¡Bájale los pantalones! Conviértete en toda una experta de la masturbación

¡Bájale los pantalones! Conviértete en toda una experta de la masturbación

En Fotos: Así fue el reencuentro de JLo y Marc Anthony en los escenarios
Demandan a Pitbull
Alcaldía de Valencia presentará este fin de semana exitosa ópera circense “Carmen” en el Teatro Municipal

Ahí supe que una chica puede conseguir lo que quiera solo con proponérselo y, eso sí, con un buen juego de muñeca. Pero chicas, no se engañen!, masturbar bien, de esas que nunca se olvidan, no es tarea fácil. No basta sólo con saber tocar .

La masturbación no es una práctica de segunda. Requiere técnica, pericia y psicología. Y tampoco es algo por lo que tengamos que sentirnos incómodas, utilizadas. En absoluto. ¿No nos gusta a nosotras que nos acaricien el cabello, que nos tomen de una mano, que nos masturben también?

Pues eso. Además, los chicos para cuestiones de sexo son más pragmáticos. Provocarles la erección, desencadenarles el orgasmo cuando se desea, y notar que el miembro pierde su dureza en la mano, a muchas les genera una sensación de dominio que hace muy, pero que muy interesante esta actividad. Vamos, que tiene su punto para que te sientas como una sacerdotisa del sexo.

La técnica para hacer una paja no requiere una ingeniería nuclear. La cosa es simple, lo único que tienes que hacer es agarrar el pene y agitarlo rítmicamente hasta que consigas que eyacule. Pero no, no basta con menearla como si fuera una sardina. Para conseguir el mayor placer posible hay ciertas cosas que nunca debes olvidar:

1.- No tengas prisa

En primer lugar, deberemos elegir un buen momento para masturbarlo. Sorprende, sorpréndete… Diviértete. Consigue que tenga una buena erección. Comienza por meterle mano por encima del pantalón. Pálpalo bien. Tócalo. Nada de amasar. Roza. Fuerte, suave… Desea ese paquete… Y cuando ya tenga una buena erección, desabróchale el botón del pantalón, bájale la bragueta y mete la mano dentro, por encima de la ropa interior. Haz todo esto con una mano mientras lo besas.

2.- Lubrica bien el pene

Ahora, bájale los pantalones y quítaselos. Desnudo de cintura para abajo, coge su pene con una mano, lámelo de arriba abajo, pasa la lengua por el glande, rodea el glande con tus labios, métete el pene dentro de la boca. Insalívalo bien. Ese es uno de los secretos. La lubricación. Siéntelo dentro de tu boca mientras le acaricias los testículos. Lame el glande. El pene debe estar muy húmedo porque si no el roce no da cariño, sino desolladuras. También puedes usar lubricante en lugar de saliva. Échate en las manos y frótalas bien, que el lubricante suele estar frío y no es agradable que te toquen con las manos frías, ¿no? Luego extiéndelo bien por todo el pene. Ya podemos seguir. Ah, por cierto, hay lubricantes con sabores que son más adecuados si a la vez que lo masturbas le quieres ir haciendo sexo oral.

3.- Comienza a masturbarle

Agarra su pene por el tronco con una mano y agítalo rítmicamente de arriba a abajo, sin forzarlo, al principio ve despacio hasta que veas que le gusta así. Puedes preguntar para asegurarte de que realmente le gusta. Y cógelo con fuerza. Es tuyo. Todo tuyo.

4.- Aumenta el ritmo poco a poco hasta que eyacule

Agítalo rítmicamente de arriba a abajo, con cuidado pero con determinación. Y conforme veas que se excita, su respiración se entrecorta y agita, aumenta el ritmo poco a poco; y mientras, con la otra mano, puedes acariciarle los testículos con la yema de los dedos o cogérselos con fuerza, y no te olvides tampoco de la parte interna de los muslos, el ombligo o el perineo (la zona que hay entre los testículos y el ano). O incluso si te atreves, puedes insalivarte un dedo y metérselo en el ano. Pero asegúrate de que esto le va a gustar. Acelera el ritmo cuando intuyas que se acercan los fuegos artificiales. Más rápido, más rápido… hasta que mmm…

5.- ¿Y el semen?

¿Qué harás con el semen cuando tu chico eyacule? Que juegues con su semen entre tus dedos lo pondrá a mil. Y bésalo mientras lo haces. También puedes optar por que tu chico eyacule en otro sitio que no sea tu mano. A los hombres les excita lo de eyacular en la boca de su pareja o en cualquier parte de tu cuerpo y ver cómo se desliza por tu piel. Esto depende de tus gustos, de la situación. Eso sí ¡cuidado con los ojos! Que una buena masturbación no te impida tampoco ponerte máscara de pestañas.

Fuente: Cosmohispano

Comentarios