Connect with us

Sucesos

!Qué bárbaro! Mató a 8 gay y los enterró en maceteros

Publicado

on

gay acn
Compartir
  • 1
    Share

Bruce McArthur, bautizado como el jardinero asesino de Toronto, lo condenaron a cadena perpetua por la muerte de ocho gay en forma consecutiva.

El matagay McArthur se convirtió en el terror de los homosexuales en Canadá.  Los asesinaba y después enterraba en materos.  El juez del caso, John McMahon, tenía que decidir si McArthur, de 67 años, podía solicitar la libertad condicional en 25 años o en 50, como había solicitado la Fiscalía.

Las leyes canadienses estipulan que el asesinato en primer grado supone automáticamente una condena a cadena perpetua sin posibilidad de solicitar la libertad condicional en 25 años. Dado que McArthur se declaró culpable de ocho asesinatos en primer grado el pasado 29 de enero, el juez tenía que decidir si aplicaba las ocho penas de forma consecutiva o concurrente.

McMahon explicó que dada la edad de McArthur, cuando tenga la oportunidad de solicitar la libertad condicional, tendrá más de 90 años.

McArthur, jardinero de profesión, mató a ocho hombres de la comunidad gay de Toronto y ocultó sus restos en maceteros de grandes dimensiones que almacenaba en la propiedad de uno de sus clientes.

Fue arrestado en enero de 2018, tras años de rumores en el barrio gay de Toronto sobre la presencia de un asesino en serie. Le achacaban la desaparición de varios transformistas.

Gay en la mira

La comunidad gay de Toronto ha criticado con dureza a la Policía local. Las autoridades negaban la existencia de un matagay. El jefe de Policía de Toronto, Mark Saunders, incluso negó que McArthur fuese un asesino en serie. Responsable de las desapariciones en el barrio gay el mismo día en que el jardinero fue detenido.

El colectivo gay ha denunciado que la Policía. Los transformistas se quejaban. Decían que empezaron a investigar en serio el caso cuando desapareció Andrew Kinsman. Un gay de 49 años, el único asesinado de raza blanca.

Las otras siete víctimas eran de origen asiático o de Oriente Medio: Selim Esen, de 44; Majeed Kayhan, de 58; Soroush Mahmudi, de 50; Dean Lisowick, de 47; Skandaraj Navaratnam, de 40; Abdulbasir Faizi, de 42, y Kirushnakumar Kanagaratnam, de 37.

La Policía no fijó su atención inicialmente en McArthur. A pesar de que en 2001 fue condenado por atacar con una barra metálica a un hombre gay.

También te puede interesar

Comentarios de Facebook

Sucesos

Caníbal se comió a su propia madre junto con su perro (Video)

Publicado

on

Canibal acn
Compartir
  • 1
    Share

La Policía Nacional de España localizó el cadáver descuartizado de una mujer y capturó a su hijo canibal quien se la comió con su perro.

El hallazgo se produjo en una vivienda del barrio Salamanca de Madrid, informaron las autoridades. El imputado admitió que le daba su perro partes de su fallecida madre.

Los restos de la mujer se encontraron en varios recipientes. Medios policiales señalaron que la detención se logró después que una amiga de la fallecida denunciara su desaparición. Aseguró que tenía más de un mes sin verla.

Al llegar las autoridades encontraron a Alberto Gómez, de 26 años, comiéndose a su madre. El caníbal quedó detenido. Tenía doce órdenes de alejamiento por maltrato a su madre.

Sin embargo, la infortunada mujer de 66 años permitía su su hijo la visitara. El detenido es el menor de dos hermanos. El otro, casado, vive desde hace tiempo fuera del domicilio familiar.

Los vecinos describen al detenido como un hombre de cara aniñada, que aparenta menos edad de la que tiene. Al parecer estudió hostelería. Solía maltratar a su madre. El canibal convicto y confeso será presentado en los tribunales.

Con actitud fría el hombre confesó a los agentes que se ha ido comiendo a la fallecida junto a su perro. La Policía procedió a su detención, mientras que el Servicio Veterinario de Urgencias hizo cargo del animal.

Lee también: Indios pemones secuestraron a jefe de la GNB en la Gran Sabana (Video)

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído