Connect with us

Opinión

Borrones

Publicado

on

Borrones - acn
Compartir
  • 5
    Shares

Borrones: Por Josué Fernández.- Con solo pulsar “renombrar” existen aplicaciones de computadoras que convierten en tarea sencilla la acción de cambiar, una imagen o texto completo almacenado, por algo equivalente, aunque sea distinto del original, y sin dejar grandes huellas que delaten tales borrones. La permisividad de hoy se ha extendido peligrosamente a cualquier área, por desestimaciones de sus graves daños, ocasionando la destrucción de preciadas memorias originales, para enmascarar errores o alterar historias auténticas. Al voltearse al ayer, las adulteraciones salían de  borrones con gomas o “tipex” en el campo comercial, con riesgos de cárcel; pero en política ociosa, al contrario, merecerían reconocimientos al ingenio como el episodio del “caballo indómito” dizque repotenciado, una gran “marramucia” en el escudo de República Bolivariana (“RB”) en Sudamérica, alrededor de una década atrás.

Con anterioridad, en 1999, otros borrones de categoría similar, con la sorpresiva muerte de sus promotores tiempo después, se consumaron en la alteración del nombre tradicional de la nación, y a principios de 2006 en el añadido de una estrella a la franja azul de la bandera. A falta de justificaciones gloriosas para ese proceder de la tiranía creciente, se dijo que “el cambio de nombre era esencial para la revolución”, según el funcionario Eliécer Otaiza, hallado muerto en 2014 con cuatro impactos de balas.  Luis Tascón, fallecido en 2010, fue un personaje oficialista en esta trama, reconocido por cosas peores,  al igual que como impulsador de la modificación de los símbolos patrios al sostener que “la revolución debe acompañarse de una nueva  iconografía”. Para 2006, entonces, la Asamblea Nacional venezolana aprobaría el agregado de una estrella a la bandera, y virar a la izquierda la mirada del caballo del escudo, por petición del presidente Hugo Chávez, fallecido no se sabe aún si a finales de 2012 o principios de 2013.

“Siempre hay público dispuesto a celebrar al régimen”

Las fatales coincidencias mencionadas que no detuvieron los borrones para nada, han echado las bases para que se sigan acumulando en dieciocho años de “revolución bolivariana”,  porque siempre hay público dispuesto a celebrar al régimen. La mayoría recibe muy poco para satisfacer sus necesidades de alimento, medicinas y servicios básicos de vivienda, luz y agua, y sin embargo se alegra la vida con tantos borrones. Precisamente, en sentido opuesto al reclamo desconsolado de Guillermo Castillo Bustamante, mientras componía la canción “Escríbeme”, cantada de seguida por la gloria del bolero, Lucho Gatica, próximo a cumplir 90 años, en 2018;  en versión posterior a la de su primer interprete el tenor Alfredo Sadel, y de la que habrá ampliaciones al finalizar el tema.

“Escríbeme” ─ya se mencionó─, es obra del músico, compositor y pianista venezolano Guillermo Castillo Bustamante, realizada mientras estuvo detenido en la cárcel de la isla de Guasina, en el Delta Amacuro,  por persecución de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, a mediados del siglo anterior.

Desde allí el recluso dedicó la canción a su hija Inés de quien  había dejado de tener noticias, utilizando como mensajero al tenor Alfredo Sadel, de popularidad creciente en todo el país, comprometido con la clandestinidad, capaz de lograr gran difusión de su ruego, y de despertar el eco de famosos como Lucho Gatica, Juan Arvizu, Roberto Yanes, Javier Solís, Luis Miguel…

Un nuevo cargamento de borrones, la vía preferida de imponer verdades exclusivas para el régimen bolivariano, se viene desarrollando en la semana que está por terminar, con el asunto de la ligera disminución de los centenares de presos políticos del doloroso capítulo dictatorial siglo XXI, con liberaciones engordadas en su número con delincuentes de las mismas filas oficiales, y excarcelaciones que no pasan de injustas libertades condicionales, sumadas a la puesta en práctica de la llamada “puerta giratoria” por la que salen algunos, y se buscan adicionales reos en la oposición para llenar los vacíos que irían quedando en las celdas.

Con un pretendido borrón a la inteligencia colectiva, al menos ya no se utiliza el término genérico de “privados de libertad” para esconder la existencia de encarcelados por razones estrictamente políticas, con lo cual se calculaba el engaño a la comunidad internacional, cada vez con mayor actividad en el terreno de sanciones a los infractores de derechos humanos de la “Revolución Bolivariana”. Al parecer, ni en el otro mundo hallarán una nube de la memoria que les facilite el borrón del olvido, como se le escucha a Ricardo Montaner, acompañado a la guitarra por Juanes, en “Échame a mí la culpa”.

“Experiencias Mayores”

Audio completo del suplemento “Experiencias Mayores”, en la voz del autor, Josué D. Fernández en: https://youtu.be/L9b5iWjPHNw

El artículo adosado forma parte de “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata, entrevista y  gotas de humor.  Por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por canal personal de YouTube, o aquí en  www.comunicadorcorporativo.blogspot.com

fernandez.josue@gmail.com – Con mis saludos y el agradecimiento por sus frecuentes lecturas, también les invito a ver lo NUEVO de hoy: Venezuela se iría quedando sin memoria y así sus habitantes sin identidad que reclamar. LEER EN: http://comunicadorcorporativo.blogspot.com/2018/06/borrones.html

No deje de leer:EEUU advierte a Maduro que lo piense dos veces antes de arrestar a María Corina Machado

Comentarios de Facebook
Continue Reading
Publicidad

Opinión

Patrañas.21

Publicado

on

Patrañas, dominó, entre tahures
Compartir
  • 1
    Share

Patrañas.21: Por Josué D. Fernández A.- En sano juicio “de lado y lado”, como les gusta puntualizar a los que dicen no ser ni de aquí ni de allá, es bastante improbable el encontrarse en medio de un derrumbe completo, tal cual se extiende en Venezuela,  y creer que algún provecho se aproxima; o que saben de algo oculto quienes causan la mayor destrucción jamás imaginada de un país, más allá de la ruina propia, la de sus familiares, amigos, arrastrando con ellos a cualquier otro obligado a permanecer en ese territorio. Patraña pura es el coro nacional e internacional de tramposos s.21 de que existiría un socialismo bueno, lejos del comunismo, en el que todos deberíamos sufrir primero, para luego alcanzar la gloria y la dicha de la riqueza pareja.

Poblaciones empobrecidas y enfermas con células malignas es el gigantesco saldo visible de la ignorancia e incapacidad para atender exigencias del bien común, de parte de grupos siempre empeñados en quedarse indefinidamente en lo alto del poder, bien a la fuerza, o mediante simulaciones de consultas populares. Pero, en lo que respecta a América Latina, allí sí gozan de frecuencia los hallazgos externos de expedientes de dirigentes con fortunas por debajo de cuerda en Cuba, Venezuela, Bolivia, Brasil, Ecuador, Nicaragua, y en administraciones viejas de Argentina, Perú, Uruguay  y Chile.

De lado y lado, como se anotó al comienzo, en alcaldías, gobernaciones, entes autónomos, empresas públicas, cajas de ahorros, fondos de pensiones,  nunca hay dineros para atender servicios que deben a sus comunidades, aunque sobra presupuesto para vehículos, viáticos, restaurantes caros, lujo en aviones y demás embarcaciones para descendientes y allegados también, trajes y relojes de marca, guardaespaldas, y vacaciones imperdibles en paraísos extranjeros. En resumen el sueño realizado a través del atajo de la corrupción, ajeno por principios morales para el pueblo honrado,  por lo que este se conforma con la trova de “Si yo fuera rico” según se oyó en “El Violinista en el Tejado”, a continuación en pieza de un montaje de la obra en México, en 2005…

De acuerdo con el trovador de “Si yo fuera rico”, el asunto se limita a  hablar en el raro e incomprensible idioma del  “bidi-bidi-bum”, así como en “no matarse en trabajar”. Dos conclusiones que apuntan directamente al blanco del quehacer rutinario del grueso del pelaje político activo en la Venezuela s.21. El resto se agota en patrañas de amor desinteresado por la patria, equivalente al del ratón por el queso, el sacrificio por los pobres, y cuanta promesa encaje con fantasías de la nación de héroes invencibles, y de tesoros inagotables que prodigarán techo, comida y educación para todos, con ningún esfuerzo.

Las patrañas resultarán incontables mientras quede público para tragarlas, en brebajes mágicos dizque para salir de abajo. La experiencia enseña a cualquier edad que la vida se sufre o disfruta unos pocos minutos a la vez, porque solo estamos seguros del “aquí y ahora”. Sin embargo, de lado y lado, la dedicación de hoy es en la insistencia en pedir apoyo para ganar elecciones municipales y blindar su particular beneficio como de costumbre. Luego tocaría esperar el 10 de enero por el segundo periodo ilegal del actual mandato −otorgado en consulta fraudulenta en mayo-,  con planes agregados para sobrepasar dos décadas de desgracias. El cuento remanente, es que el continuismo tendría bloqueo externo por organismos que no reconocerán esa prórroga “chimba”.

Partida de dominó entre tahúres…

La suerte de Venezuela se juega hoy, entre tahúres, básicamente, en partida de dominó trancada, después de colocar sin remedio las últimas piedras de igual número, en cada punta, obligando a salir de los perdedores y a cambiar de jugadores, para continuar el juego, de ser esa la idea. En caso contrario, la alternativa ya fue cantada en “El juego de la vida”, que perturba a mucha gente, y por lo que prefieren taparse los oídos. No obstante, quizás como tormento para infortunados, y advertencia para ganadores, ese recuerdo regresa reeditado en fragmento de Daniel Santos y la “Sonora Matancera” . Hasta el sábado, Dios mediante, chao.

Ensayo audiovisual para público de pregrado, disponible en la voz del autor, en colección de Josué D. Fernández, con temas musicales editados, más cortos, al pinchar en:

El artículo adosado forma parte de “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata, entrevista y  gotas de humor.  Por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por canal personal de YouTube, o aquí en  www.comunicadorcorporativo.blogspot.com

No deje de leer: Extienden e intensifican plan de vacunación en Carabobo

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído