Connect with us

Opinión

El padre Ugalde y la defensa de la Constitución

Publicado

on

atraso chavista - acn
Compartir
  • 4
    Shares

El padre Ugalde y la defensa de la Constitución: Por: Luis Velázquez Alvaray.- Ante la intención  dictatorial de sustituir abruptamente la Constitución de 1999, -sin atender en lo más mínimo lo que misma Carta Magna expresa-, ha surgido  la siempre valiente voz del Padre Luis Ugalde, para proponer la unificación de todos los sectores políticos, sociales y económicos , e impedir  las pretensiones autocráticas de la pandilla gobernante, que no conforme con violarla como les da la gana, ahora quieren exterminarla, para imponer un adefesio que les dictan desde Cuba, los que verdaderamente gobiernan Venezuela.

Sería importante, que todos los sectores escucharan el llamado desesperado del prestigioso Sacerdote y salieran al paso a estos deletéreos, a los cuáles hay que frenar y hay que hacerlo ya.

Un gran comité nacional se debe formar, en ocasión de conmemorarse el próximo 15 de diciembre un nuevo aniversario del texto Constitucional. Sería importante coordinar esa tarea y nadie mejor para hacerlo que el valeroso ex Rector de la UCAB, junto al resto de la sociedad civil. Un comité que convoque sin banderías partidistas la gran movilización popular, tanto nacional como internacional, para detener el último arponazo del comunismo medieval que nos destruye.

Como en su tiempo Fujimori, la intención de perpetuarse arrastra con lo que sea. Ya es una seguidilla de golpes de Estado lo que se suscita en el país. El topetazo desconoció al Parlamento electo por el pueblo Venezolano, creó una constituyente sin atender a los lineamientos pactados socialmente, y se apropió de las facultades y competencias que la norma atribuye a cada una de las ramas del poder público. Arrebatamiento brusco, quebrando la continuidad Republicana, con medios ilegítimos, sobrepasando con el uso de la fuerza las reglas del derecho.

El Padre Ugalde llama al deber de restauración democrática y bien lo ha recalcado Ledezma, desde el exilio: la bandera que debemos izar es la de artículo 333 de la Carta Magna que se pretende defenestrar. “Esta Constitución no perderá su vigencia si dejaré de observarse por acto de fuerza o por que fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella”. Como lo reconoce la doctrina y la jurisprudencia, se plantea un mecanismo legítimo de desobediencia civil, que es resistir al régimen usurpador. Esta disposición se vincula con el artículo 138 que declara la ineficacia de toda autoridad usurpada y la nulidad de todos sus actos.

La desobediencia civil, jurando fidelidad a los principios Constitucionales, es un antídoto a las injusticias, que la minoría usurpadora pretende legitimar.

No queda otro camino: o se plantea la lucha unitaria en todos los ámbitos, o pasamos definitivamente y para siempre, a ser una colonia de los Castro y del grupo de fariseos que les secundan.

No deje de leer: Los mensajes de cada país que llevan en su autobús mundialista

Comentarios de Facebook

Opinión

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas

Publicado

on

Las turbas nicaraguenses - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas: Por Luis Velázquez Alvaray.- El dirigente político en la resistencia, Antonio Ledezma, ha señalado la necesidad de acentuar la lucha contra la dictadura no solo de Venezuela, sino también de Nicaragua, tiranos que mantienen azotados a sus pueblos, con la misma fórmula, cumpliendo directrices impartidas desde la Habana, isla colonizadora del siglo XXI. Hoy Ledezma resume esta catástrofe: “Los métodos para asesinar son los mismos en Venezuela y en Nicaragua. Son dos dictaduras tuteladas por Castristas. Matan a placer, sin recato, ni contemplación. Su fin es el mismo: controlar el poder por el poder mismo, sin reparar la tragedia en que hunden a sus pueblos”.

Temidos. Turbas y colectivos, Nicaragua y Venezuela. Motos de alta cilindrada, hechas en China, llenas de sangre inocente, conductores asaltantes, entrenados para matar. Regreso a la edad media: violencia e ignorancia. Así describen en los medios del mundo a estos asesinos que arrastran con todo: la vida, los celulares, las carteras de sus víctimas, sus computadoras personales.

Los ejércitos de ambos países los protegen. Mejor, son un solo cuerpo armado, que cometen las mismas fechorías: asesinan a mansalva.

Avanzan a plena luz del día. Son protegidos por las fuerzas gubernamentales. Es un bandidaje que dispara a sus anchas.

Las turbas y los colectivos andan encapuchados, con cascos. No piensan para agredir. Gritan vulgaridades, drogados, su límite es la muerte.

En toda protesta pública permanecen al acecho. Los uniformados los cuidan y les señalan cuando actuar.

Son pandillas más fuertes que las conocidas de algunos países, ya que cuentan con el apoyo del Estado: dinero, impunidad, dueños de la “patria”.

Rodilla en tierra, fusil en mano. Pánico a su llegada. Viven entre Caracas y Managua, según las necesidades. Un cubano dirige a los encapuchados de las tres nacionalidades. También se les llama milicia nacional, Bolivariana o Sandinista

Maduro y Ortega, en sus alocuciones públicas, les hablan con códigos e interpretaciones que solo ellos manejan: “candelita que se prenda, candelita que hay que apagar”. Lenguaje delincuencial. Los Presidentes son dos colectivos más, dos integrantes de las turbas.

El alto mando está en la isla. Tienen un jefe inmediato: en Nicaragua se llama Pedro Orozco. En Venezuela Freddy Bernal. Andan camuflados, rodeados, en oportunidades se desprenden de su indumentaria para que la gente sepa que mandan, que dan ordenes, como aquella en el Táchira contra un conocido ganadero: “denle un tiro en la frente, yo voy camino al 23 de enero”.

No deje de leer: “El cuento chino es que China no es un imperio” dice José Pulido

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído