Connect with us

Hombre & Mujer

Misterio del deja vú: ¿Es una realidad o imaginación?

Publicado

on

Deja vú
Compartir
  • 6
    Shares

La complejidad del pensamiento humano es casi infinita. Cada día hay mayores y sorprendentes descubrimientos, uno de estos es el ministerio que oculta el deja vú. La sensación de experimentar algo ya vivido es solo un juego de la mente y no la realidad.

Este descubrimiento se logró a través de un trabajo realizado por la psicóloga Anne Cleary. La doctora y su equipo de expertos diseñó a través de la realidad virtual escenarios similares pero presentados en diferentes perspectivas. Para ello invitó a varios colaboradores a que formaran parte del análisis.

El resultado arrojó datos interesantes, los participantes observaron imágenes como un jardín y depósitos que a pesar de ser parecidos no tenían ningún tipo de vinculación. Quienes estaban convencidos de haber experimentado esa situación el pasado, sin embargo, todo forma parte de la mente.

En otra etapa de la investigación al grupo se les pidió que caminaran por un sector específico creado en el estudio, luego repitieron la acción pero en un escenario que aunque era diferente conversaba características similares, lo que condujo a los voluntarios a tener la percepción de que ya habían estado allí.

La agencia EFE informó que el trabajo difundido en la revista especializada Psychological Science, determinó que  el deja vú nace inconscientemente por el deseo humano de predecir el futuro.

Ana Ramos/ACN

No deje de leer: Tormenta de nieve en la costa Este de EE.UU. deja al menos 5 muertos

Comentarios de Facebook

Hombre & Mujer

El pesebre y su leyenda

Publicado

on

Compartir
  • 4
    Shares

El Pesebre y su leyenda: Por Francisco Mayorga.- El pesebre lo inventó San Francisco de Asís, el santo de la humildad y de la pobreza;  en la Navidad de 1223, hace casi 800 años, en el pueblecito de Greccio, en Italia.

El santo estaba débil y enfermo, y pensando que tal vez aquella sería su última Navidad en la tierra;  quiso celebrarla de una manera distinta y muy especial. Un amigo de nombre Juan Velita, era dueño de un pequeño bosque en las montañas de Greccio;  y en el bosque había una gruta que a Francisco se le parecía mucho;  a la cuevita donde nació Jesús, en los campos de Belén;  y que él había conocido hacía poco en su viaje a Tierra Santa.

Francisco habló con su amigo, le contó su idea de hacer allí un “pesebre vivo”;  y juntos lo prepararon todo, en secreto, para que fuera una sorpresa;  para los habitantes del pueblo, niños y grandes.

Entre la gente del pueblo, Francisco y Juan escogieron algunas personas;  para que representaran a María, a José, y a los pastores; les hicieron prometer que no dirían nada a nadie antes de la Navidad;  y, siguiendo el relato del Evangelio de San Lucas, prepararon la escena del nacimiento. ¡Hasta consiguieron un hermoso bebé para que representara a Jesús!

La sorpresa de Navidad

La noche de Navidad, cuando todas las familias estaban reunidas en sus casas, las campanas de la iglesia empezaron a tocar solas…  ¡Tocaban y tocaban como si hubiera una celebración especial!… Pero nadie sabía qué estaba pasando… El Párroco del pueblo no había dicho que fuera a celebrar la  Misa del Gallo… la Misa de Medianoche….

Sorprendidos y asustados a la vez, todos los habitantes de Greccio salieron de sus casas para ver qué estaba sucediendo… Entonces vieron a Francisco que desde la montaña los llamaba, y les indicaba que subieran donde él estaba.

Alumbrándose con antorchas, porque la noche estaba muy oscura y hacía mucho frío, todos se dirigieron al lugar indicado, y cuando llegaron quedaron tan admirados, que cayeron de rodillas, porque estaban viendo algo que nunca habían pensado poder ver. Era como si el tiempo hubiera retrocedido muchos, muchos años, y se encontraran en Belén, celebrando la primera Navidad de la historia: María tenía a Jesús en sus brazos, y José, muy entusiasmado, conversaba con un grupo de pastores y pastoras, que no se cansaban de admirar al niño que había acabado de nacer…

Después, cuando todos se calmaron, el sacerdote, que había sido cómplice de Francisco y de Juan Velita en aquel secreto, celebró la Santa Misa, y Jesús se hizo presente en el Pan y el Vino consagrados, como pasa siempre que se celebra una Misa en cualquier lugar del mundo.

Terminada la Eucaristía, Francisco, lleno de amor y de alegría, les contó a todos los presentes, con lujo de detalles, la hermosa historia de la Navidad, y Jesús, “luz del mundo”, llenó sus corazones de paz y de amor.

Tres años más tarde, Francisco de Asís murió, dejándonos esta hermosa costumbre de hacer el pesebre todos los años, que a todos nos gusta tanto.

ACN/fm

No deje de leer:Papa Francisco a Obispos venezolanos: Gracias por resistir

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído