Connect with us

Opinión

Desenlace no convencional

Publicado

on

Desenlace
Compartir
  • 6
    Shares

¡Hasta cuando!/Desenlace no convencional: Por Pablo Aure.- Así como avanza el 2018, avanza la hiperinflación devorando todo lo que encuentra a su paso. Lo mismo ocurre con la mala calidad de los servicios públicos.

Todos sabemos que estamos muy mal, que la situación en Venezuela cada día es más invivible. Sin embargo, no se puede negar que se percibe una especie de modorra colectiva, de dejadez, de letargo, de escepticismo para enfrentar la crisis y tomar la ruta de la prosperidad.

Ante todo esto, dar una respuesta urgente se convierte en una gran necesidad pero sobretodo, en una inmensa responsabilidad. No es proponer por proponer, o hacer por hacer. Es organizar las acciones que realmente vayan destinadas a desalojar la dictadura. En los últimos días han surgido algunas ideas, desde la creación de frentes que pretenden erigirse como la única cara visible de la oposición, hasta planteamientos de grupos o individualidades sobre consultas para definir los pasos que se deben seguir para luchar contra la tiranía.

Ahora bien, sigo sin entender el empeño de los que han sido -o se han creído- durante bastante tiempo los acreedores exclusivos de la vocería opositora, en tratar de invisibilizar- o enmudecer- las caras, voces y acciones de personalidades que han sido aguerridas, coherentes y perseverantes lidiando contra este régimen. María Corina Machado, por ejemplo, es una de esas voces a las que me refiero. También puedo mencionar a la organización “Soy Venezuela” a la cual ella pertenece, que inclusive ha dado a conocer los pasos que deberían seguirse no solo para salir de la tiranía sino también para alcanzar “la tierra de gracia” en que se convertirá Venezuela luego de conquistar la libertad.

Estas pugnas en la oposición se ubican en el peor momento, pues todo indica que el desenlace no será convencional. Ya veremos la razón.

¿Falta de unidad o, complicidad con la dictadura?

Las rivalidades políticas, entre sectores que se supone persiguen los mismos objetivos, no deberían impedir que puedan marchar juntos hacia la misma meta.

Desgraciadamente aquí, en Venezuela, no pareciera que todos los sectores que dicen ser de la oposición tengan los mismos objetivos, porque seguros estamos que los métodos son diametralmente diferentes. El asunto en este momento es poder enganchar la propuesta más creíble o más convincente. Pienso que para poder aproximarnos a esa propuesta, lo primero que tenemos que hacer es compararlas con propuestas anteriores y preguntarnos si con esos métodos hemos logrado algo.

También debemos detenernos en analizar cuál ha sido el comportamiento del régimen frente a situaciones que lo han hecho tambalear y quiénes son los que de alguna manera le han dado oportunidad para que vuelva a tomar cierto respiro en la gobernabilidad.  Me explico. Sabemos que el régimen no goza de popularidad, pero al igual que todos los regímenes como el que azota a Venezuela, poco o nada le importa ser popular, puesto que se sostiene solo si se le garantiza la gobernabilidad. Y aquí es donde tenemos que reflexionar.

El comportamiento de una oposición frente a un régimen tiránico debe y necesariamente tiene que enfocarse en erosionar la gobernabilidad de Nicolás Maduro, quien está desesperado por la realización de eventos electorales, en los que, también sabemos siempre resultará favorecido, como sucede en todos aquellos países dominados por tiranos, donde también se realizan simulaciones electorales. ¿Cómo poder pensar que quienes se alzaron en armas y asesinaron para intentar llegar al poder (1992) porque no creían en las elecciones, ahora, que están mandando y desde allí han operado o se han vinculado con grandes organizaciones criminales,  lo van a entregar mediante el voto?

Hay que hablar con franqueza. De esto no saldremos con los llamados a elecciones, al contrario, concurrir a esas farsas electorales es oxigenar al régimen que está  jadeando.

Allí la primera pista del porqué la salida no será convencional.

¿Ruido de sable?

La poca gobernabilidad con la que cuenta, se la ha venido proporcionando en los últimos meses el sector militar, y en este momento, y de acuerdo a lo que leemos en las redes, una inmensa cantidad de militares está descontento con lo que pasa. Además ha quedado constancia de detenciones arbitrarias a diferentes miembros de las Fuerzas Armadas, argumentadas en una supuesta conspiración.

El domingo pasado (11 de marzo) en el editorial de El Nacional leímos: “Las Fuerzas Armadas se sienten no solo incómodas sino también prisioneras de un delirio marxista que, en la práctica, se ha convertido en un gran desprecio hacia las instituciones y, por ende, hacia las posibilidades de cambiar el rumbo del gobierno en el marco institucional. Vaya peligro, y vaya aventura la que promueve la negación de la realidad por parte de la cúpula que estrecha el poder en sus manos y encauza cualquier crítica hacia el rincón de las deslealtades”

Esta apreciación nos hace presumir que pudiéramos estar a las puertas de un desenlace, no convencional, y de ocurrir lo que presumimos, la oposición debe tener muy claro que tendrá que reencontrarse para constituir un eventual gobierno de transición.

Son posibilidades que están en el tablero nacional.

Si llegare a suceder ese acontecimiento, se iniciaría una dura etapa de reconstrucción y pacificación, durante la cual inevitablemente debe involucrarse la comunidad internacional; no solo por el asunto de la ayuda humanitaria (entrada de medicinas y de alimentos) sino para combatir los focos desestabilizadores que sin temor a equivocarme intentarán surgir estimulados por grupos armados del fundamentalismo terrorista que también le da sustento al régimen castro-madurista.

Por eso, hoy más que nunca urge tener una verdadera alternativa de poder, y es obvio que el principal trabajo de la falsa oposición es evitar que ésta se forme. Allí dejo la advertencia.

Pablo Aure/@pabloaure

No deje de leer: Las mujeres celebraron su día sobre camiones de estaca

Comentarios de Facebook

Opinión

Entre la espada y la pared

Publicado

on

Espada - acn
Compartir
  • 4
    Shares

Entre la espada y la pared: Por Luis Fuenmayor Toro.- La ausencia de dólares, responsabilidad absoluta y única del Gobierno, es generada por varios factores, entre ellos: la caída estrepitosa de las ventas de petróleo, imposible de ser compensada con el oro producido en el Arco Minero; la imposibilidad de nuevos créditos una vez agotada la capacidad de pago del país, las erogaciones obligatorias de divisas para el pago de los intereses de la deuda externa y las sanciones económicas impuestas por EEUU, que le impiden realizar operaciones financieras que generen otros ingresos al país. Esta carencia de divisas, luego de un ingreso billonario de las mismas, tiene al gobierno de Nicolás Maduro contra la pared y con una muy reducida capacidad de negociación.

Actúan agravando esta situación el aislamiento internacional del país, que se ha manifestado claramente con la expulsión de Venezuela del MERCOSUR, las decisiones hostiles de la OEA, las posiciones opuestas de la comunidad de países europeos y la desaparición de una serie de organismos, en los que Chávez había colocado particular esperanza, como opciones regionales y subregionales a la OEA. El ALBA ya no existe, la CELAC ha estado ausente en todo este proceso de presiones internacionales y la UNASUR vive una crisis existencial de la que puede no salir. La mayoría de estos vínculos se soportaron en la “chequera petrolera” (compra de decisiones) y no en la formulación de un programa conjunto de desarrollo.

Pero el problema gubernamental es mucho más grave pues en su seno hay posiciones encontradas, en relación con la manera de enfrentar la crisis actual, a las que se unen las luchas internas por el liderazgo del PSUV y de la “revolución”. Los escritos de varios intelectuales considerando que ciertas conductas del gobierno son contrarrevolucionarias e identificando acciones del presidente Maduro, como similares a las tomadas por Carlos Andrés Pérez en su segundo gobierno, son una clara muestra de las contradicciones “en el seno del pueblo”. Las amenazas de sus grupos armados irregulares también nos dicen que el Presidente está impedido en tomar las acciones necesarias para enfrentar la crisis actual.

Así como en la oposición hay sectores ultrosos, que piensan que los deseos empreñan, y que sin evaluar sus fuerzas ni las del adversario hablan de la salida del gobierno, en el sector pseudo revolucionario existe también el mismo tipo de individuos, que creen que de lo que se trata es de profundizar la inexistente revolución. Es el chantaje que tiene que pagar el Gobierno por 20 años de discurso irreal, de fantasías socialistas, de odio hacia el “enemigo de clase” y toda esa suerte de sandeces en nada relacionadas con la realidad. Construir el socialismo en un país atrasado y mono productor de materia prima no es posible ni siquiera como quimera. El viraje de China con Deng Xiaoping lo demostró y lo confirmó luego la caída del socialismo real.

La situación se parece a la ocurrida en Chile con Allende, quien al no poder negociar terminó siendo víctima de la espada de sus seguidores extremistas.

@LFuenmayorToro

No deje de leer: OEA aprobó resolución para aplicar Carta Democrática a Venezuela y suspenderla

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído