Connect with us

Opinión

Champán Oro

Publicado

on

Compartir
  • 5
    Shares

Champán Oro: Por Josué D. Fernández.- Una señal del final que se acerca para cualquier cosa, es la comprobación de la ruptura gradual de la secuencia que traían, con aceleración acentuada, descubriendo a su vez el tesoro que se mantuvo oculto en principio.  A veces trágico, pruebas del aparente desenlace de  la calamidad que padece Venezuela encerraría la explotación a muerte, epidemias, violencia y represión militar en el llamado “Arco Minero del Orinoco”, en pos de riquezas al sur del estado Bolívar, tras décadas de tira y encoge con mineras canadienses, rusas y chinas, y añadidos de apetitosos yacimientos de coltán en esas trochas de exterminios. Lo demuestran igualmente los viajes sin regreso conocido de los lingotes de oro de las reservas del Banco Central,  y la fiebre generalizada de compra-venta de morocotas y prendas atesoradas debajo de colchones, e imposibles de exhibir ahora en las calles, por riesgos de perder la vida en asaltos armados a la vuelta de la esquina.

Los momentos culminantes del Arco Minero del Orinoco, en lo que va de 2018, registran en febrero pasado los asesinatos de 17 hombres y una mujer, durante un operativo atribuido al Ejército Nacional en la mina Cicapra de Guasipati, en el municipio Roscio del estado Bolívar. La prensa reportó el hecho como acción de la quincuagésima primera (51) Brigada de Infantería de Selva. El diputado Américo De Grazia, ha llevado cuenta de las sucesivas irregularidades en el lugar, las que también incluyen violaciones sexuales, deforestaciones a diestra y siniestra, e invasión de territorios  pertenecientes a los indígenas de la zona.

Un capítulo sangriento, adicional,  incluiría réplicas de lo que ocurre en República Democrática del Congo, donde la esclavitud, miseria y muerte de millones de personas, se asociaría a la explotación del “Coltán”, llamado asimismo el “oro azul”. Estudios del Ministerio del Poder Popular para las Industrias Básicas y Minería establecieron en 2010, que las riquezas venezolanas del tal “oro azul” estarían en el orden de los cien mil millones de dólares. Se trata de un compuesto de colombita y tantalita, de color negro o marrón muy oscuro, que se utiliza en microelectrónica, telecomunicaciones y en la industria aeroespacial. El periodista, escritor e inventor nacido en Santa Cruz de Tenerife, Alberto Vázquez-Figueroa, autor del libro “Coltán” publicado en 2010, afirma que “si el siglo XX ha sido el del petróleo, el siglo XXI es el del coltán. Quien posea el coltán dominará el mundo”.

Para refrescar la tarde, antes de que llegue el temido final advertido al principio, mejor es una pausa para escuchar “La Última Copa”, composición de J.A. Caruso e I. Canaro,  con el puertorriqueño Andy Montañez, y el grupo “Bellavista”, en versión en vivo del 2014.

Se escucha decir que de la última copa de champán, ni del oro,  tampoco quedaría nada para el final inevitable en el Banco Central de Venezuela (BCV), de donde se esfumó junto a los lingotes de las reservas, sacados al exterior con destinos de ida y vuelta desconocidos con exactitud, bajo la  mordaza del régimen a la prensa libre. No obstante, Javier Ignacio Mayorca, periodista y miembro del Observatorio Venezolano del Crimen Organizado, reveló en marzo de este año que del país salieron dos toneladas cien (2,1) de oro guardado en el BCV hacia Emiratos Árabes Unidos, dentro de cincuenta y siete (57) cajas, enviadas en un Airbus A6-RRJ desde el Aeropuerto Internacional de Maiquetía.

De otro lado, para Marzo de 2017, según la agencia “Reuters”, el oro que mantendría BCV en sus reservas internacionales se redujo en 14 por ciento en valor al cierre de 2017, de acuerdo con los estados financieros que difundió la propia entidad. El informe mostró una reducción de dieciséis (16) por ciento del volumen que posee en reserva, al pasar de unos seis (6) millones de onzas troy en 2016 a cinco millones doscientos (5,2) de onzas troy al finalizar 2017. En el período completo la cantidad de oro disminuyó treinta y un (31) por ciento. El BCV comenzó en 2014 a realizar canjes de su oro monetario para obtener liquidez con la que hacer frente a la aguda crisis económica, y ya habría dejado vencer al menos uno de esos contratos, según denunció un diputado opositor. Autoridades del BCV impulsan la tarea de invertir más en oro que extraen productores locales y para entonces tendrían adquiridas unas cuatro toneladas y media (4,5) de oro y diamantes en el país. La cifra representó casi la mitad del metal precioso que compró el instituto para todo el lapso. El gran misterio es saber a qué bolsillos o cuentas bancarias del extranjero están llegando los frutos del botín criollo.

En épocas anteriores, fue costumbre ir a Guayana para traer unos “cochanitos”, azabaches, peonías y pepas de zamuro montadas en oro, como gran riqueza popular. Con la competencia desleal de las autoridades que hasta el repele es de su exclusividad, en el estado Bolívar solo queda en recuerdos folclóricos la grandeza de “Guayana Es” a continuación, cantada por Carlos Baute, y la cual hasta nuevo aviso la tendremos como “Guayana fue”.

http://www.musictory.es/musica/Carlos+Baute/Guayana

Audio completo del suplemento “Experiencias Mayores”, en la voz del autor, Josué D. Fernández en:   https://youtu.be/G2FnA5fGh6Y

fernandez.josue@gmail.com – Nuevo tema para compartir catarsis con afectos cercanos… Riqueza venezolana de “oro azul” o coltán alcanzarían los cien mil millones de: dólares.  Un compuesto de colombita y tantalita, de color muy oscuro,  utilizado en microelectrónica, telecomunicaciones y en la industria aeroespacial.  http://comunicadorcorporativo.blogspot.com/2018/07/champan-oro.html.

No deje de leer:   Seniat y BCV iniciaron plan de formación sobre reconversión monetaria

Comentarios de Facebook

Opinión

Crisis eléctrica rumbo a un colapso total

Publicado

on

la crisis eléctrica - acn
Compartir
  • 1
    Share

Veraz…/Crisis eléctrica rumbo  a un colapso total: Por Robert Alvarado.- “La electricidad es el alma del universo.” John Wesley / El 15 de octubre de 2018, se quedó Venezuela paralizada por fallas en el servicio eléctrico, varios estados afectados: Mérida, Táchira, Barinas, Zulia, Lara, Carabobo, Nueva Esparta, Portuguesa, Miranda, Yaracuy, Trujillo, Bolívar, Falcón, Aragua, Portuguesa, Cojedes, entre otros. Todo un caos en el país, agravado por la falta de agua, gas doméstico, televisión por suscripción por cable, internet y pare usted de contar.

Las murmuraciones y chismes del hecho se acrecentaron, porque tuvo que salir el ministro Luis Motta Domínguez a abrir su bocota, dijo “que la falla eléctrica que afectó a varios estados del país fue producto de la explosión, y posterior incendio, de la subestación eléctrica La Arenosa ubicada en el estado Carabobo…”, y  se reinstaló el servicio después de casi 18 horas, cosa rara, no le echaron la culpa a ningún animal ni roedor ni reptil, esta vez la iguana y rabipelao salieron bien librados.

Esto se ha denunciado desde el año 2008. Una década advirtiendo cómo se deterioraba el sistema eléctrico de la nación por falta de mantenimiento al sistema de distribución como las subestaciones y al sistema generador de energía, falta de inversión en las nuevas alternativas de generar electricidad, como lo estableció el comandante Chávez con las termoeléctricas con el gas (https://www.youtube.com/watch?v=tT9uH4Bkw0E). Ahora tropiezan con los errores que muchos anunciamos tiempo atrás, una crisis que muchos denunciamos pero nadie nos paró.

Algunas columnas escribí sobre el asunto, por ejemplo: Crisis dentro de CORPOELEC y Crisis eléctrica en el Oriente, ante lo cual hubo un silencio absoluto por parte del gobierno, contribuyendo con su permisividad y complacencia a potenciar este problema que nos condujo a la grave crisis eléctrica que estamos viviendo (https://www.youtube.com/watch?v=vLp6QQ7eZQY), rumbo a un colapsó total del sistema eléctrico.

Como es del conocimiento de todos los venezolanos, en el año 2010 se inició el plan de racionamiento de electricidad, la causa fue una sequía en los principales embalses del país, debido al fenómeno de El Niño, que llevó a un razonamiento de dos horas diarias que se tradujeron en interminables cortes de luz a varios hogares del país, siendo privilegiados el área metropolitana Caracas y el Estado Miranda, cuyos habitantes no se vieron afectados por los exasperantes cortes de luz de otras regiones del interior del país.

Ahora las circunstancias variaron, como es de suponer, para peor, como se ve en las redes sociales, le cortan el servicio eléctrico a varias zonas de Caracas como El Paraíso, San Martín, Propatria, 23 de Enero, Bellas Artes, La Candelaria, Los Palos Grandes, San Bernardino, Los Ruices, Plaza Venezuela, Sabana Grande, Chacaíto y Macaracuay; en Miranda, Guatire, Valles del Tuy, Los Teques, han sentido la inclemencia del Despacho de Motta; algo que en el estado Vargas sintieron también en La Guaira y Maiquetía.

Hay que estar claros, la principal causa de esta crisis eléctrica fue la ineficiencia de la gerencia que planificó y declaró fraudulentamente una emergencia energética y se invierteron aproximadamente unos 10 mil millones de dólares en solucionarla, donde su bandera fue la compra de plantas termoeléctricas para cubrir el déficit que generaba las estaciones hidroeléctricas por la sequía. Esto sirvió para guisos por doquier,  corrupción de alto vuelo, compraron plantas usadas como nuevas e instalaron el 50% de las plantas traídas para solucionar la crisis existente, obviamente eso no sirvió de nada y luego se supo a donde fueron a parar los miles de millones de dólares que se invirtieron para solucionar la generación y distribución de la electricidad, es decir hubo una rebatiña donde dicen estar involucrados miembros de honorables familias e hijos de un conocido político del partido del pueblo.

Existen otros análisis del caso, por ejemplo, en referencia a la Zona del Zulia, el presidente de la Asociación Venezolana de Ingeniería Eléctrica, Mecánica y Profesiones Afines, Winston Cabas, (https://www.youtube.com/watch?v=ScAtLvHNH2k)   aseguró que la crisis eléctrica que vive el país y el colapso del servicio eléctrico que padece el estado Zulia es absoluta responsabilidad del gobierno nacional, afirmando que el deterioro ha sido progresivo:

“La crisis del sistema eléctrico de Maracaibo, del Zulia y de toda Venezuela es irreversible y nunca se podrá recuperar en manos de este régimen, producto de las políticas erradas y puesta en práctica por personas incompetentes, incapaces y negligentes como el ministro Luis Motta Domínguez, quien con su conocimientos retrógrados y arcaicos en esta materia, se burla de manera descarada y le miente al pueblo en complicidad con el gobernador Omar Prieto”.

En momentos en que estamos viviendo una crisis humanitaria, la cual está a simple vista y sin precedentes en nuestra historia venezolana, los constantes y largos apagones, que muchos llaman racionamiento, vienen a ser como una estocada final, porque afectan no sólo la calidad de vida de los ciudadanos sino también la producción del país. Ahora si son más que patéticos errores de Chávez cono cuando le regalo una planta eléctrica a Cuba en 2001 (https://www.youtube.com/watch?v=UFKImoGbFmk), sin que nadie lo sancionara, solo lo aplaudieron, pues no había problemas eléctricos, pero ahora ese desliz adquiere un sentido dramático porque esta crisis eléctrica va rumbo a un colapso total…

robertveraz@hotmail.com – robertveraz@gmail.com grsndz629@gmail.com – 0414-071-6704   en   www.robertveraz.galeon.comhttp://robertveraz.galeon.com/aficiones2595740.html –  @robertveraz   ¡Hasta la próxima semana, Dios  bendiga a Venezuela!

No deje de leer: Varios municipios de Carabobo se quedaron sin electricidad por más de cinco horas

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído