Connect with us

Opinión

Edgar Darío Núñez: Mis deseos para el 2018

Publicado

on

edgar-2018-año-nuevo-acn
Compartir

Edgar Darío Núñez: Mis deseos para el 2018. Quizás el título pueda confundir, sobre todo que en el estado en que se encuentra la ciudad, esto no sería un artículo de opinión sino una novela larguísima como las de Umberto Eco o Ken Follet.

Quiero presentar algunos de mis deseos, bien concretos, con el ánimo de crear conciencia, motivar a quienes hoy dirigen los destinos de Carabobo y Valencia, y sobre todo: EVITAR QUE SE PIERDA NUESTRA MEMORIA Y PATRIMONIO HISTÓRICO. Veamos.

No dejes de leer: OPINIÓNJosé Luis Centeno: Tercera carta pública a @TarekWiliamSaab

  • Que se mantenga el Teatro Municipal como un centro cultural activo, no como un museo o como un centro de convenciones para mítines políticos. Algunas ideas interesantes es realizar ciclos de cine a precios solidarios, de la mano con consulados y organizaciones artísticas. Eso sería una buena oferta cultural en tiempos de crisis. Igualmente retomar la actividad de las compañías de teatro y danza residentes, quienes pueden mantener una cartelera de actividades de alta calidad y de producción propia. Allí dejamos toda una experiencia con la Compañía Estable de Teatro Municipal, con tres producciones que fueron muy bien recibidas por los valencianos.

  • Recomponer la gestión cultural de la ciudad, con la creación de una Dirección de Cultura con gente competente, dejando sin efecto aquella decisión donde pasaron todas las funciones de la extinta Fundación para la Cultura al Teatro Municipal. Para el municipio es muy costoso mantener los entes descentralizados, por lo que la creación de una dirección es lo más eficiente.

  • Instalar la obra “Vuelvan Caras” en su lugar original por la entrada sur de la ciudad. La icónica obra de Andrés Pérez Mujica requiere de un trabajo profundo de restauración, debido al terrible patín brillante que le aplicaron en gestiones anteriores. El acabado original es una oxidación especial del bronce, un gesto técnico que se convirtió en la marca personal de nuestro excelso escultor valenciano. Esto pueden lo realizar artistas de la ciudad y en corto tiempo.

  • Reubicar o al menos mejorar la situación de La Peregrina, la réplica de la Estatua de la Libertad, que fue un regalo a nuestra ciudad y que significa tanto para nuestra idiosincracia. En anteriores ocasiones he escrito sobre el tema, y sería un anhelo sentido verla en mejores condiciones.

  • Reubicar la estatua de Rafael Urdaneta. Esta pieza se encontraba frente a la Cámara de Comercio pero su lugar adecuado, en mi opinión, es en la parroquia que lleva su nombre. En la entrada principal de La Isabelica tiene el espacio suficiente para ser admirada y bien querida. Urdaneta fue un héroe que sin ser valenciano, defendió la ciudad hasta el final bajo las órdenes de sempiterno Bolívar.

  • Destacar la fachada de la Casa Natal de Oswaldo Vigas en el casco histórico. Vigas es el más universal de nuestros artistas contemporáneos y Valencia no ha sido lo suficientemente agradecida con él. Una placa y una señalización adecuada le haría un favor a la construcción de identidad ciudadana.

  • Realizar una proyecto de rescate de la casa de nuestro héroe civil más importante de la independencia: Miguel Peña. Esto pudiese ser un artículo completo, pero como valencianos no podemos caer en la ligereza (e ignorancia) de creer el cuento de un Miguel Peña traidor al movimiento bolivariano. Todo lo contrario, es nuestro héroe, que acompañó a Bolívar hasta que el momento político venezolano exigía otra cosa. Su casa se encuentra en mal estado y una intervención pública y privada sería un hálito de amor para Valencia.

  • Devolver la sede de la Asociación de Escritores a los escritores, poetas e intelectuales de Valencia. Quizás este anhelo es complicado debido a la gran cantidad de personas que habría que poner de acuerdo, pero precisamente un líder de la ciudad debería levantar esa bandera. La sede debe estar dedicada a su motivo original, cuando fue entregada por el alcalde Argenis Ecarri: la difusión de la letras valencianas.

  • Restaurar y volver a su lugar original la estatua de Salvador Montes de Oca. Dicha obra fue vandalizada y posteriormente retirada de la plaza que lleva su nombre. Es nuestro santo, nuestro hombre de fe que con su ejemplo luchó contra la tiranía y la opresión. La pieza recibió un daño considerable pero puede ser llevada a su estado casi original.

Que en el 2018 nuestra memoria histórica no perezca bajo la ignorancia y la indolencia. Que se ilumine a quienes hoy tienen la responsabilidad de dirigir a Carabobo y Valencia. Que les mueva el corazón el ser valencianos y defiendan nuestra identidad.

Comentarios de Facebook
Continue Reading
Publicidad

Opinión

CPI, colapso y geopolítica

Publicado

on

CPI, colapso y geopolìtica - acn
Compartir
  • 3
    Shares

CPI, Colapso y geopolítica: Por Leopoldo Puchi.- Venezuela atraviesa por serios problemas internos, en particular de naturaleza económica y social, que se expresan en el descenso de la producción nacional, hiperinflación y empobrecimiento de las condiciones de vida de la población. A ello se le añade una alta conflictividad política y el deterioro del marco institucional.

A esta crítica situación se le suman las tensiones de orden internacional que aparecieron en el momento en que Venezuela decidió separarse del dispositivo geopolítico del que había hecho parte. Por esta razón, ahora se encuentra en el ojo de un huracán de tensiones en el que participan gobiernos de varios países.

Algunos sectores de los centros de poder occidental consideran que pudiera aceptarse esa decisión de Venezuela o que, en todo caso, se tendrían que encontrar fórmulas de convivencia a pesar de la decisión tomada, mientras que otros factores estiman que hay que reinsertar al país en su órbita tradicional por cualquier medio. A los unos se les ha denominado “diplomáticos” y a los otros “militaristas”.

Quienes han recurrido a la Corte Penal Internacional para obtener una decisión que implique una condena hacen parte de las corrientes llamadas “militaristas”, partidarias de acciones de fuerza para alcanzar el objetivo propuesto, puesto que una sentencia condenatoria solo pudiera ejecutarse si se recurre al uso de la violencia física. Se degradaría así la CPI a un rol de validación de una intervención extranjera. En la misma línea de las corrientes “militaristas” se inscribe lo planteado por William Brownfield, quien ha sugerido la opción de precipitar al país en un colapso absoluto “aunque ello produzca un periodo de sufrimiento”.

Un efecto negativo de esta visión es que induce a la oposición a la espera de una intervención, que se considera vendría inevitablemente por el colapso o vía decisión de la CPI. Algo semejante ocurrió con el llamado a la abstención del 20 mayo, que fue inducido desde varios países de la Unión Europea y el Grupo de Lima.

Ahora bien, desde las corrientes “diplomáticas” también hay nuevas iniciativas. Llega la noticia de que el gobierno español ha decidido propiciar la búsqueda de acuerdos. Se trataría de la promoción del “diálogo político y de cómo abrir cauces de colaboración”, ha indicado Josep Borrell.

Con anterioridad se había conocido la iniciativa del Departamento de Estado de enviar una delegación de alto nivel para sostener reuniones en Venezuela, pero fueron suspendidas en el último momento por las contradicciones entre los diferentes grupos que conforman la administración estadounidense. Del mismo modo, la visita a Venezuela del senador Bob Corker puede entenderse como un esfuerzo en la misma dirección.

Aunque son diferentes entre sí, estas iniciativas responden a una visión “diplomática”. La inclinación definitiva de Donald Trump no se conoce, pero sin duda se sabrá luego de las elecciones de noviembre. Veremos si es colapso, CPI o acuerdos pacíficos.

No deje de leer: !Dantesco! A martillazos masacraron a cuatro niños en Caracas

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído