreaza asistió a la reciente celebración encabezada por Ortega para festejar el 39 aniversario de la revolución sandinista,  ofreciéndose a  “defender la soberanía de Nicaragua en nombre del pueblo bolivariano y a ofrendar la sangre de los caídos”.  Una gigante fotografía del extinto ex –presidente  Hugo Chávez al frente de las marchas sandinistas  logra verse a través de algunos de los canales de la televisión extranjera   La crisis en el país centroamericano se acentúa con la presencia de la  esposa de Daniel  Ortega, Rosario Murillo,  al frente de la vicepresidencia  y  Cilia Flores, conyugue de Nicolás Maduro, denominada “la primera combatiente de Venezuela” actualmente en la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, mujeres que lejos de asesorar adecuadamente a sus maridos, los apoyan en el fraude continuado causante del descontento popular.  Ejemplar ha sido la conducta de la Iglesia Católica, en Venezuela y en Nicaragua, al respaldar  la Conferencia Episcopal  las exigencias de una población hastiada de la corrupción y el nepotismo.

Todas esas organizaciones que defienden los derechos humanos,  favoreciendo  la democracia y la libertad, tales como la  OEA, la ONU, Amnistía Internacional, Human Rights Watch, el Foro Penal y la comunidad internacional han expresado su rechazo a estas neo dictaduras que pretenden gobernar a su  antojo, sin  lograr hasta ahora que desalojen el poder, lo cual indica que la presión  popular en ambos países tiene que continuar.

Valencia,  1º. de Agosto del  2018.

No deje de leer: Éxodo de nicaragüenses podría ser similar al de Venezuela

 

Comentarios de Facebook

Opinión

Carta de Lorent Saleh

Publicado

on

Carta de Lorent Saleh - acn
Compartir
  • 1
    Share

Poesía. “Quienes queremos cambiar el mundo jamás nos damos por vencidos”

Poesía. Desde niño mi sueño siempre fue ser poeta, hacerme de las letras hasta convertirme en poesía y trascender dejando la materia; y este es mi drama, mi padecimiento permanente, mi conflicto existencial, mi guerra conmigo y con mi yo más profundo que se ve frustrado e incompleto. Y es que voy fallidamente tras la poesía y ese mundo de palabras que la política intenta arrebatarme y quitarme de las manos.

Nací en una tierra hermosa donde se devaluó la vida hasta borrarse por completo el significado de la dignidad y el sentido de lo humano, se desataron los demonios de la avaricia y el resentimiento, se creció toda la intolerancia al libre pensamiento con el objetivo de imponer, con fuego y hambre, un pensamiento único en medio de la polarización de los sectores dominantes. Usan la política para hacer lo malo y joderse -queriendo y sin querer- en los más pobres… Entonces, como otros jóvenes, terminé de cabeza consagrado en aquella romántica terquedad de querer cambiar el mundo en el que vivo. Ahora estoy acá, en una celda desde hace ya algunos años y mi madre, afuera en el portón, sufre y lucha como leona por mi regreso al hogar. Pase lo que pase ella no se da por vencida y no deja de creer, pues un amor de madre la proyecta al infinito.

 

Desde la última vez que vi el cielo y presencié el atardecer hasta hoy he vivido intensamente, he vivido más que nunca, aunque algunos esperarán lo contrario. Me han golpeado en el alma y en el cuerpo y me han herido en lo profundo. Me han quitado casi todo, he perdido muchas cosas mucha veces, he querido morirme al punto de cortar mis venas y sentir descanso en cada gota derramada, también he deseado vivir y he entrado en pánico al sentir la muerte tan de cerca, he vivido la soledad como un castigo y como una bendición al mismo tiempo, me han aislado de todo tanto tiempo que me llevaron sin remedio a encontrarme con mi yo.

Me metieron en una Tumba fría un poco más de dos años y de ella salí vivo, me llevaron a la Roca Tarpeya y me metieron en una caja de concreto en un lugar llamado el Helicoide. Soy testigo de torturas de mil formas y expresiones; he visto lo más grotesco de lo humano y lo más hermoso en medio de la desgracia. Hace mucho que dejé de ver la luna pero aún hablo con ella y con ella me conecto con el resto. De obstáculo en obstáculo voy ganando las batallas aunque el cuerpo mucha veces me traicione.

Luego de 3 años y muchos meses, de La Tumba y La Roca, de golpes en el alma y en el cuerpo, de dos celdas y muchas requisas, de quedarme solo y de ver a tantos partir una y otra vez, de dos motines y el aislamiento prolongado par de veces sin piedad… Estoy, sigo vivo y vivo más que nunca, sin motivos para el odio y ligero de equipaje, con agua, un colchón y par de libros; y resultó que soy finalmente libre, casi feliz en lo que se suponía debía ser un cruel tormento. He encontrado muchas respuestas que pensé que nunca encontraría. Finalmente entendí que la libertad no se trata de poder tener sino de no necesitar y que realmente sólo pierde quien se rinde y que la clave está en perder el miedo a caerse y en levantarse una y otra vez con humildad… Que la celda es tan solo una caja y una idea es todo un universo.

Esto no es un documento ni una carta papel-dirigida, no es un artículo ni mucho menos mi opinión acerca algo; esto parte de la nada, es más como un intento errático de mirarme desnudo y flaco frente al espejo que no tengo, mi poesía frustrada que busca liberarme y que pelea con la política que me mantiene secuestrado – el síntoma de la enfermedad que padezco y controla mi mundo todo y me hace ser quien soy. El lenguaje de la mía existencia que no lograron desgraciar los empleados fieles del sistema, mi más pura y vulgar intimidad carcelaria develada en papel de contrabando, la rutina abstracta de un libertario colocado en una caja. Un pequeño fragmento [de yo] antes del partir.

No sé cuánto dure y hasta dónde llegue, pero seguiré resistiendo con amor y sin excusas.

Lorent Saleh

No deje de leer: Dos muertos a tiros en Libertador y otros dos en Valencia

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído