Connect with us

Opinión

El abstencionismo y la culpa

Publicado

on

Abstencionismo - acn
Compartir
  • 9
    Shares

El abstencionismo y la culpa: Por Fernando Mires.-  Una eventual victoria de Falcón sería una derrota de Maduro pero también lo sería de la MUD. Pero a la vez, si Falcón es derrotado por un margen no muy elevado, todo el mundo sabrá que esa derrota habría podido ser evitada por la MUD si es que no hubiera caído en la trampa tendida por sus propios errores y culpas. Por consiguiente, la presencia de Falcón representa, por el solo hecho de existir, una amenaza existencial para la no-política de la MUD. Esa es la razón por la cual cada voto por Falcón tendrá un valor tridimensional: Primero: en contra de una dictadura. Segundo: en contra del abstencionismo. Tercero: a favor de una presidencia en condiciones de iniciar el proceso de transición hacia la democracia.

Nadie por el momento puede predecir nada pero es evidente que enfrentar a dos enemigos a la vez hará muy difícil (aunque no imposible) un triunfo electoral de Falcón. Sin embargo, más allá de los resultados, la candidatura de Falcón ya ha cumplido una tarea histórica: la de mantener la continuidad de la lucha lectoral y democrática en contra de Maduro. De este modo, aún perdiendo Falcón, seguirán vigentes las bases de esa política. Reasumiendo a esa política, y no la del abstruso abstencionismo predicado hoy por la MUD, la oposición estará en condiciones de retomar su camino. El mismo que nunca debió haber abandonado.

El 20 de mayo será decidido si en Venezuela continuará la dictadura militar y para-militar de Maduro por un tiempo indefinido o será abierta una brecha hacia una dificultosa y probablemente larga transición hacia la democracia. La candidatura de Falcón representa la segunda alternativa. Esa es también la alternativa que debería haber representado la oposición unida si es que no hubiera decidido corregir sus primeros errores con mayores errores.

Las vías erráticas que llevaron a la MUD a discutir en la República Dominicana sobre el tema electoral sin llevar a un candidato unitario, a no usar las propuestas rechazadas por la dictadura como plataforma para una candidatura unitaria y el haber llamado a la abstención sin levantar otra alternativa, han conducido a esa alianza política que una vez fue la MUD, a transitar por las oscuridades más densas de la noche antipolítica.

¿Puede haber mayor contrasentido que una asociación electoral, creada para fines electorales -la MUD fue siempre solo eso y nada más que eso- llamando a la abstención? Sin participación electoral la MUD no es la MUD. El llamado Frente Amplio (la MUD más organizaciones civiles adictas a la MUD) solo podía tener cierta lógica en el marco de un proceso electoral como ha sucedido con todos los frentes amplios de nuestro tiempo (desde los frentes populares de los años treinta hasta ahora). Un frente amplio sin elecciones es como un pez sin agua. Los frentes amplios son electorales o no son. No obstante, la MUD convirtió al frente amplio venezolano en un frente abstencionista, el primero en la historia nacido para no hacer nada.

Errores tras errores que llevaron a que el espacio político abandonado por la MUD fuera invadido por las tendencias más extremistas de la oposición. La ayer llamada por la MUD “oposición a la oposición” representada por la antipolítica pseudo insurreccional de la señora Machado, dejó de ser así la “oposición a la oposición” y se transformó en la fuerza directriz de la MUD. Por lo mismo, la abstención se convirtió -desde el día cuando emergió la candidatura de Falcón- en una tercera candidatura.

Tesis: La abstención no solo es la abstención. La abstención ha llegado a ser la candidatura de la MUD en contra de la candidatura de Falcón. Cuando llegue el momento de los recuentos y sean contadas las abstenciones (los “niníes”, los abstencionistas clásicos y los de la MUD) la MUD podrá cantar victoria. Habrá derrotado a Falcón. Más, no a Maduro.

Ya están agotados los débiles argumentos esgrimidos por la MUD para legitimar su gran aberración anti-electoral: ¿Qué no están dadas las condiciones con ese CNE? Las condiciones son las mismas del 15-D. ¿Votar sin elegir? Pero para elegir tienes que votar. ¿Qué en dictadura no se vota? Precisamente al revés: un demócrata vota siempre en contra de una dictadura pues solo en democracia nos podemos dar el lujo de no votar. ¿Qué estas no son elecciones? Las cosas no dejan de ser lo que son por el hecho de que le cambies el nombre ¿Qué votando la dictadura será legitimada? A una dictadura solo la legitima la abstención pues con abstención no hay fraude ¿Qué Falcón traicionó a la MUD? La ruta de Falcón es exactamente la misma que abandonó la MUD ¿Qué los resultados están cantados? Pero si hay una gran abstención no solo estarán cantados sino, además, recitados y orquestados ¿Qué hay que recurrir a otras formas de lucha? Uno se pregunta cuáles. ¿Huelga general?: la MUD no controla sindicatos obreros. ¿Insurrección?: la MUD perdió después del 2017 su poder convocador de masas. ¿Comunidad internacional?: son gobiernos que se reúnen una vez al mes para hacer una declaración y luego volver a casa. En fin, desde el “yo no soy abstencionista pero no voto”, hasta llegar a la guinda de la torta: “el dictador va a caer solo”, la MUD no ha logrado justificar, ni siquiera ante sí misma, su capitulación electoral.

Precisamente la inconsistencia de la no-opción asumida por la MUD explica la andanada de agresiones o “guerra sucia” desatada en contra de Falcón por dirigentes políticos que hace un par de meses decían exactamente lo contrario. Evidentemente, en cada una de esas agresiones, yace el inocultable peso de una culpa no asumida. No es primera vez que ocurre algo parecido.

Fue el psicoanalista italiano Luigi Zoja –uno de los que más ha dedicado su obra a analizar el fenómeno de las patologías colectivas- quien llevó las deducciones de Freud con respecto a los sentimientos de culpa personales al plano de las relaciones sociales (ver por ejemplo su libro “Paranoia: locura que hace historia”, Madrid, FCE, 2014) De acuerdo a Zoja, todo ser (individual o colectivo) que arrastra una culpa, intentará borrarla mediante una exculpación. El proceso de des-culpabilización puede ser llevado a cabo a través de dos procedimientos. El primero es la reflexión analítica. El segundo, desviando la culpa hacia un objeto externo. Ese objeto puede ser un pueblo, un grupo o simplemente una persona. Se trata del “chivo expiatorio” cuya función es hacer cargar a unos con las culpas de los otros (para decirlo con las palabras del antropólogo René Girard)

Sobre la base de esta breve reflexión podemos explicarnos la furia descargada por algunos personeros de la MUD en contra de la persona de Falcón. Ella se debe al hecho de que Falcón ha retomado el hilo político abandonado por la MUD. Solo por este hecho, más allá de lo que diga Falcón -lo que importa es lo que representa- su candidatura es el testimonio de una política renegada por la MUD, es decir, de su culpabilidad. Pues si llegara a triunfar Falcón, no sólo Maduro, también el abstencionismo predicado por la MUD serían los grandes derrotados. En cualqiuer caso, la última palabra no ha sido dicha todavía.

Fernando Mires/Asesor político/Avanzada Progresista Unidad Nacional virtual <apunv@googlegroups.com>

No dejes de leer: Roberto Vernet planteó que única forma de evitar el fraude es votando

 

Comentarios de Facebook

Opinión

Cuentos chinos’18

Publicado

on

cuentos chinos - acn
Compartir
  • 2
    Shares

Cuentos chinos ’18: Por Josué Fernández.- Antes como ahora, la mucha o poca verdad que pueda encerrar una noticia o cualquier otro relato, se dirime entre la identidad de quien la dice o escribe, y lo que se le pudiera creer a tal persona; y en el fondo mismo de lo que se cuenta, que se evaluarían por separado. En estos tiempos de aldea global el lío armado si llegara a desbordarse tendría la etiqueta de “fake news”, o de los audiovisuales “deep fake” en cada episodio, y se le atribuiría una alta dosis de falsedad, sin definir claramente si fuera por falta de credibilidad del autor, o del contenido, o de ambos, para terminar flotando en la incertidumbre, el desconcierto, y sin saber a cabalidad la gente común en qué lado están los malhechores, y dónde están los héroes. Esa duda casi siempre se resuelve a la fuerza, por imposiciones de los que tienen el poder y sus beneficios, según el caso del castro-comunismo anclado en Venezuela, que operaría bajo la consigna de que “la letra con sangre entra”, usual en toda dictadura.

Para evitar el romperse la cabeza descifrando neologismos o anglicismos como el de “fake news” o “deep fake”, vale recordar uno de los términos predecesores, con larga tradición además, el de “cuentos chinos”, que derivaría de circunstancias particulares del comerciante Marco Polo, radicado originalmente en Venecia. Marco Polo se iría a vivir en el Imperio Chino por 20 años, en el s. XIII, y al regreso de Asia quizás altamente impresionado, echaría sus cuentos, increíbles para muchos,  y que recogería Rustichello de Pisa en “El libro de las maravillas”.  Otra versión del origen de “cuentos chinos”, se localizaría en la estafa de traficantes de esclavos salidos de España, en el s. XIX, que ensayaron la recluta en Asia, por inconvenientes puntuales en África, mediante contratos escritos en idioma español que evidenciaban la mentira de ofertas ventajosas, hechas verbalmente de casa y comida, en la isla caribeña, pero que no entendían en el papel por desconocimiento de ese lenguaje.

De lo expresado hasta ahora lo único sobresaliente en tan espesa neblina sería que la verdad absoluta, la indiscutible, resulta bastante esquiva a los ojos y oídos normales, a menos que se cuente con el auxilio de un polígrafo, o detector de mentiras. Son bastante viejas las menciones a la “verdad que duele y a la mentira que mata”, o a la “verdad a medias, mentira incompleta”, a “la dulce mentira y la verdad amarga”,  “la verdad es amarga pero se traga” que están en el fondo de la canción “Verdad Amarga” de la pianista y compositora mejicana Consuelo Velásquez, interpretada a continuación por Virginia López, nacida en Nueva York de ascendencia puertorriqueña, quien cumplirá 90 años el venidero 29 de noviembre.

Una verdad amarga, montada sobre un “cuento chino”, fue la que debió tragar esta semana el ex-presidente de Uruguay, Pepe Mujica, cuando fue ridiculizado por su camarada Maduro en la defensa voluntaria que le había hecho para quitarle culpa de la terrible situación que atraviesa Venezuela, mientras el segundo se jactaba frente a los comunistas del universo del festín, de “una sola vez en la vida, ¿verdad?” de llenar el estómago de carne  con la guía del famoso cocinero  Salt Bae, en Turquía; y cerrar la velada con bocanadas de un tabaco habano extraído de cofre personalizado con su nombre.

De otro lado, en la categoría de  “cuentos chinos”,  tal vez del mismo estilo de los de Marco Polo mencionados antes, se incluirían supuestos embustes sobre ventajas para el país latinoamericano de los 28 acuerdos firmados entre China y Venezuela. Para la economista Oly Millán, quien sustituyó  en 2006 a Elías Jaua como cabeza del ministerio del poder popular para la economía popular, “el préstamo de 5 millardos de dólares que el gobierno asegura obtuvo de China no resolverá la crisis económica venezolana”. “Ese dinero fresco, que dudo consiguió el gobierno, no alcanza ni siquiera para pagar el servicio de la deuda externa (capital e intereses) de este año, por unos 7 millardos de dólares” −sostuvo−, en nota de Ana Díaz difundida por el diario “El Nacional”.

La ex ministra, junto a destacados especialistas vigilantes del régimen, también apuntó que el apoyo político y económico chino al gobierno “no es gratis: a cambio se comprometen recursos minerales del país como el petróleo, de cuya producción China se lleva volúmenes importantes en cobro de la deuda contraída por Venezuela”. Desde unos 18 años atrás, gran número de los habitantes en el propio norte de Suramérica padecerían de parálisis y sordera, inutilizados para comprender al chileno Beto Cuevas, cuando insiste en “no quiero más mentir” en el tema paradójico “La mentira”, popularizado por el grupo “La ley”.

William Moulton Marston, (1893-1947) doctor en Psicología de la Universidad de Harvard en 1921,”obsesionado con la verdad y con destapar los secretos de la gente”, fue el inventor del detector de mentiras, y también el creador de “Wonder woman”, la “Mujer maravilla”.

Ensayo audiovisual para público de pregrado, disponible en la voz del autor, en colección de Josué D. Fernández, con temas musicales editados, más cortos, al pinchar en:

El artículo adosado forma parte de “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata, entrevista y  gotas de humor.  Por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por canal personal de YouTube, o aquí en  www.comunicadorcorporativo.blogspot.com

No deje de leer: Gobierno: fanatismo, contradicciones y la verdad

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído