Connect with us

Hombre & Mujer

Dinosaurio en región chilena de Magallanes: conexión entre Sudamérica y Antártica

Publicado

on

Dinosaurio
Compartir
  • 4
    Shares

Dinosaurio  en región chilena de Magallanes: conexión entre Sudamérica y Antártica: Un equipo de científicos encontró los restos de un dinosaurio semiarticulado en el Cerro Guido, en la austral región chilena de Magallanes, según informó el Instituto Chileno Antártico (Inach), organizador de la expedición. Según los investigadores, encontrar especies articuladas o semiarticuladas es de gran importancia por la cantidad de información que pueden entregar sobre el animal.

La expedición paleontológica se realiza cada verano austral desde hace siete años y se desarrolló entre el 26 de febrero y el 4 de marzo pasados en Cerro Guido, a unos 2.200 kilómetros de Santiago, donde se emplaza quizás el yacimiento de fósiles de este tipo más grande de Chile, en la provincia de Última Esperanza.

 

“Lo más interesante hallado esta vez es un ejemplar de dinosaurio semiarticulado que preserva buena parte del esqueleto; aún no se puede revelar qué tipo es, pero sería el primer hallazgo de un dinosaurio de este tipo para Magallanes, siendo uno de los más australes y una nueva especie para Chile”, explicó Sergio Soto, paleontólogo de la Universidad de Chile.

Encontrar especies articuladas o semiarticuladas, según los investigadores, es de gran importancia por la cantidad de información que pueden entregar sobre el animal.

También se encontró una variedad de mamíferos, específicamente tres morfotipos correspondientes al Cretácico, período de hace 145 a 65 millones de años, además de una variedad de otras especies, como posibles lagartos, peces y reptiles marinos, destacó el Inach en un comunicado.

La expedición tuvo por objetivo continuar con la búsqueda de rastros que corroboren la conexión entre la Antártica y Suramérica, en el cretácico.

“Una de las razones que nos llevan a estudiar esta zona es que se trata de corredor o aduana temporal de varios millones de años entre Sudamérica y Antártica”, explicó en el texto el paleobiólogo Marcelo Leppe, director del instituto.

“Además, por los tipos de ambientes que posee (la zona), se preservaron manifestaciones de vida tan diversas como macrofósiles de planta hasta microfósiles de animales, pasando por un amplio rango de invertebrados, plantas, hojas y madera”, precisó.

Destacó además que Cerro Guido posee una alternancia entre ambientes marinos y continentales, y que de estos últimos se encontraron cerca de seis tipos de floras distintas, de fácil identificación y que corresponderían a un momento de la historia natural con diversas singularidades, tanto en sus precipitaciones como en su temperatura.

“En cuanto al estrato animal, se ha descubierto una gran diversidad de reptiles de mar, dinosaurios en tierra, variadas formas de mamíferos, en una interacción global entre especies que todavía se busca entender de mejor manera y que debe ser objeto de estudio para las próximas temporadas”, explicó.

Como cada año, participaron en la expedición investigadores chilenos y científicos de diversas partes del mundo, indicó el Inach.

ACN/EFE

No deje de leer: Minea recolectó 300 kilogramos de semillas forestales en Valencia

Comentarios de Facebook

Hombre & Mujer

El pesebre y su leyenda

Publicado

on

Compartir
  • 4
    Shares

El Pesebre y su leyenda: Por Francisco Mayorga.- El pesebre lo inventó San Francisco de Asís, el santo de la humildad y de la pobreza;  en la Navidad de 1223, hace casi 800 años, en el pueblecito de Greccio, en Italia.

El santo estaba débil y enfermo, y pensando que tal vez aquella sería su última Navidad en la tierra;  quiso celebrarla de una manera distinta y muy especial. Un amigo de nombre Juan Velita, era dueño de un pequeño bosque en las montañas de Greccio;  y en el bosque había una gruta que a Francisco se le parecía mucho;  a la cuevita donde nació Jesús, en los campos de Belén;  y que él había conocido hacía poco en su viaje a Tierra Santa.

Francisco habló con su amigo, le contó su idea de hacer allí un “pesebre vivo”;  y juntos lo prepararon todo, en secreto, para que fuera una sorpresa;  para los habitantes del pueblo, niños y grandes.

Entre la gente del pueblo, Francisco y Juan escogieron algunas personas;  para que representaran a María, a José, y a los pastores; les hicieron prometer que no dirían nada a nadie antes de la Navidad;  y, siguiendo el relato del Evangelio de San Lucas, prepararon la escena del nacimiento. ¡Hasta consiguieron un hermoso bebé para que representara a Jesús!

La sorpresa de Navidad

La noche de Navidad, cuando todas las familias estaban reunidas en sus casas, las campanas de la iglesia empezaron a tocar solas…  ¡Tocaban y tocaban como si hubiera una celebración especial!… Pero nadie sabía qué estaba pasando… El Párroco del pueblo no había dicho que fuera a celebrar la  Misa del Gallo… la Misa de Medianoche….

Sorprendidos y asustados a la vez, todos los habitantes de Greccio salieron de sus casas para ver qué estaba sucediendo… Entonces vieron a Francisco que desde la montaña los llamaba, y les indicaba que subieran donde él estaba.

Alumbrándose con antorchas, porque la noche estaba muy oscura y hacía mucho frío, todos se dirigieron al lugar indicado, y cuando llegaron quedaron tan admirados, que cayeron de rodillas, porque estaban viendo algo que nunca habían pensado poder ver. Era como si el tiempo hubiera retrocedido muchos, muchos años, y se encontraran en Belén, celebrando la primera Navidad de la historia: María tenía a Jesús en sus brazos, y José, muy entusiasmado, conversaba con un grupo de pastores y pastoras, que no se cansaban de admirar al niño que había acabado de nacer…

Después, cuando todos se calmaron, el sacerdote, que había sido cómplice de Francisco y de Juan Velita en aquel secreto, celebró la Santa Misa, y Jesús se hizo presente en el Pan y el Vino consagrados, como pasa siempre que se celebra una Misa en cualquier lugar del mundo.

Terminada la Eucaristía, Francisco, lleno de amor y de alegría, les contó a todos los presentes, con lujo de detalles, la hermosa historia de la Navidad, y Jesús, “luz del mundo”, llenó sus corazones de paz y de amor.

Tres años más tarde, Francisco de Asís murió, dejándonos esta hermosa costumbre de hacer el pesebre todos los años, que a todos nos gusta tanto.

ACN/fm

No deje de leer:Papa Francisco a Obispos venezolanos: Gracias por resistir

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído