Connect with us

Opinión

A mi me gusta la gasolina

Publicado

on

La importancia de la Academia - acn
Compartir
  • 1
    Share

A mí me gusta la gasolina…: Por María Auxiliadora Dubuc P.- Tal y como apunta la canción, Venezuela al que le gusta la gasolina, se trata de un país acostumbrado a tener gasolina a granel y barata por justificadas razones, porque siempre fuimos un país productor de petróleo y otras bondades que Dios nos concedió, Venezuela siempre fue un oasis, el paraíso terrenal.

En este orden de ideas Nicolás anuncia el 17 de agosto un incremento del precio de los hidrocarburos a precios internacionales, acompañado de un subsidio directo con base en el censo automotor y la tramitación del “Carnet de la Patria”, ya que según él,  las mafias colombianas nos roban miles de millones de dólares con el contrabando de la gasolina para además financiar la guerra contra nuestro país, entre 12 y 14 mil millones de dólares se van anualmente, así justifico la creación de este nuevo sistema.

El asunto es que ahora como que se nos voltio la tortilla y a los ciudadanos de este país petrolero al parecer además de todas las penurias que nos ha tocado pasar en estos tiempos, tendremos encima que pagar la gasolina a precios internacionales, todos, salvo algunos connacionales privilegiados que serán beneficiados con el subsidio a la gasolina gracias a contar con el  carnet de la patria, es decir, los adeptos al gobierno con su carnet político partidista pagaran la gasolina en real y medio y cuartillo.

Ahora en estos términos, y de acuerdo a las medidas anunciadas por Nicolás,  la gasolina de 95 octanos costará la módica suma de 90.000 BF,  la de 91 a 70.000 BF, y el diesel en  BF 50.000. El ejercicio es el siguiente: Si un carro se llena con 55lt, dada la capacidad del taque, y usa gasolina de 95 octanos, pagara la cantidad de 4.950 mil BF, es decir 49 mil BS y de 91 pagara la cantidad de 3.850 mil BF, es decir, 38 BS.

El sistema encerraría un subsidio directo, para cuya implementación es necesario el “Carnet de la Patria” pero el procedimiento para acceder al mismo, a todas luces es engorroso porque todos, sirios y troyanos en principio en la bomba de gasolina, pagaran esos montos internacionales, y luego a los que tengan carnet se les abonara el subsidio, a razón de un descuento del 30% de un tanque lleno al mes, de modo que por lo que vemos el asunto como que no es tan ventajoso como lo pintan.

Es importante destacar que no fue señalado, sin embargo, a cuánto ascendería el subsidio, con qué frecuencia se recibiría, no especificó si sería progresivo o no, sólo dijo que no tenía apuro, tampoco dijo  quiénes exactamente serían sus beneficiarios. La instrumentación de la medida condujo a la extensión por 10 días más del censo automotor, así como del operativo de tramitación del “Carnet de la Patria”. La instalación los lectores en 8.000 estaciones de servicios es adicionalmente necesaria, lo que nos conducirá indefectiblemente al 20 de septiembre como la fecha pautada para terminar de dar las correspondientes explicaciones y aclaratorias de rigor.  Se espera que producto de la medida anunciada, se obtengan cerca de US$ 10 mil millones al año.

Históricamente, la fijación del precio del combustible siempre ha sido un temazo, que ha generado roncha desde que ocurrió el Caracazo, ya que ese ajuste  fue el detonante de la mencionada explosión social, porque condujo indefectiblemente al incremento del pasaje del transporte público de pasajeros, ocasionando una ola de protestas y violencia en las calles. A partir de ese momento  los mandatarios subsiguientes han escurrido el bulto, evadiendo la decisión de establecer un precio del combustible justo, que se corresponda armónicamente con su costo de producción, los precios internacionales, el poder adquisitivo del venezolano y la estructura de costos de bienes y servicios locales, por esa razón el precio de la gasolina quedo rezagado  y no se corresponde con los costos de su producción hoy en día, generando una la brecha de gran magnitud, muy difícil de sostener en el tiempo.

Eso aunado a una política internacional dispendiosa en materia de nuestros recursos, dadas las políticas de cooperación energética adoptadas por el Gobierno, prácticamente regalando gasolina a terceros países o a bandas criminales contrabandistas, mas la distracción de fondos públicos dirigidos a la importación de gasolina producto de su baja producción local, son medidas todas ellas que han terminado saliéndole muy caras a la población venezolana.

Sin embargo,  aun cuando la mayoría de los venezolanos estamos conscientes de la necesidad de que el precio de la gasolina aumente, este ajuste exige responsablemente que la medida no se tome de manera aislada ni abrupta, porque sus efectos podrían tornarse contraproducentes.

Estas variables al parecer no han sido tomadas en cuenta, por lo que a la fecha,  dicho anuncio no lucen beneficiarnos de ningún modo, ya que en virtud que estamos frente a una hiperinflación galopante, lejos de palearla, estos ajustes nos perjudican, sobre todo tomando en cuenta que en este país todo se mueve sobre ruedas, el transporte público, los servicios en general, las medicinas y  la comida se traslada en camiones, su distribución entonces tendrá un costo que aumentara debido al ajuste del combustible, por lo que este incremento lo asume el consumidor final, o sea el pueblo mesmo, de modo que lo único que podemos esperar los venezolanos de a pie, es  que los precios,  apenas ocurra el ajuste, se disparen vertiginosamente, por decreto y con control de precios, copiando el mismo esquema de siempre, distorsionando la moneda nuevamente y generando más inflación y escasez, esta vez a niveles inimaginables, jamás nunca vistos, todo ello aunado a que con el mecanismo de control del carnet de la patria se consolida el sistema de subsidios directos, todo lo cual esclaviza a la población de manera contundente.

La realidad es patente y no se puede tapar el sol con un dedo, el Gobierno venezolano el único responsable de haber llegado a esta situación, gracias a sus políticas económicas equivocadas, injustificables por demás, ya que haber mantenido durante más de 20 años las condiciones propicias para estimular el contrabando de gasolina con Colombia sin poner coto al mismo, lo convierte coparticipe de ese proceder, en primer lugar, en segundo lugar, resulta inaceptable que se haya entregado el crudo venezolano en condiciones extremadamente favorables a terceros países y que Venezuela, ahora tenga que gastar ingentes recursos públicos para importar la gasolina, que gracias a su ineficiencia dejó de producir PDVSA y en tercer lugar tanto nadar para morir en la orilla,  porque finalmente lo que han hecho es  reconocer el valor del dólar de manera tacita, al ajustar el precio de la gasolina a los precios internacionales.

Por lo que la consecuencia de todo ello va en el orden ahora de castigar al venezolano haciéndolo pagar la gasolina a precio internacional todo lo cual además de absolutamente injusto es insólito, todo ello con el agravante de obligarnos a la tramitación del “Carnet de La Patria” a los efectos del disfrute del subsidio de la gasolina, lo cual resulta  discriminatorio, dadas sus connotaciones políticopartidistas.

La realidad a la que nos enfrentamos con este ajuste del combustible, es un impacto determinante en el sector industrial y comercial que sin duda redundará en los precios de los bienes y servicios  y si el aumento del mismo no se realiza de manera progresiva la debacle que se nos avecina será de connotaciones históricas.

La verdad que con tristeza les digo lo único que aun teníamos los venezolanos como privilegio de este gran país, era el precio de la gasolina, y aun cuando no se ha producido formalmente el aumento, de facto ya lo hay porque  los que han cargado combustible a su vehículo saben que llenar un taque de gasolina tiene un costo de 1.000 BF, como mínimo. Mientras tanto, el gobierno intenta ahora hacer lo que no hizo durante 20 años buscando desesperadamente un equilibrio que de manera abrupta puede generar un caos. En Venezuela a todos nos gusta la gasolina como dice Daddy Yankee en su canción, de modo que cuidadito, mosca pues, no vaya a ser que la energía desplegada gracias a este aumento,  nos despierte la rebeldía de otros tiempos.

María Auxiliadora Dubuc P.- @mauxi1

No deje de leer: Lacava pidió prórroga de 10 días para solucionar situación del transporte en Carabobo

Comentarios de Facebook
Continue Reading
Publicidad

Opinión

Patrañas.21

Publicado

on

Patrañas, dominó, entre tahures
Compartir
  • 1
    Share

Patrañas.21: Por Josué D. Fernández A.- En sano juicio “de lado y lado”, como les gusta puntualizar a los que dicen no ser ni de aquí ni de allá, es bastante improbable el encontrarse en medio de un derrumbe completo, tal cual se extiende en Venezuela,  y creer que algún provecho se aproxima; o que saben de algo oculto quienes causan la mayor destrucción jamás imaginada de un país, más allá de la ruina propia, la de sus familiares, amigos, arrastrando con ellos a cualquier otro obligado a permanecer en ese territorio. Patraña pura es el coro nacional e internacional de tramposos s.21 de que existiría un socialismo bueno, lejos del comunismo, en el que todos deberíamos sufrir primero, para luego alcanzar la gloria y la dicha de la riqueza pareja.

Poblaciones empobrecidas y enfermas con células malignas es el gigantesco saldo visible de la ignorancia e incapacidad para atender exigencias del bien común, de parte de grupos siempre empeñados en quedarse indefinidamente en lo alto del poder, bien a la fuerza, o mediante simulaciones de consultas populares. Pero, en lo que respecta a América Latina, allí sí gozan de frecuencia los hallazgos externos de expedientes de dirigentes con fortunas por debajo de cuerda en Cuba, Venezuela, Bolivia, Brasil, Ecuador, Nicaragua, y en administraciones viejas de Argentina, Perú, Uruguay  y Chile.

De lado y lado, como se anotó al comienzo, en alcaldías, gobernaciones, entes autónomos, empresas públicas, cajas de ahorros, fondos de pensiones,  nunca hay dineros para atender servicios que deben a sus comunidades, aunque sobra presupuesto para vehículos, viáticos, restaurantes caros, lujo en aviones y demás embarcaciones para descendientes y allegados también, trajes y relojes de marca, guardaespaldas, y vacaciones imperdibles en paraísos extranjeros. En resumen el sueño realizado a través del atajo de la corrupción, ajeno por principios morales para el pueblo honrado,  por lo que este se conforma con la trova de “Si yo fuera rico” según se oyó en “El Violinista en el Tejado”, a continuación en pieza de un montaje de la obra en México, en 2005…

De acuerdo con el trovador de “Si yo fuera rico”, el asunto se limita a  hablar en el raro e incomprensible idioma del  “bidi-bidi-bum”, así como en “no matarse en trabajar”. Dos conclusiones que apuntan directamente al blanco del quehacer rutinario del grueso del pelaje político activo en la Venezuela s.21. El resto se agota en patrañas de amor desinteresado por la patria, equivalente al del ratón por el queso, el sacrificio por los pobres, y cuanta promesa encaje con fantasías de la nación de héroes invencibles, y de tesoros inagotables que prodigarán techo, comida y educación para todos, con ningún esfuerzo.

Las patrañas resultarán incontables mientras quede público para tragarlas, en brebajes mágicos dizque para salir de abajo. La experiencia enseña a cualquier edad que la vida se sufre o disfruta unos pocos minutos a la vez, porque solo estamos seguros del “aquí y ahora”. Sin embargo, de lado y lado, la dedicación de hoy es en la insistencia en pedir apoyo para ganar elecciones municipales y blindar su particular beneficio como de costumbre. Luego tocaría esperar el 10 de enero por el segundo periodo ilegal del actual mandato −otorgado en consulta fraudulenta en mayo-,  con planes agregados para sobrepasar dos décadas de desgracias. El cuento remanente, es que el continuismo tendría bloqueo externo por organismos que no reconocerán esa prórroga “chimba”.

Partida de dominó entre tahúres…

La suerte de Venezuela se juega hoy, entre tahúres, básicamente, en partida de dominó trancada, después de colocar sin remedio las últimas piedras de igual número, en cada punta, obligando a salir de los perdedores y a cambiar de jugadores, para continuar el juego, de ser esa la idea. En caso contrario, la alternativa ya fue cantada en “El juego de la vida”, que perturba a mucha gente, y por lo que prefieren taparse los oídos. No obstante, quizás como tormento para infortunados, y advertencia para ganadores, ese recuerdo regresa reeditado en fragmento de Daniel Santos y la “Sonora Matancera” . Hasta el sábado, Dios mediante, chao.

Ensayo audiovisual para público de pregrado, disponible en la voz del autor, en colección de Josué D. Fernández, con temas musicales editados, más cortos, al pinchar en:

El artículo adosado forma parte de “Experiencias Mayores”, encartado del programa “Estamos en el Aire”, a las 4:30 de la tarde, cada sábado. Breve espacio editorial ligero, canal de catarsis del desconcierto de su autor, con música a propósito del asunto que trata, entrevista y  gotas de humor.  Por http://www.radiorumbos670am.com.ve/, en cuya discusión los interesados pueden tomar parte por los teléfonos +58 212 284.04.94 y 285.27.35, o mediante mensajes directos por Twitter, a Josué Fernández, @jodofeal, por canal personal de YouTube, o aquí en  www.comunicadorcorporativo.blogspot.com

No deje de leer: Extienden e intensifican plan de vacunación en Carabobo

Comentarios de Facebook
Seguir Leyendo

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído