Connect with us

Opinión

El CLAP colombiano

Publicado

on

elecciones municipales - acn
Compartir
  • 7
    Shares

El Clap colombiano.

“Los verdaderos pobres que merecen compasión y socorro, sólo son los que por motivo de edad o de salud se encuentran imposibilitados para ganar el pan con el sudor de su rostro. Todos los demás están obligados a trabajar de una o de otra manera, y si no trabajan y tienen hambre, es por culpa suya.” Carlo Collodi

El Clap colombiano: Por Robert Alvarado.- Veraz…/Es bien sabido, la corrupción administrativa ha existido siempre en el gobierno de Venezuela, solo que en la actual administración se exacerbó. El gobierno de la quinta república hace gala de métodos por demás creativos en eso de meter mano a las arcas públicas. Para muchos, ha alcanzado nuevas dimensiones, a juzgar por la cantidad de dinero que se transa diariamente, especialmente en carros y viviendas de lujo, algo criticado hasta el cansancio por el Difunto Eterno (https://www.youtube.com/watch?v=jzBge0_JWJ8), es más, se quedó corto en sus apreciaciones.

Lo más terrible ha sido sacar provecho de recursos destinados a medicinas y alimentos, algo verdaderamente criminal, por perjudicar a miles de venezolanos cuyos valores nutricionales hoy día están por el suelo y por embolsillarse una plata que debería ir a parar en los estómagos de todos en este país. ¿Recuerdan PudreVal? Pues bien, es suficiente con eso para entender la magnitud de la calamidad que deja vacíos los platos de la gran mayoría de los hogares venezolanos, y todo ocurre bajo un manto de impunidad tan grotesco como las muertes por malnutrición, la búsqueda de comida en los basureros o ver desollar perros y gatos en las calles para matar el hambre.

En el sur de Guayana vi, no me lo contaron, como se ha incrementado el consumo de carne de caballo, y eso que por ahí hay cacería que juega garrote, pero cómo cazas si las municiones que se emplean para eso desparecieron del mercado. En las minas se habla de casos de antropofagia, de canibalismo, no me consta, pero sé que por esos lares cualquier cosa es posible. Mientras esto sucede, la caja del CLAP o la bolsa de comida se enseñorea como la única alternativa de una buena alimentación, apetecida incluso por quienes hasta hace poco eran acérrimos críticos de lo que llamaban política populista, realmente lo es solo que curtió el efecto de sumisión y control perseguido por el régimen, hasta el punto de no generar duda alguna en quienes saldrán a votar en cambote para no perder tan preciada dádiva.

Pensábamos que algo peor que eso era imposible, nos pelamos, un escándalo vuelve a golpearnos el estómago de la mano del presidente colombiano Juan Manuel Santos, (https://www.youtube.com/watch?v=ps3gz8sNv7w) que de frente y como los machitos preocupados en desterrar vestigios de corrupción en ellos se le plantó a su paisano Nicolás Maduro y le cantó una cuantas verdades de las cuales ya empiezan a decir es una treta para que pierda las elecciones, habrase visto, si ese es un fraude cantado como el que cantó con muy buena voz Santos y el director de la Policía colombiana que incautó unas cuatrocientas toneladas alimentos no actos para el consumo humano que se iban a importar para Venezuela y ser repartidos por Bernal y el mismo combo que entrompó a Cocha. Ahora recuerdo cuando una amiga me comentá haberle dado un vaso de leche a su chamo, de esa que viene en la caja Clap, y el muchachito tuvo como cinco días con malestar estomacal.

¡Por Dios! Esa misma comida ha de ser la que están repartiendo como locos estos días previos a la cita del 20M. ¡Qué barbaridad! Votos inducidos con comida no apta para el consumo humano, ni el mejor comediante podía concebir una sátira más cruenta, algo así como que si quieres otra oportunidad de que te de comida primero comete esta bazofia, en fin, con la urgencia que muchos tienen de alimentos y la presión que están ejerciendo para que vayan a votar, se lo comerán y ni cuenta se darán. Así estamos y así seguiremos si seguimos dudando y pensando que la toma de El Helicoide fue un show más del régimen.

Por todos lados escucho decir, esto no tiene nombre, no es justo que un pueblo se muera de hambre, aumente la desnutrición, la pobreza, las enfermedades, es un acto criminal y un genocidio por parte de los malandros que quieren seguir alimentándonos con comida no acta para el consumo humano. Pero también escucho y con mayor énfasis, incluso hoy viernes 18/05/2018, la dudas de muchos en ir o no a votar, de esos que se las dan de inteligentes y sabiondos, que siguen criticando la entregas de cajas y bolsas Clap, por contradicciones de gente como esa, que dice tener solución para todo pero no hace nada, que duda en tomar una decisión lógica como no ir a votar, la comida no apta para el consumo humano seguirá llegando y fortaleciendo el control social y político del régimen.

robertveraz@hotmail.com –  robertveraz@gmail.com – grsndz629@gmail.com (0414-071-6704)  en   www.robertveraz.galeon.com –  http://robertveraz.galeon.com/aficiones2595740.html    @robertveraz en twitter ¡Dios  bendiga a Venezuela!

No deje de leer:Presentarán en Carabobo resultados de la 14ta Encuesta Regional de Salarios

Comentarios de Facebook

Opinión

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas

Publicado

on

Las turbas nicaraguenses - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Las turbas nicaraguenses y los colectivos chavistas: Por Luis Velázquez Alvaray.- El dirigente político en la resistencia, Antonio Ledezma, ha señalado la necesidad de acentuar la lucha contra la dictadura no solo de Venezuela, sino también de Nicaragua, tiranos que mantienen azotados a sus pueblos, con la misma fórmula, cumpliendo directrices impartidas desde la Habana, isla colonizadora del siglo XXI. Hoy Ledezma resume esta catástrofe: “Los métodos para asesinar son los mismos en Venezuela y en Nicaragua. Son dos dictaduras tuteladas por Castristas. Matan a placer, sin recato, ni contemplación. Su fin es el mismo: controlar el poder por el poder mismo, sin reparar la tragedia en que hunden a sus pueblos”.

Temidos. Turbas y colectivos, Nicaragua y Venezuela. Motos de alta cilindrada, hechas en China, llenas de sangre inocente, conductores asaltantes, entrenados para matar. Regreso a la edad media: violencia e ignorancia. Así describen en los medios del mundo a estos asesinos que arrastran con todo: la vida, los celulares, las carteras de sus víctimas, sus computadoras personales.

Los ejércitos de ambos países los protegen. Mejor, son un solo cuerpo armado, que cometen las mismas fechorías: asesinan a mansalva.

Avanzan a plena luz del día. Son protegidos por las fuerzas gubernamentales. Es un bandidaje que dispara a sus anchas.

Las turbas y los colectivos andan encapuchados, con cascos. No piensan para agredir. Gritan vulgaridades, drogados, su límite es la muerte.

En toda protesta pública permanecen al acecho. Los uniformados los cuidan y les señalan cuando actuar.

Son pandillas más fuertes que las conocidas de algunos países, ya que cuentan con el apoyo del Estado: dinero, impunidad, dueños de la “patria”.

Rodilla en tierra, fusil en mano. Pánico a su llegada. Viven entre Caracas y Managua, según las necesidades. Un cubano dirige a los encapuchados de las tres nacionalidades. También se les llama milicia nacional, Bolivariana o Sandinista

Maduro y Ortega, en sus alocuciones públicas, les hablan con códigos e interpretaciones que solo ellos manejan: “candelita que se prenda, candelita que hay que apagar”. Lenguaje delincuencial. Los Presidentes son dos colectivos más, dos integrantes de las turbas.

El alto mando está en la isla. Tienen un jefe inmediato: en Nicaragua se llama Pedro Orozco. En Venezuela Freddy Bernal. Andan camuflados, rodeados, en oportunidades se desprenden de su indumentaria para que la gente sepa que mandan, que dan ordenes, como aquella en el Táchira contra un conocido ganadero: “denle un tiro en la frente, yo voy camino al 23 de enero”.

No deje de leer: “El cuento chino es que China no es un imperio” dice José Pulido

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído